|      |   

Los diferentes tipos de pruebas.

             

La variación de signos y pruebas demuestran la veracidad de cada Mensajero. Algunos de los que enumeraron los signos de la Profecía de nuestro Profeta Muhammad (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) contaron cerca de mil. Estas señales pueden ser divididas en diferentes grupos con particularidades semejantes.

Hemos dividido las señales en cinco grupos:

Primero: Los signos y milagros que Allah otorgó para demostrar que Sus Mensajeros eran veraces.

Segundo: Los anuncios de los Profetas respecto a la venida de otros Profetas que aparecerían después de ellos.

Tercero: El estilo de vida y la conducta de los Profetas.

Cuarto: El contenido de la prédica de los Mensajeros.

Quinto: El auxilio y apoyo de Allah.

 

Exponemos a continuación cada uno de estos cinco puntos detalladamente.

 

1º- Signos y milagros.     

 

La palabra ayah (traducida aquí como “signo”) en el idioma árabe significa una señal que indica algo. Lo que significa en este contexto es algo extraordinario que Allah Hace que suceda a través de Sus Mensajeros y Profetas, algo que los seres humanos son incapaces de realizar, como convertir una vara en una serpiente. Estas señales extraordinarias que no pueden negarse ni rechazarse indican que ellos dicen la verdad cuando proclaman el Mensaje Divino.

 

La definición de signos y milagros.

Todos los sabios llamaron a estas señales “mu'yizát” (milagros). “Mu'yizáh”, en idioma árabe, es un nombre derivado de la palabra al ‘ayz que significa la incapacidad de realizar algo, tomar una decisión o controlar determinados asuntos.

Al Fajr ar Rázi definió al milagro como un suceso extraordinario, acompañado de un desafío, que nadie puede contradecir ni realizar.

Ibn Hamdán al Hanbali lo definió como palabras o acciones extraordinarias que acompañan la proclama de un Mensajero y que él utiliza en un contexto de desafío que nadie puede vencer.

Basado en la definición anterior, los siguientes sucesos no pueden considerarse milagros:

1- Los sucesos extraordinarios que Allah otorgó a los Profetas pero que no ocurrieron en el contexto de un desafío, como el agua que manó entre los dedos del Mensajero la multiplicación de los alimentos, las glorificaciones de los guijarros en su mano, los árboles que se inclinaron ante él, el llanto del tronco de palmera, etc.

2- Los sucesos extraordinarios que Allah concedió a personas que no eran Profetas, las cuales los sabios de generaciones posteriores llamaron “karamát” (hechos sobrenaturales). Pero la palabra mu'yizah en idioma árabe y en el entendimiento de los sabios de las primeras generaciones como el Imám Ahmad los incluyen como milagros.

 

Nosotros le hemos dado el nombre ayah (signo) como se menciona en el Sagrado Corán. Esto es una palabra comprensiva que incluye todo lo que Allah concedió a Sus Profetas para demostrar que ellos eran veraces, al margen de que haya existido un desafío o no.

 

Los tipos de signos.

Si examinamos los signos y los milagros que Allah concedió a Sus Mensajeros y Profetas, encontramos que ellos se relacionan en tres asuntos: El conocimiento, el poder y que prescinde de los medios.

Relatar asuntos de lo oculto del pasado y del futuro, como cuando Jesús informó a su gente sobre lo que ellos comían y lo que almacenaban en sus casas, y como cuando nuestro Mensajero (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) nos informó sobre la historia de las naciones anteriores, y sobre las señales de la proximidad de la Hora del Juicio, todo está relacionado con el conocimiento.

Transformar una vara en serpiente, curar al leproso y al ciego de nacimiento, resucitar al muerto, partir la luna en dos, todos estos signos están relacionados con el poder.

La protección de Allah para que nadie pudiera dañar al Mensajero de Allah (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), y permitirle ayunar, sin cortar el ayuno, sin afectarle su energía y dinamismo, todo esto está relacionado con prescindir de los medios y factores externos.

Estos tres asuntos, el conocimiento, el poder y prescindir de los medios y factores externos, con los cuales los milagros estaban relacionados, tiene sus límites y sólo Allah tiene el poder de realizar todo a la perfección. De hecho Allah ordenó a Su Mensajero que se desvincule de cualquier proclamación por el estilo:

 

“Diles: No os digo que poseo los tesoros de Allah, ni conozco lo oculto, ni tampoco os digo ser un Ángel, sólo sigo lo que se me ha revelado”. (6:50)

 

El Mensajero de Allah no alegó poseer conocimientos del oculto, o el dominio sobre los tesoros de la Tierra, o que fuera un ángel que no tuviese necesidad de alimentarse. Los Profetas y Mensajeros pueden poseer algunos de estos tres atributos en un sentido limitado que los diferencian de la mayoría de las personas. Ellos aprendieron las enseñanzas que Allah les reveló, pudieron realizar las cosas que Allah les permitió que hicieran, y prescindieron de los factores externos con la ayuda de Allah.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message