¿Cuál es la cantidad mínima a partir de la cual se hace obligatorio pagar el Zakat?     Los 40 hadices del Imam An-Nawawi. Hadiz nº 31 (Texto y audio)     A la luz del Ramadán. 1ª temporada. Cap. 6     A la luz del Ramadán. 1ª temporada. Cap. 5     A la luz del Ramadán. 1ª temporada. Cap. 4
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
Un breve video sobre la jurisprudencia o derecho islámico

 




 
Inicio>Contribuciones del Islam al Mundo

Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. El esplendor del califato de Córdoba.

Equipo Vive Islam

El califato de los Omeyas (661-750), con sede en Damasco, nunca dio a España el valor que tenía. Incluso cuando en 750 éste fue reemplazado por el califato de los Abbasíes (750-1100), con capital en Bagdad, el territorio era meramente conocido como "el distrito de Al Ándalus", gobernado desde Qairauán. Los triunfantes abbasíes ordenaron la muerte de todos los príncipes omeyas. Abdurrahmán (731-788), nieto del califa Hisham Ibn Abdulmalik (691-743), fue el único omeya que consiguió escapar: Perseguido de aldea en aldea, cruzó a nado el ancho Éufrates, pasó a Palestina, Egipto, lfriqiyah, Marruecos y Al Ándalus. Así, en 756 fue proclamado califa de Córdoba iniciando uno de los períodos más ilustres de la historia del Islam. Hacia 777, Al Ándalus fue invadida por el ejército de Carlomagno (742-814), pero los francos fueron frenados en las puertas de Zaragoza por los soldados de Abdurrahmán y su retaguardia aniquilada por una alianza de vascos y musulmanes en Roncesvalles (778), donde cayó el paladín franco Roland o Roldán que dio lugar al cantar de gesta homónimo.

Los sucesores de Abdurrahmán I, como Hisham I (788-796), Al Hakam II (796-822), Abdurrahmán II (822-852), Muhammad I (852-886), Al Mundhir (886-888), Abdullah (888-912), Abdurrahmán III (912-961) y Al Hakam II, al Mustansir, propiciaron un enorme desarrollo de las ciencias y las artes que sería la base del llamado Renacimiento europeo. Los romanos habían construido en Córdoba un templo a Jano; los cristianos lo sustituyeron por una catedral; Abdurrahmán I compró el terreno a los cristianos y edificó la famosa Mezquita que con el tiempo sería la más grande de todo el Islam y que ha llegado casi intacta hasta nuestros días. La mezquita original tenía diecinueve portales, con arcos de herradura elegantemente esculpidos con pétrea decoración floral y geométrica, los cuales conducían al Patio de las Abluciones, hoy Patio de los Naranjos. En este rectángulo, pavimentado con baldosas de colores, había cuatro fuentes, cada una tallada en un bloque de mármol tan grande que se habían necesitado setenta bueyes para su transporte desde la cantera. La sala de oración era un bosque de 1.290 columnas, que dividían el interior en once naves principales y veintiuna secundarias. De los capiteles de las columnas partía una variedad de arcos, semicirculares, apuntados, de herradura, la mayoría con dovelas alternadamente rojas y blancas. El techo de madera estaba tallado en cartelas que ostentaban inscripciones, muchas de ellas coránicas. Colgaban de él 200 candelabros que sostenían 7.000 tazas de aceite perfumado que les llegaban de depósitos constituidos por campanas cristianas invertidas, también suspendidas del techo, El historiador musulmán argelino al Maqqari (1.591-1.632) considera a la Mezquita de Córdoba "el más bello templo del Islam en el mundo".

Los historiadores musulmanes nos pintan las ciudades andalusíes como colmenas de poetas, eruditos, juristas, médicos y científicos. Al Maqqari llena sesenta páginas con sus nombres. Como cifras ilustrativas del apogeo de Córdoba durante la época islámica se afirma que ésta llegó a tener casi un millón de habitantes (hoy tiene menos de 300 mil), con 1.836 mezquitas, 800 de las cuales estaban en el arrabal de Saqunda. El número de sus baños públicos era de 700, el de sus fondas y hospederías era de 1.600 y había además 30.452 tiendas y comercios. Las escuelas públicas sumaban 25. El circuito amurallado de la ciudad tenía una superficie de 2.690 hectáreas. Córdoba poseía un notable y revolucionario sistema de albañales y aguas corrientes, a lo que se sumaba una red de alumbrado público y un ingenioso método de irrigación de la vega circundante a través de norias y acequias que extraían el agua del río Guadalquivir (del árabe: uadi al kabir, "el río grande"). Debe destacarse que en esa época, a mediados del siglo X, París y Londres eran aldeas casi desconocidas, y la gran mayoría de las ciudades de la Europa no musulmana se hallaban en las más absolutas condiciones de insalubridad y primitivismo.

Al Ándalus llegó a contar con setenta bibliotecas públicas, ya que casi todos allí sabían leer y escribir, mientras que en la Europa cristiana, a menos que pertenecieran al clero, no sabían.

La biblioteca del califa cordobés al Hakam II llegó a contener 400.000 tomos, 44 de los cuales formaban el catálogo de los restantes. Y al Hakam los había leído todos. Un manuscrito andalusí en papel de algodón que hoy guarda la biblioteca del Escorial, del año 1.009, prueba que los musulmanes fueron los primeros en sustituir el pergamino por el papel. Las bibliotecas de la Europa no musulmana tenían menos de cien libros en esa época.

Había centenares de teólogos y gramáticos; los retóricos, filólogos, lexicógrafos, antologistas, historiadores, biógrafos eran legión. Ibn Hazm (994-1.064), el famoso autor de "El collar de la paloma", además de servir como visir (ministro) a los últimos califas cordobeses, era teólogo, exégeta del Corán e historiador de gran erudición. Su "Libro de las religiones y sectas", donde se discute el judaísmo, mazdeísmo, cristianismo y las principales escuelas de pensamiento del Islam, es uno de los primeros ensayos del mundo sobre religiones comparadas.

A pesar de esta bonanza, el califato cordobés se vio involucrado en una guerra civil que determinó su caída hacia 1.031. La España musulmana se desintegró en veintitrés taifas o ciudades-estados, demasiado atareadas con sus intrigas y luchas mezquinas para detener la gradual absorción de Al Ándalus por castellanos y aragoneses. Irónicamente, cada avance de los cristianos sobre Al Ándalus dejaba entrar una ola de literatura, ciencia, filosofía y arte islámico en la cristiandad. Así la captura de Toledo en 1.085 hizo adelantar inmensamente los conocimientos de los cristianos en astronomía y reveló la doctrina coránica de la esfericidad de la tierra 400 años antes de Colón. Y aquí hay que destacar el mecenazgo y la protección de este legado por Alfonso X el Sabio (véase, Francisco Marquez Villanueva: "El legado alfonsí". Madrid, 1.996).

 

Lee el artículo anterior:

Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Tolerancia y convivencia.

http://viveislam.islammessage.com/Article.aspx?i=8019

 

Voto  


Otros artículos
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Mozárabes y judíos.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Las dinastías bereberes.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. El faro de Europa.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Tolerancia y convivencia.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. La entrada de los musulmanes en la península.
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com