|      |   

 2. Cosmología:

Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{¿Acaso los incrédulos no reparan que los cielos y la Tierra formaban una masa homogénea y la disgregamos, y que creamos del agua a todo ser vivo? ¿Es que aún después de esto no creerán?} [21:30].

Esta aleya claramente menciona el origen común del universo, un hecho que no fue descubierto sino hasta aproximadamente cuarenta años atrás, con el advenimiento de la física nuclear. La separación parece referirse a lo que los científicos llaman “Big Bang”. Además, todos los seres vivos están compuestos de protoplasma, lo cual contiene entre 80 y 85 por ciento de agua.

También Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{Luego [Allah] Estableció crear el cielo, el cual era humo [en un principio], y les Dijo al cielo y a la Tierra: ¿Me obedeceréis de buen grado, o por la fuerza? Respondieron: Te obedecemos con sumisión} [41:11].

La palabra ‘humo’ describe exactamente el estado primitivo del universo, el cual estaba compuesto por una masa de gas caliente, con partículas moviéndose vigorosamente como el humo. A partir de esto se formaron las estrellas, los planetas y la tierra. Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{Por cierto que erigimos el cielo con solidez, y Nosotros tenemos el poder sobre él} [51:47].

Es un hecho comprobado que vivimos en un universo en expansión.

Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{No le es posible al Sol alterar su curso [apareciendo de noche] y así alcanzar a la Luna, ni la noche puede adelantarse al día; todos los astros circulan por sus órbitas} [36:40].

La palabra árabe referida al movimiento auto-propulsado, es el verbo {Yasbahun} (en el texto coránico). Esta implica un movimiento que proviene o es generado por el propio cuerpo en cuestión. Si esto tiene lugar en el agua, significa nadar; si tiene lugar en la tierra, significa caminar. Para el movimiento que ocurre en el espacio, esto significará ‘rotar’.

El sol está de hecho en órbita, no alrededor de la tierra, sino alrededor del centro de la galaxia, así que no hay ninguna contradicción, ya que el Corán no especifica la órbita del sol. Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{Hizo que la noche y el día se sucedan ininterrumpidamente} [39:5]; la palabra para expresar esta sucesión, utilizada en el original árabe, es el verbo {‘Kawwara’}. El significado original de este verbo es: enrollar un turbante alrededor de la cabeza.

La idea del enrollado perpetuo, incluyendo la compenetración de una parte por la otra expresada en el Corán, pudo haber sido concebida sólo si el concepto de la redondez de la tierra hubiese sido ya conocido para ese entonces, lo cual bien sabemos que no sucedía.

Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{Él Es Quien Hizo que el Sol tuviese luz propia y Determinó que la Luna reflejase su luz en distintas fases para que podáis computar el número de años y los meses} [10:5].

El Corán describe al sol como {‘Siray’}, lo que significa una antorcha, generando su propio calor y luz; mientras que la luna es descrita como {‘An-Nur’}, lo que significa que es una luz originada de otra fuente.

 

3. Geología:

Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{Por cierto que dispusimos la Tierra como un lecho [propicio para que lo habitasen], a las montañas como estacas [para que no tiemble la Tierra]} [78:6-7].

{Afirmó la Tierra con montañas para que no se sacuda} [31:10].

Ha sido recientemente descubierto que las montañas tienen raíces que penetran en la corteza terrestre, la cual está compuesta por siete placas tectónicas. Los movimientos de estas capas son la causa de los terremotos. Se cree que la raíz y el peso de las montañas juegan un papel vital en la estabilización de la corteza terrestre.

 

4. El ciclo del agua:

El Sagrado Corán describe correctamente el ciclo del agua, y que las fuentes subterráneas se originan a partir del agua de lluvia. De hecho, el ciclo del agua no fue planteado con precisión sino hasta el siglo XVIII d.C. Sin embargo, el Corán sostiene: Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{¿Acaso no has reparado [¡Oh, Muhammad!] que Allah Hace descender el agua del cielo, y luego Hace que surja como manantiales en la tierra?} [39:21].

Estas son sólo algunas de las muchas declaraciones y explicaciones contenidas en el Corán y las enseñanzas proféticas, relacionadas con temas científicos. El Corán es consistente con las realidades externas, y también es consistente internamente. Por naturaleza, todo trabajo hecho por el hombre es susceptible de contener inconsistencias y contradicciones, ya sean científicos, filósofos, sabios o místicos. Pero esto no puede ocurrir con una Revelación Divina como el Corán, el cual sostiene: Allah Dice (lo que se interpreta en español):

{¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados? Si no procediera de Allah habrían encontrado en él numerosas contradicciones} [4:82].

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message