|      |   

 

Felicidad, el apellido del Islam. Testimonios. 2ª parte.

 

Yousef al Khattab, Exjudío, Estados Unidos.

“… durante esos años traté de convencerme de que el Judaísmo era el camino correcto y simplemente no comprendía por qué nunca leí todo el Talmud y sus 3 formas distintas de comprenderlo, incluyendo el “nivel oculto”. Como verás este es el truco del culto rabínico, tú NUNCA terminarás de aprender todo el texto rabínico por lo que siempre estarás supeditado a acudir a los rabinos (llamados los Mayores de Sión) quienes interpretarán el judaísmo para tí. Durante este tiempo los rabinos vieron que dudábamos de estas creencias así que constantemente seguían a nuestra familia contactando a todos nuestros nuevos amigos, empleadores, etc. Los rabinos SIEMPRE DEBEN saber a dónde vas y quiénes son tus amigos. Los rabinos empezaban a ser una gran molestia como lo eran los judíos rabínicos, así que buscando un futuro mejor nos trasladamos con mi familia a Palestina (en aquel entonces, al igual que muchos occidentales, se nos había lavado el cerebro para que nos refiriéramos a la entidad judía como Israel)”.

“… Durante nuestra estadía en Netivot conocí a un musulmán de Emiratos Árabes Unidos, y durante dos años tuvimos conversaciones en las que me preguntaba sobre la Aquídah judía o credo judío, y luego la comparaba con el Tauhid al Uluhiya, una parte del monoteísmo islámico. Luego fui a preguntarle a grandes rabinos acerca del credo judío y siempre obtuve 60.000 respuestas distintas. Los judíos ni siquiera te pueden decir dónde está Dios con base en las escrituras, en su lugar dicen que Dios está en todas partes (audubilah). Un día decidí ir al zoco árabe y compré una traducción de los significados del Sagrado Corán al idioma inglés. ¡Subhanallah! ¡No podía dejarlo! Cada problema que yo tenía con los judíos y con el judaísmo era tratado por Allah el Altísimo, en los primeros tres capítulos del Corán, Allah respondió la mayoría de mis dudas sobre el Judaísmo. El Corán es firme con los judíos y los invita a la verdad (el Islam) para salvarlos del fuego del infierno donde están sus ancestros.

Cuando terminé de leer el Corán por completo, no pude relacionarme más con los judíos, por lo que me vi obligado a decirle a mi esposa que yo era musulmán. Alhamdulilah, dos semanas después mi esposa decidió leer el Corán y ¡se hizo musulmana! Y luego los niños también, alhamdulilah. Poco después de esto nos trasladamos a la Autoridad Palestina y Jerusalén Oriental donde vivimos por unos 6 años.

Hoy día, 2006, alhamdulilah vivimos en Marruecos.

Mis hijos, alhamdulilah, ya no recuerdan el hebreo y su primera lengua es el árabe. Todos están estudiando en escuelas árabes islámicas, alhamdulilah, y agradecemos a Allah subahanahu wa tala por bendecirnos con el Islam”.

 

Lee la historia completa en el siguiente link:

http://viveislam.islammessage.com/Content_Details.aspx?id=3526

 

Anthony, Ex-Mormón, Estados Unidos

“Comienzo en el nombre de Allah, el Compasivo, el Misericordioso.

Una noche, no hace mucho tiempo, comencé a cuestionar mi creencia en la pureza de la Biblia. Debido a esto, me sentí deprimido. Sabía que Dios estaba ahí, y sabía que Él había hecho descender Su religión para los hombres, pero no lograba hallarla. ¿Por qué era tan difícil de encontrar? Oré y le pregunté a Dios, ¿por qué hiciste descender una escritura (la Biblia) y permitiste que hubiera defectos en ella? Mi Señor había estado respondiendo mi pregunta incluso desde antes que la formulara”.

“… Estudiando la Biblia aún más en profundidad, vi que todas las iglesias cristianas se basaban en las enseñanzas de Pablo, cuyas cartas en realidad contradicen muchas de las palabras de Jesús. Ahora sabía que mi religión sin duda era cuestionable.

Creía en un solo Dios, creía en Jesús, creía en Moisés, creía en Noé y creía en todos los demás Profetas que predicaron la adoración al único Dios. Pero, ¿qué otros libros existían que pudieran remplazar a la Biblia? Creía que no existía ninguno”.

“… Entonces recordé lo que un viejo amigo musulmán me comentó. Me dijo que los musulmanes creen en el Corán, en el Único Dios Verdadero y en todos los Mensajeros de Dios, lo que incluye a todos los Profetas del cristianismo y del judaísmo. En ese momento, tomé un libro que explicaba el Islam a un nivel muy básico. Fue una fuente importante para mí. Comencé a entender el Islam mucho más, y lo encontré interesante.

“… Mi interés en el Islam creció. Decidí pedirle a mi vecino que me prestara su Corán. Lo leí en unas pocas semanas. Lo amé y creí cada palabra que decía. Sin embargo, no podía creer que la historia de la crucifixión fuera falsa. Mi cerebro había sido lavado de tal forma por la Biblia que no podía aceptar la verdad en ese momento”.

“… Todos mis estudios me llevaron a la misma conclusión: El Islam es el camino de Dios. Sin embargo, tenía miedo de convertirme. Convertirse es una decisión de vida, y yo no estaba dispuesto a tomar esa decisión a la ligera”.

… Durante el sermón, el Imam sorpresivamente dio su discurso acerca de los susurros de Satanás en los corazones de los hombres en un intento de alejarnos de la luz. Eso me dejó en estado de conmoción total. El hermano estaba hablándome sobre ello en el auto, y por una coincidencia sorprendente, el Imam pensó que lo mejor ese día era hablar sobre los susurros de Satanás. Esto, creo, era Dios enviándome Su mensaje, diciéndome que ignorara a Satanás. No podía esperar para declarar la Shahada, y cuando llegó el momento después del servicio, me precipité hacia el frente.

Después de declarar públicamente mi Islam, creo que cada hermano musulmán presente ese día se me acercó y me abrazó. Había al menos unos cuantos cientos de hermanos presentes, de modo que pueden imaginar cuántos abrazos recibí. Ellos me felicitaban diciendo: “Dios te bendiga, tomaste la decisión correcta”.

“… Rezo para que mi historia ayude a aquellos que van por la misma lucha mental que yo tuve con Satanás. Mi experiencia es tan sorprendente para mí que realmente no puedo describirla en palabras. Rezo para que aquellos que lean esto sean capaces de vencer a Satanás del mismo modo que yo pude hacerlo ese día.

As-salam ‘alaikum. Que Dios te guíe y me guíe”.

 

Lee la historia completa en el siguiente link:

http://viveislam.islammessage.com/Content_Details.aspx?id=3635

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message