¿Debe dar prioridad al Hayy o a su matrimonio?     Los 40 hadices del Imam An-Nawawi. Hadiz nº 39 (Texto y audio)     Hayy: el antiguo viaje en los tiempos modernos. 1ª parte.     Explicación de Surah Al Fatiha. 4ª parte     Los diez días de Dhul Hiyya. Señales que confirman sus virtudes.
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
"Si no hay testigos y no es anunciado públicamente, entonces es inválido según todos los eruditos".

 




 
Inicio>Contribuciones del Islam al Mundo

Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Conclusión.

Equipo Vive Islam

Conclusión

Los que desconocían la temática se sorprenderán de la longitud de estos comentarios sobre la civilización islámica de Al Ándalus, y el erudito o el académico se lamentará de su brevedad. No quisiéramos concluir sin dejar de mencionar unas palabras que el escritor español Juan Goytisolo compuso para el prólogo de la obra "La arquitectura del Islam occidental" (Lunwerg):

"Digámoslo bien alto: el complejo de inferioridad acerca del retraso histórico y nuestro pasado árabe ha perdido su razón de ser. En la Europa Comunitaria a la que nos hemos incorporado, nuestra diferencia no ha de ser ya un recordatorio penoso ni causa de frustración: la huella musulmana en nuestro suelo, visible en todos sus ámbitos, es expresión al contrario de una riqueza y originalidad únicas. Ningún país europeo cuenta con un patrimonio como el legado de Al Ándalus y ello no redunda en mengua de nuestro europeísmo. Somos europeos distintos, europeos en más.

El extraordinario patrimonio artístico y cultural de Al Ándalus formó parte durante centurias del mundo occidental antes de ser desalojado de él por la nueva idea de Europa, devuelta a sus raíces helénicas sin intermediario de los árabes, forjada en el Renacimiento. Esa Europa inventada a finales del siglo XV separó brutalmente las dos orillas del Mediterráneo y repudió como ajena la realidad cultural que la alimentó durante la Edad Media. Es hora ya, próximos a entrar en el nuevo milenio, de que reincorporemos dicho patrimonio al lugar que le corresponde, como expresión de una occidentalidad distinta, representada por Al Ándalus en el terreno de la arquitectura, filosofía, ciencia y literatura.

Las grandes creaciones omeyas, almorávides, almohades y nazaríes -frutos de los trasvases y corrientes migratorias entre la Península y el actual reino de Marruecos, así como sus ramificaciones magrebies, sursaharianas y mudéjares-, han de ser vistas hoy como paradigma de una visión ecuménica que incluya a las naciones de diferencia, anomalía, mezcolanza y fecundación".

Nosotros los indohispanoamericanos, somos los herederos de esta herencia inapreciable. Aquí en América, en Argentina, las huellas de la herencia andalusí son palpables y cotidianas. Basta mencionar el gaucho (del árabe uahsh = resero indómito, montaraz) y su cultura criolla, del aljibe (árabe: al yubb = el pozo, cisterna) a la guitarra (árabe: qitar = instrumentode cuerdas). Sepamos conocerla y preservarla.

Y para terminar, nos remitimos al lema de Al Zubaidi (muerto en 989), que fuera preceptor del califa cordobés al Hakam II:

 

"Todas las tierras, en su diversidad, son una.

Y los hombres todos son vecinos y hermanos".

 

Apéndice

Texto del pacto de Teodomiro y 'Abdul 'Aziz lbn Musa Ibn Nusair, citado por el historiador hispano-musulmán lbn Idhari (que vivió hacia 1.270), en su obra "Al Baian al Mugrib", traducida por el profesor Felipe Maíllo Salgado, bajo el título: "La caída del califato de Córdoba y los reyes de taifas", Salamanca, 1.993:

En el Nombre de Allah, el Clemente, el Misericordioso.

Edicto de `Abdul 'Aziz Ibn Musa Ibn Nusair a Tudmir Ibn Abdush (esto es, Teodomiro, hijo de los godos). Este último obtiene la paz y recibe la promesa, bajo la garantía de Dios y su Profeta, de que su situación y la de su pueblo no se alterará; de que sus súbditos no serán muertos, ni hechos prisioneros, ni separados de sus esposas e hijos; de que no se les impedirá la práctica de su religión, y de que sus iglesias no serán quemadas ni desposeídas de los objetos de culto que hay en ellas; todo ello mientras satisfaga las obligaciones que le imponemos. Se le concede la paz con la entrega de las siguientes ciudades: Orihuela, Baltana, Alicante, Mula, Villena, Lorca y Ello. Además, no debe dar asilo a nadie que huya de nosotros y sea nuestro enemigo; ni producir daño a nadie que huya de nosotros o sea nuestro enemigo; ni producir daño a nadie que goce de nuestra amnistía; ni ocultar ninguna información sobre nuestros enemigos que pueda llegar a su conocimiento. Él y sus súbditos pagarán un tributo anual, cada persona, de un dinar en metálico, cuatro medidas de trigo, cebada, zumo de uva y vinagre, dos de miel y dos de aceite de oliva; para los sirvientes, sólo una medida. Dado en el mes de Rayab, año 94 de la Hégira (713 d. C.). Como testigos, 'Uzman Ibn Abu `Abda, Habib Ibn Abu 'Ubaida, Idris Ibn Maisara y Abul Qasim al Mazali.

Voto  


Otros artículos
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Viajeros y poetas.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Mudéjares y moriscos.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Mozárabes y judíos.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. Las dinastías bereberes.
Al-Ándalus: 800 años de convivencia intercultural. El faro de Europa.
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com