Historias para Reflexionar nº 21. Una bendición mayor que entrar al Paraíso.     Refutación a aquellos que intentan probar que el Corán no es verdadero.     Una mujer predice cosas que son casi ciertas y se cree que tiene conocimiento de lo desconocido.     ¿Había alguien en la Tierra antes de Adán?     La educación de las jóvenes: de las abuelas a las nietas.
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
{Di: Nadie en los cielos ni en la Tierra conoce lo oculto salvo Allah. Y no saben cuándo serán resucitados} [27:65]

 




 
Inicio>Minorías Islámicas

Respuestas del Erudito Shaij Abad para Hispanoámerica

Director de Redacción

 

Por: Isa Rojas

Assalamu alaikum wa rahmatulahi wa barakatu

Ayer (25 de Mayo del 2008) en la Universidad Islámica de Medina aproveché la oportunidad de que tenía una hora libre y la tome para reunirme con el “Shaij de los Mashaij de Medina” su nombre Abdul Mushan Al Abad –hafidahulah- (Erudito de la Mezquita del Profeta) sabía que él se encontraba a esa hora siempre en uno de los salones para dar clases, (Facultad de Jurisprudencia Islamica, salón 110 a las 8:30am). y le hice las siguientes preguntas que me habían pedido algunos hermanos de España y Latinoamérica:

Primer pregunta:

¿Acaso cometo una falta si no me nombro a mi mismo Salafi? Pero me apego a la metodología correcta de seguir al Profeta y a los Sahabas y a los eruditos de los predecesores piadosos (Salaf).

Respuesta: “No, eso no será una falta jamás. Lo único que es obligatorio es que sigas lo que ha venido a través del Profeta –la paz y la misericordia de Alá sean con él-.”

Dije, entonces si me preguntan: ¿Eres Salafi? ¿Qué respondo?:

Respuesta: “Yo tengo la creencia de Ahlu Sunah wa Al Yamah, y le pido a Alá que me mantenga en ese camino.”

Aquí acabó la primera pregunta, esto no quiere decir que debemos criticar a un hermano si se dice Salafi, pero lo que si quiere decir es que también un hermano que se dice Salafi no debe de criticar a uno que no se quiera decir así.

El Shaij remarcó que la importancia es seguir la verdadera metodología.

Segunda Pregunta:

En España hay una ciudad llamada Melilla, anteriormente el Andalus, y queremos preguntarle acerca de cuál es el veredicto islámico sobre que un musulmán trabaje en el ejército de esta ciudad, son personas nacidas allí, y no están en guerra con los musulmanes, pero si les ordenan a hacer algo contra los musulmanes tienen el derecho de no hacerlo pero son expulsados del ejército.

Esto debido a que hay un grupo que hace Takfir (dictamen de incredulidad) sobre quien entra a la milicia.

Respuesta:

Un musulmán no tiene que entrar a trabajar en el ejército de no musulmanes, se les debe aconsejar que busquen otros trabajos, no este.

Después preguntó: “¿Acaso rezan?”

Respondí: Tratan de llevar su religión conforme más pueden y pienso que si rezan.

Después le dije: Pero no hay guerra entre ellos y los musulmanes.

Respondió: Pero en cualquier momento pueden ordenarles atacarlos.

Dije: ¿Algún consejo para quien hace Takfir de ellos?

Respondió: Si, se debe aconsejar a las dos partes y a ellos aconsejarles que cuiden su lengua del takfir.

Tercera pregunta:

En nuestros países como México y Uruguay hay hermanos que para ir a rezar el Yumah a la mezquita tienen que hacer como una hora de camino a la mezquita, ¿Acaso es obligatorio para ellos?

Preguntó: ¿Caminando o en carro?

Respondí: En carro.

Sonrió bromeando y dijo: Eso es lo que se hace de Jedah a Mekah, aquí es un viaje.

Dijo: Quien viva lejos de la mezquita y se le dificulte ir al Yumah, tiene que buscar hermanos para realizarlo junto con ellos, que se reúnan quienes vivan cerca y no puedan ir a la mezquita pra realizar el Yumah si les es difícil.

Y al recordarle los pocos musulmanes que hay en México dijo:

Le pido a Alá que los acreciente y les de prosperidad.

Luego, empezó su clase y les transmito un dicho que dijo que me pareció apropiado escribirlo para ustedes:

Dijo:

Quien tiene un alma virtuosa y un gran corazón; es aquella que si le llega poco a su mano lo ve como si fuera mucho.

Y quien tiene una alma mala y un corazón pobre; es aquella persona que si le llega mucho a su mano lo ve como poco aún así sea mucho.

Para la segunda persona lo lícito es lo que permite su mano y lo ilícito es lo que su mano prohíbe.

En cuanto a la primera, lo lícito es lo que Dios ha hecho lícito y lo prohibido es lo que Dios prohíbe.

Voto  


Otros artículos
Viven en un país europeo y saben muy poco sobre el rezo y el ayuno
Una familia lo adoptó y le dieron un nuevo nombre
No le permiten portar el velo
Una mezquita que antes era una iglesia
Rezan la oración comunitaria de los viernes en el lugar de trabajo
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com