Asiyah, la esposa de Faraón.     ¿Hay alguna referencia en el Corán y la Tradición Profética acerca del calentamiento global?     Satanismo. Tratos con el diablo.     Soy musulmán y soy como tú.     Satanismo ¿Qué es exactamente?
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
"Lo primera cosa creada por Allah, según nuestro conocimiento, fue Su Trono, donde Él se estableció luego de crear los cielos".

 




 
Inicio>Asuntos de la mujer

La forma en que las esposas del Profeta trataban con los celos. 2ª parte

Equipo Vive Islam

La actitud del Profeta Muhammad con sus esposas era un factor adicional que creaba armonía y cercanía entre ellas, porque él mostraba generosidad y buen trato con todas ellas. No se apartaba de ninguna de ellas hasta que su tiempo hubiera llegado, lo cual habría hecho que alguna de ellas se sintiera sola e incrementara los celos en su corazón. Más bien, él se reunía con ellas cada noche en la casa de cada una de ellas.

Muslim (1462) registró que Anas dijo:

“El Profeta Muhammad tenía nueve esposas, y cuando dividía el tiempo entre ellas no pasaba la noche con la primera hasta que habían pasado nueve días. Cada noche todas solían reunirse (y cenar) en la casa de aquella con la que él pasaría la noche”.

Y ‘Aishah (que Allah esté complacido con ella) también dijo:

“Cada noche él nos visitaba a todas, aunque sin mantener intimidad, hasta que llegaba a la casa de aquella con quien le correspondía pasar la noche, y allí se quedaba”.

Registrado por Abu Dawud (2135), clasificado como auténtico por Al-Albani en Sahih Abi Dawud.

Al-Qurtubí (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Al-Mufhim (13/90):

“Él solía hacer esto como una forma de confortarlas y de que no se sintieran solas, hasta que se iba y se quedaba con aquella con quien pasaría la noche, y de esta forma ellas estaban contentas con él”. Fin de la cita.

El Imam An-Nawawi (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Este reporte demuestra la buena actitud que el Profeta Muhammad tenía y cómo se preocupaba por todas ellas”. Fin de la cita de Shárh an-Nawawi ‘ala Muslim, 10/48.

Al-Bujari (4793) y Muslim (87) registraron que Anas (que Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Cuando el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) se casó con Záinab Bint Yahsh, ofreció un festín de bodas con pan y carne. Yo fui enviado a invitar a la gente al festín. Alguna gente llegó y comió, y luego se fue. Luego más gente llegaba, comía y después se iba. Yo llamé a la gente hasta que no pude encontrar a nadie más a quién invitar, entonces le dije:

“Oh, Profeta de Dios, ya no puedo encontrar a nadie a quién invitar”.

Me dijo:

Recoge las mesas entonces”.

Tres personas se quedaron hablando en la casa. El Profeta Muhammad salió y fue a la casa de ‘Aishah (que Allah esté complacido con ella), donde dijo:

“Que la paz esté contigo, Oh, gente de la casa, y la misericordia de Dios”.

Ella dijo:

“Y que sobre ti esté la paz y la misericordia de Dios. ¿Cómo encontraste a tu esposa, que Dios te bendiga?”.

Él visitó las casas de todas sus esposas, una después de la otra, y las saludó como la había saludado a ‘Aishah, y ellas le respondieron con la misma benevolencia y los mismos deseos”.

La versión registrada por Muslim dice:

“Él fue a las casas de sus esposas y las saludó a todas, diciendo:

“Que la paz esté contigo, ¿cómo estáis, gente de la casa?”.

Y ellas solían decir:

“Estamos bien, Mensajero de Dios. ¿Cómo está tu esposa?”.

Y él respondía:

“Bien”.

Al-Qurtubí dijo en Al-Mufhin (13/15):

“Él fue a los apartamentos de sus esposas a ver cómo estaban, a consolarlas y confortarlas, y a disipar cualquier mal sentimiento que ellas pudieran tener a causa de su matrimonio con otra mujer. Por eso ellas le respondían con gentileza, preguntándole si su nueva esposa se encontraba bien.

El hecho de que ellas dijeran tales palabras en la noche en que esta mujer se convertía en la co-esposa de ellas indicaba la madurez y responsabilidad de ellas, su paciencia y buena conducta, de otra forma ese habría sido un momento en que las mujeres ordinariamente estarían enojadas y se comportarían de forma distante e inmadura. Pero ellas eran mujeres conscientes, de buen carácter y buen corazón”. Fin de la cita.

A veces algunos celos podían manifestarse incluso en presencia del Profeta , pero él manejaba la situación con calma y sabiduría, siendo justo con ellas, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él.

Al-Bujari (5225) registró que Anas dijo:

“El Profeta Muhammad estaba con una de sus esposas, cuando una de las madres de los creyentes les envió una vasija con algo de comida. La mujer en cuya casa el Profeta estaba golpeó la mano del muchacho que trajo la comida, y la vasija calló al suelo y se rompió. El Profeta Muhammad comenzó a juntar la comida junto con los pedazos, y dijo:

“Vuestra madre está celosa”.

Y entonces le pidió al muchacho que espere. Entonces hizo traer la vasija de la esposa en cuya casa estaba. Le dio al muchacho la vasija intacta para que la devuelva a su lugar, y dejó la vasija rota en la casa de la mujer que la rompió”.

A veces él mezclaba un poco de bondad y humor con su manera de hacer justicia, y así convertía el asunto en algo menos dramático y de mejor ánimo, luego de que las cosas se habían puesto serias y hostiles.

 

Abu Ya’la registró en su Musnad (4476) que ‘Aishah dijo:

“Fui a donde estaba el Profeta Muhammad con algo de jazirah (un plato preparado con carne y harina) que había preparado para él, y le dije a Sawdah, cuando el Profeta estaba sentado entre ella y yo:

“Come”.

Pero ella rehusó. Le dije:

“Come o seguramente te arrojaré algo en la cara”.

Pero ella rechazó la comida, y yo puse mi mano en la comida y le embarré la cara con ella. Entonces el Profeta Muhammad sonrió y le puso un poco de comida en la mano, y le dijo:

Embárrale la cara”, y le sonrió. ‘Umar pasó por allí y dijo:

Oh, servidores de Dios, servidores de Dios…”, entonces él pensó que iba a entrar, y dijo:

 “Levántense y lávense la cara”. Al-Háfiz al-‘Iraqí (que Allah tenga misericordia de él) dijo en Tajrich al-Ihiá', 3/160: “Su cadena de transmisión es buena”. Fue clasificado como bueno por Al-Albani en As-Sahihah, 3131.

Entonces, si quedan tales sentimientos en los corazones de la gente, así es como Dios ha creado sus corazones, entonces si Dios quiere los perdonará.

 

Se registró de Ibn Saad en At-Taqabát (8/79) y de Ibn ‘Asaakir en su obra Taríj (69/152), que ‘Awf Ibn al-Háriz dijo:

“Oí a ‘Aishah decir: “Umm Habibah, la esposa del Profeta Muhammad , me llamó cuando estaba muriendo y me dijo:

“Ha habido entre nosotras lo que usualmente pasa entre las co-esposas; que Dios me perdone y te perdone por cualquier cosa que haya pasado”.

Yo le dije:

“Le pido a Dios que te perdone y te absuelva por todo eso”.

Ella me dijo:

“Me has hecho feliz, que Dios te haga feliz también”.

Y envió a alguien a buscar a Umm Salama, y tuvo con ella una conversación similar”.

 

En conclusión, lo que se requiere de un verdadero creyente, sea hombre o mujer, en tales situaciones y en cualquier otra, es no dejarse arrastrar por las malas inclinaciones de la naturaleza humana, por sus caprichos y deseos. Más bien, debe temer a Dios y proteger a los demás de la enemistad y la transgresión, manteniendo con todos sus hermanos y hermanas una relación de hermandad tan sincera como le sea posible, esforzándose por ello, por la causa de Dios. Dios, glorificado y exaltado sea, no elogió a Sus servidores creyentes por ser inmunes al egoísmo y los celos, sino por esforzarse en sobreponerse a ellos por la causa de Dios. Dios dijo (traducción del significado):

 

{En cuanto a quien se haya extralimitado. Y preferido la vida mundanal. Ciertamente el Infierno será su morada. En cambio, quien haya temido la comparecencia ante su Señor y preservado su alma de seguir sus pasiones. Por cierto que el Paraíso será su morada.} (79:37-41).

Y Allah sabe más

Voto  


Otros artículos
La dote: Cuánto, cómo y cuándo.
Bandidos matrimoniales: Consejo sincero de una hermana.
La forma en que las esposas del Profeta trataban con los celos. 1ª parte
Significado del hijab (video)
¿Puede la mujer recitar el Corán, con el cabello descubierto?
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com