|      |   

Uno de los signos del hipócrita es que tiene dos caras, es decir que su comportamiento, dichos y acciones son diferentes según la conveniencia, y no según lo que ha ordenado Allah y su Profeta ().

قَالَ الله تَعَالَى: ] يَسْتَخْفُونَ مِنَ النَّاسِ وَلاَ يَسْتَخْفُونَ مِنَ اللهِ وَهُوَ مَعَهُمْ إذْ يُبَيِّتُونَ مَا لا يَرْضَى مِنَ القَولِ وكَانَ اللهُ بِمَا يَعْمَلُونَ مُحيطاً [. [النساء: 108].

Dijo Al-lah, El Altísimo, en Su generoso Corán:

{Se ocultan de la gente y no se ocultan de Al-lah, estando Él con ellos. Cuando disertan palabras que no satisfacen. Y Él abarca todo cuanto hacen.} (4.108).

En esta aleya se nos muestra el engaño en el que viven los hipócritas que temen a las demás personas, pero no temen a Allah -exaltado sea- en lo que dicen ni en lo que hacen.

وعن أَبي هريرة قَالَ: قَالَ رسول الله : ((تَجِدُونَ النَّاسَ مَعادِنَ: خِيَارُهُم في الجَاهِلِيَّةِ خِيَارُهُمْ في الإسْلاَمِ إِذَا فَقُهُوا، وتَجِدُونَ خِيَارَ النَّاسِ في هَذَا الشَّأنِ أَشَدَّهُمْ كَرَاهِيَةً لَهُ، وَتَجِدُونَ شَرَّ النَّاسِ ذَا الوَجْهَينِ، الَّذِي يَأتِي هؤُلاءِ بِوَجْهٍ، وَهَؤُلاءِ بِوَجْهٍ)). متفق عَلَيْهِ.

Se transmitió de Abu Huraira, Al-lah esté complacido con él, que dijo el Mensajero de Al-lah ():

“Encontraréis personas de noble alcurnia que se enorgullecerán por ello. Los mejores de ellos en ‘Yahilía’ serían los mejores en el Islam si estudiaran las leyes de la ‘Sharía’.

Y el mejor hombre para ser emir o califa sería aquel que más detestara el cargo. Y también encontraréis al peor de todos, el de dos caras: y es aquel que va a cada grupo diciendo que es de ellos y que no está de acuerdo con los otros. Es decir, a unos les dice una cosa y a otros la contraria.” (Al-Bujari y Muslim)

La Yahilía es el periodo previo al islam. En este dicho profético se menciona que el mayor honor que puede tener un musulmán es la comprensión de su religión, las creencias, la legislación y, por supuesto, su puesta en práctica para servir de ejemplo y divulgar el islam de la manera correcta.

Por otra parte, se prohíbe el engaño y la soberbia puesto que ambas buscan sembrar la corrupción entre las personas. De hecho, es encomiable, según la legislación islámica, el buscar arreglar los problemas y discusiones entre los musulmanes, es decir mediar entre ellos buscando el mayor beneficio para todos, aun cuando se utilicen encomios y buenas palabras para hacer que uno de los implicados en la discusión seda o acepte, siempre buscando el resolver los problemas entre los musulmanes

وعن محمد بن زيدٍ: أنَّ ناساً قالوا لِجَدِّهِ عبدِ اللهِ بن عمر رضي الله عنهما: إنَّا نَدْخُلُ عَلَى سَلاَطِيننَا فَنَقُولُ لَهُمْ بِخِلاَفِ مَا نَتَكَلَّمُ إِذَا خَرَجْنَا مِنْ عِنْدِهِمْ. قَالَ: كُنَّا نَعُدُّ هَذَا نِفَاقاً عَلَى عَهْدِ رسُولِ الله . رواه البخاري.

Se transmitió de Muhammad Ibn Zaid, que una gente le dijo a su abuelo Abdallah Ibn Amir, Al-lah esté complacido de él:

“Cuando entremos a ver a nuestros sultanes y estemos ante ellos los elogiaremos y cuando salgamos los criticaremos.

Dijo: ‘Esto lo considerábamos hipocresía en la época del Mensajero de Al-lah ()’.” (Al-Bujari)

El siervo musulmán debe buscar que su apariencia externa concuerde con su interior y decir siempre la verdad sin tener temor más que de Allah -exaltado sea-.

Asimismo, se muestra en este dicho profético la capacidad que tenían los compañeros del Profeta () de limpiar sus corazones y la característica, tan común entre ellos, de no enaltecerse a sí mismos, sino que miraban siempre a lo que les faltaba para seguir el islam correctamente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message