|      |   

Quien sea protegido por Allah –exaltado sea– saldrá de las tinieblas de la asociación en la adoración, de la incredulidad, la duda y del ateísmo a la luz de la fe, el conocimiento beneficioso y las obras virtuosas.

 Si llegas a recibir tal bendición, no te inquietará tristeza ni temor pues conoces la protección y misericordia de tu Señor; y ante la necesidad, los problemas del día a día o cualquier calamidad tu corazón, tu alma y tu espíritu estarán sosegados, pues sabrás que siempre tendrás la protección y la ayuda del Creador –exaltado sea–.

Allah –exaltado sea– es el Protector de los males que aquejan al ser humano, es quien otorga los bienes en este ‘mundo pasajero’ (dunia) y las bondades del eterno (Ahira).

El mayor bien que puede recibir alguien en este mundo es la guía al Islam, la aceptación de sus obras y el seguir el camino correcto que lleva a la salvación y a entrar al paraíso, donde no hay enfermedades, temores ni dudas; de hecho, entre el creyente y su Creador existe una relación como entre el siervo y su señor, entre el protegido y su protector, Allah –exaltado sea– ha dicho en la surah de Los ganados:

{Diles: ¿Qué os parece si os llegara el castigo de Allah u os sorprendiera la Hora es decir: [el Día del Juicio], invocaríais a otro que no fuera Allah? Respondedme si sois sinceros.} (6:40)

 Esta aleya se dirige a los asociadores, es decir quienes asocian en su adoración, y quienes en el día del juicio final no podrán buscar a sus supuestas divinidades, que fueron hechas por sus propias manos o heredadas de sus padres. 

 

Los asociadores saben que sus divinidades no podrán siquiera protegerse a sí mismas, sino que ese día el Creador se encargará de dar a cada uno lo que merece en el otro mundo, según sus creencias y obras.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message