Nace el Observatorio de la Islamofobia en los medios en España     Los 40 hadices del Imam An-Nawawi. Hadiz nº 16 (Texto y audio)     ¿Cuáles son las creencias islámicas o seis pilares de la fe?     El Corán ¿un libro milagroso? (artículo)     Pautas para la crianza de los hijos. El respeto hacia los mayores y los sabios.
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
"¿Existe en el Corán algo parecido a los Diez Mandamientos del Antiguo Testamento?"

 




 
Inicio>Pilares del Islam

La sabiduría detrás de la legislación del Yihâd

Isa Rojas


   

 El Islam permite el Yihâd con la finalidad de parar la injusticia en el tiempo y en el lugar en el que se expanda. En tales casos, el Yihâd es usado para prevenir los malos actos de los malignos –incluso si estos mismos son musulmanes– y para establecer la justicia y devolver los derechos que han sido tomados por aquellos que obraron mal

 

Yihâd es una palabra árabe que significa “lucha”. Es utilizada en el Islam para indicar cualquier lucha que una persona haga con el objeto de establecer la religión del Islam.

Pelear contra el enemigo –sin que ésta sea la única manera de Yihâd– no es una meta en la esencia del Islam, sino que es el último medio que se utiliza para remover a los tiranos opresores que humillan a la humanidad,  que se aventajan de ellos y que prohíben que se les enseñe la verdad. Por lo tanto, cuando el Islam se ha presentado apropiadamente a cada nación y el mensaje se ha explicado, cada individuo tiene el permiso de escogerlo o rechazarlo. Cuando este objetivo se ha cumplido –expandir el mensaje del Islam–, entonces todas las guerras y peleas son evitadas y no hay un propósito de reconocimiento del Yihâd.

Esto es exactamente lo que Rab’i bin ‘Âmir, el  emisario musulmán a Rustom, el comandante de los persas, dijo. Cuando Rustom le preguntó: « ¿A qué habéis venido? », él respondió: “Dios nos ha mandado para dirigir a los hombres de la adoración de los hombres a la adoración del Señor de los hombres, y de la injusticia de (las falsas) religiones a la justicia del Islam, y de los problemas de este mundo a los disfrutes de esta vida y de la próxima »  Bidaiah ua Nihâiah 7/40.

El Islam permite el Yihâd con la finalidad de parar la injusticia en el tiempo y en el lugar en el que se expanda. En tales casos, el Yihâd es usado para prevenir los malos actos de los malignos –incluso si estos mismos son musulmanes– y para establecer la justicia y devolver los derechos que han sido tomados por aquellos que obraron mal –incluso si ellos no son musulmanes–.

Dios dice:

¡Oh, creyentes! Sed firmes con [los preceptos de] Dios, dad testimonio con equidad y que el rencor no os conduzca a obrar injustamente. Sed justos, porque de esta forma estaréis más cerca de ser piadosos. Y temed a Dios; Dios está bien informado de lo que hacéis.﴿ (Corán 5:8).

Hay tres opciones que Dios les ha dado a los no musulmanes: Primero, ellos pueden aceptar el Islam, en este caso ellos vendrían a ser una parte integral de las naciones musulmanas y no se les mostraría ninguna discriminación.

Segundo, ellos pueden permanecer en su religión y dar un impuesto al Estado Islámico a cambio de la garantía de protección de los enemigos, para defender sus vidas, propiedades y para que la justicia sea establecida entre ellos. En una ocurrencia asombrosa recordada por los historiadores, cuando Heraclio, el emperador de Roma, iba a atacar a los musulmanes en Siria –y muchos de los habitantes eran cristianos que vivían bajo el gobierno islámico–, los musulmanes se prepararon para defenderlos contra Heraclio. Cuando aparentemente vieron que no podían vencer a Heraclio, los musulmanes regresaron el impuesto monetario que habían tomado de los cristianos y se prepararon para irse y los cristianos dijeron: « En verdad que su gobierno y la justicia que han establecido es más querida para nosotros que la injusticia en la que nos encontrábamos, nosotros les ayudaremos y pelearemos de su lado contra Heraclio y su ejército». Futuh Al Buldan de Al Baladri 1/143.

La tercera opción se toma como último recurso cuando la primera y la segunda se han rechazado y ésta es una batalla hasta que el enemigo acepte alguna de las dos primeras opciones.

Los musulmanes nunca pelean contra otros por que se dé un derramamiento de sangre, ni para matar, pelear, robar sus bienes u obtener poder (como es el caso de otras naciones que van a la guerra), sino que lo hacen por el deseo de expandir el mensaje del Islam a la humanidad y prevenir todos los tipos de injusticia. Cuando el mensaje del Islam es propagado y las leyes de Dios se reconocen, entonces toda la pelea tiene que cesar.

 

Voto  


Otros artículos
La vida después del Hayy. ¿Qué cambios implica? 2ª parte.
La vida después del Hayy. ¿Qué cambios implica? 1ª parte.
El Hayy. El viaje de toda una vida. Los ritos de Abraham.
El Hayy. El viaje de toda una vida. El Día de ´Arafa.
El Hayy. El viaje de toda una vida.
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com