|      |   

Pasar las manos húmedas sobre los calcetines.

Todas las alabanzas son para Allah, y que Su amor y protección sean con el último de los Profetas .

Este es un resumen sobre las normas relacionadas con pasar las manos húmedas sobre los calcetines. Una de las tantas expresiones de facilidad y flexibilidad de esta bella religión.

1- Con "Pasar las manos húmedas sobre los calcetines" se hace referencia al acto de pasar los dedos húmedos sobre los calcetines en un tiempo determinado. Ya sean los calcetines de cuero u otro tejido: lana, algodón, etc.

2- Este asunto es permitido según la opinión de todos los eruditos, y solo se han opuesto aquellos cuya opinión es irrelevante: tal como las sectas: Jawâriy (extremistas) y Shías.

De ahí que nuestros eruditos mencionasen el tema de "Pasar las manos húmedas sobre los calcetines" en sus libros de Creencia ('Aquidah), tal como hizo At-Tahâwi (321 H); por dos motivos:

• Demostrar cuál es la creencia de la Gente de la Sunnah, y evidenciar que no hacerlo es una característica de la Gente de la Innovación en la religión.

• Aclarar que los hadices que se transmiten sobre este tema han alcanzado la categoría de "Tawâtur Al Ma'nawi" (hadiz cuyo significado se ha relatado por numerosos narradores que no podrían haberse puesto nunca de acuerdo en mentir al respecto, tomado de otro grupo similar, que fueron testigos presenciales y se basaron en lo que vieron y escucharon); es decir, no hay duda de la permisividad de este asunto.

Dijo Al Hasan (110 H):

"Me relataron setenta de los compañeros del Profeta que él solía pasar las manos húmedas sobre su calzado o calcetines".

3- Este asunto está legislado en el Corán y la Sunnah (sus dichos y actos, tanto siendo residente como viajero).

4- ¿Qué es mejor: lavarse los pies directamente o pasar las manos húmedas sobre los calcetines?

Esto depende de la situación de la persona:

Si lleva calcetines, entonces que pase las manos húmedas sobre ellos. Si no lleva, entonces que lave directamente sus pies.

En cuanto a quitárselos para cada ablución con la intención de hacerlo "por precaución para la purificación" es considerado una innovación en la religión, pues el Profeta no se los quitó, y pasó sus manos húmedas sobre ellos.

5- Se pasa sobre la parte superior del calcetín o calzado, ese es el significado aparente del hadiz. Y debido a las palabras de Alí:

"Si la religión se basara únicamente en la razón, entonces lo más lógico sería pasar las manos húmedas sobre la parte inferior del calzado en vez de la parte superior, pero vi al Profeta pasar sus manos húmedas sobre la parte superior del calzado". (Su cadena de narradores es auténtica).

6- El modo en el que uno debe pasar las manos húmedas es el siguiente: se mojan ambas manos y se colocan los dedos húmedos sobre los dedos de los pies, luego se pasa sobre el pie hasta la canilla; la mano derecha debe pasarse sobre el pie derecho y la mano izquierda debe pasarse sobre el pie izquierdo al mismo tiempo, así como cuando uno se moja las orejas, porque este es el significado aparente del hadiz: "Luego él pasó las manos húmedas sobre las dos".

7- Sheij Al Islam, Ibn Taimîah (728 H) dijo que era permitido pasar las manos húmedas sobre los calcetines que tenían orificios, debido a varias razones, entre ellas:

• La mayoría de los compañeros del Profeta eran pobres, y la mayoría de los pobres suelen tener sus calcetines con orificios, sobre todo en los viajes; y si no fuera permitido ya habría advertido el Profeta contra ello.

• Una de las sabidurías de la legislación de pasar las manos húmedas sobre el calzado o calcetines es facilitar los asuntos a las personas, si no fuera permitido entonces no tendría sentido esta concesión. (Maymû' Al Fatâwa, 21/172).

8- Es condición para pasar las manos húmedas sobre el calzado o los calcetines el haber sido colocados en un estado de tahârah (pureza, es decir, después de haber realizado la ablución); debido a las palabras del Profeta : "No te preocupes, porque me los coloqué cuando estaba con la purificación".

Por tanto, una vez que lave sus pies en la ablución, que se los ponga, y no tiene validez si se los coloca después del tayámmum (ablución seca) pudiendo utilizar el agua.

9- Si se viste un calcetín sobre otro, nos encontramos ante una de estas tres situaciones:

1º Que vista un calcetín sobre otro después de la purificación con agua (ablución) y antes de que anule su ablución; en este caso tiene que pasar las manos húmedas sobre el calcetín superior, según la mayoría de los eruditos.

 

2º Que vista el primer calcetín, después anula su ablución, y acto seguido viste otro sobre el primero estando impuro, es decir, sin haber realizado la ablución; en este caso tiene que pasar las manos húmedas sobre el calcetín inferior (el primero) y NO sobre el posterior, según la opinión de la mayoría de los eruditos.

3º Que vista el primer calcetín, después anula su ablución, después realiza la ablución y acto seguido viste otro sobre el primero; en este caso puede pasar las manos húmedas sobre el posterior, pero el tiempo cuenta desde que pasó las manos húmedas sobre el primero (An-Náwawi e Ibn 'Uzaimîn).

10- El tiempo permitido para pasar las manos húmedas sobre los calcetines es de un día y una noche (24 horas) para los residentes, y tres días y tres noches (72 horas) para los que están viajando.

Este período comienza (según la opinión más correcta) cuando uno pasa las manos húmedas sobre los calcetines por primera vez después de haber realizado la ablución por una impureza menor.

(Por ejemplo, si una persona hace la ablución el miércoles a las 7 de la tarde, acto seguido viste calcetines; a las 8 anula su ablución, y a las 9 de la noche vuelve a hacer la ablución pasando sus manos húmedas sobre los calcetines; entonces su período finaliza el jueves a las 9 de la noche).

Beneficio:

Dijo el Imâm An-Náwawi (676 H):

"Si viste los calcetines y simplemente quiere renovar su ablución (sin haberla anulado), puede hacerlo; y no empieza a contar el período hasta que anule su ablución y se pase las manos húmedas sobre los calcetines".

11- La purificación (tahâra) no se anula si uno se quita los calcetines, esta es la opinión que favorece Ibn Al Múndhir, Ibn Házm e Ibn Taimîah.

Pero si quiere volver a ponérselos (habiéndose pasado las manos húmedas sobre ellos y después se los quita), tiene que ser después de haber realizado la ablución.

12- La purificación (tahâra) no se anula por haber finalizado el período, pues no forma parte de los anuladores de la ablución.

 

Esto es lo que traduje y creí necesario para mis hermanos y hermanas, le pido a Allah que beneficie con ello a todo aquel que lo lea.

 

Hisham Ibn Abdusalam

Medinah Al Munáwarah, Lunes 30 de Safar de 1436 H

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message