|      |   

El Corán es la última revelación y una prueba, no sólo para los árabes paganos de hace 1400 años, sino también para los científicos de hoy en día. Quizás una de las más notables cualidades del Corán, es la completa consistencia entre la mayoría de los descubrimientos de la Ciencia Moderna y el Corán.

Uno de los primeros científicos occidentales en hacer un estudio serio a este respecto fue Maurice Bucaille, quien escribió un libro llamado ‘La Biblia, el Corán y la Ciencia’. En este libro, él compara las declaraciones concernientes a los datos naturales y científicos existentes en la Biblia y en el Corán, y concluye lo siguiente:

“El Corán viene a continuación de las dos Revelaciones que lo precedieron, y no sólo está libre de contradicciones en su narración y de las señales de las varias manipulaciones humanas encontradas en los Evangelios; sino que proporciona una cualidad propia para aquellos quienes lo examinan objetivamente y a la luz de la Ciencia, es decir, es completamente concordante con los datos científicos modernos.

Además de esto, en el Corán se encuentran declaraciones (como se ha demostrado) que están conectadas con la Ciencia, y aún es inimaginable que un hombre en la época del Profeta Muhammad pudiera haber sido el autor del Corán. Por lo tanto, el conocimiento científico moderno nos permite comprender ciertas aleyas del Corán, las cuales, hasta ahora, habían sido imposibles de interpretar.

La comparación de muchas narraciones bíblicas y coránicas sobre el mismo tema, demuestra las diferencias fundamentales entre las afirmaciones que hay en la Biblia, las cuales son científicamente inaceptables, y las afirmaciones que hay en el Corán, las cuales están en perfecta armonía con los datos modernos, por ejemplo, en la descripción de la Creación y el Diluvio.

Un complemento extremadamente importante para la Biblia fue encontrado en el texto del Corán sobre la historia del Éxodo, donde los dos textos fueron muy congruentes con los hallazgos arqueológicos que datan de la época de Musa (Moisés), la paz sea con él.

Existen grandes diferencias entre el Corán y la Biblia sobre otros temas, las cuales sirven para desacreditar todos los alegatos infundados que sostienen que Muhammad habría copiado de la Biblia para producir el texto del Corán.

En vista del nivel de conocimiento existente en los días de Muhammad es inconcebible pensar que muchas de las afirmaciones relacionadas con la Ciencia que se encuentran en el Corán, hayan sido producto de la mente de un hombre. Además, es perfectamente legítimo, no sólo considerar al Corán como la expresión de una Revelación, sino también otorgarle un lugar muy especial, en lo que respecta al alto grado de preservación que presenta. Cuando las declaraciones científicas en el Corán son estudiadas hoy en día, aparecen como un desafío a la explicación en términos humanos”.

 

Algunas declaraciones que involucran hechos confirmados por la ciencia moderna son:

 

1. La descripción exacta del desarrollo embrionario y fetal:

En el tiempo del Profeta Muhammad las teorías prevalecientes incluían las de Aristóteles, quien pensaba que el niño se formaba por el coagulamiento de la sangre menstrual, catalizada por la sangre del hombre, como el cuajo hace el queso. En el siglo XVIII d.C. H, Hartsoeker proclamaba haber visto dentro del esperma un ser humano preformado, a través de los microscopios primitivos.

El Corán no refleja ninguna de estas teorías al describir el desarrollo embrionario humano con detalles exactos: Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{He aquí que creamos al hombre [Adán] de barro. Luego hicimos que se reprodujese por medio de la fecundación, y preservamos el óvulo (Nutfah) fecundado dentro de una cavidad segura [el útero]. Transformamos el óvulo fecundado en un embrión (‘Alaqah), luego en una masa de tejidos (Mudgah – una sustancia “como masticada”), luego de esa masa de tejidos creamos sus huesos a los que revestimos de carne, finalmente soplamos en el feto su espíritu. ¡Bendito Sea Allah, el mejor de los creadores! [Sabed que] Después de haber sido creados moriréis [en el tiempo prefijado], y el Día del Juicio seréis resucitados} [23:12-16].

El Profeta explicó además el significado de ‘Nutfah’ que se aplica tanto al esperma del hombre como al óvulo de la mujer. La palabra ‘Alaqah’ tiene tres significados en árabe:

1) Algo que está adherido o aferrado.

2) Un coágulo de sangre. 

3) Algo como una sanguijuela.

Estas tres definiciones describen con exactitud la primera etapa del desarrollo embrionario. Luego de la fertilización del óvulo, se desarrolla un blastocito, el cual tiene una vellosidad exterior que literalmente se aferra a la pared del útero. Luego pasa a parecerse a una sanguijuela, tanto en apariencia como en conducta, y después toma la forma de un coágulo de sangre.

La siguiente etapa, cuando se convierte en una sustancia “como masticada” (Mudgah), es también exacta. También es verdad que los huesos preceden al desarrollo de los músculos y la carne. La tradición profética sostiene:

“Cuando han pasado cuarenta y dos noches sobre el embrión, Allah Envía un ángel a él, quien le da la forma, hace sus oídos, sus ojos, su piel, su carne y sus huesos. Luego él dice: ‘¡Oh Señor! ¿Es varón o hembra?’ Y vuestro Señor Decide lo que Desea, y luego el ángel lo registra” (Al Bujari).

Esta información exacta da el tiempo correcto para el evidenciable crecimiento y desarrollo de los rasgos descritos, y el sexo del feto no puede ser definitivamente determinado sino hasta después de cuarenta y dos días.

Esto no fue conocido sino hasta la invención de poderosos microscopios, sólo algunas décadas atrás. El Profesor y Director del Departamento de Anatomía de la Universidad de Toronto, Canadá, y autor del Libro ‘El humano en desarrollo’, Keith Moore, quien es considerado uno de los más destacados embriólogos del mundo, con respecto a las declaraciones del Corán y las enseñanzas del Profeta Muhammad sobre este tema, dijo lo siguiente:

“Hasta el siglo XIX d.C., nada era conocido acerca de la clasificación de las etapas del desarrollo humano. Un sistema de clasificación de embriones humanos fue desarrollado cerca de finales del siglo XIX d.C., basado en símbolos alfabéticos.

Durante el siglo XX, se usaron números para describir 23 etapas del desarrollo embrionario. Este sistema de enumerar las etapas no es fácil de seguir, un mejor sistema podría basarse en los cambios morfológicos. En años recientes, el estudio del Corán ha revelado otras bases para la clasificación de las etapas del desarrollo embrionario, la cual se centra en acciones fácilmente comprensibles y cambios morfológicos. Éste utiliza términos que han sido revelados por Allah al Profeta Muhammad mediante el Ángel Gabriel, y registradas en el Corán…Está claro para mí que estas afirmaciones debieron venir a Muhammad de parte de Allah, porque casi nada de este conocimiento fue descubierto sino hasta muchos siglos después. Esto prueba para mí que Muhammad tuvo que haber sido un Mensajero de Allah”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message