|      |   

 

Diálogo de Ibn Qaiim –que Alá tenga misericordia de él- con uno de los rabinos más sabios de su tiempo

Recuerda Ibn Qaiim –que Alá tenga misericordia de él- en su libro Hidaiah Al-hiara fi Ayguabati Al-Iahûd ua An-Nasârah (Guía de respuestas perplejas para los judíos y cristianos) :

«En Misr [ahora Egipto] tuve un "diálogo" con el rabino más conocido por su conocimiento y liderazgo, durante la conversación le dije:

"Ustedes al desmentir a Muhammad -que la paz y la misericordia de Alá sean con él- han insultado enormemente a Dios".

El [judío] se sorprendió de ello y dijo: "¿Cómo es que decís esas palabras?!"

Entonces dije: "Escucha ahora el por qué.  Si dicen "Muhammad era un Rey opresor, subyugó a los hombres a través de su espada, no era un Mensajero de Dios, permaneció 23 años alegando que era un Enviado de Dios, decía que fue enviado a toda la creación, decía: ' Dios me ordenó y me prohibió esto... Me fue revelado esto...' siendo que no era cierto, y decía: "Me fue permitido tomar como prisioneros a los descendientes de quien me desmienta, se oponga a mí, sus mujeres, los botines de guerra, sus pertenencias y liquidar a sus hombres..." siendo que no era cierto, se empeñó en cambiar la religión de los Profetas y se opuso a sus comunidades y a abrogar sus legislaciones".

Si es así entonces ustedes solamente pueden decir [lo siguiente]:

[1] Dios –exaltadísimo Sea- lo inspeccionaba, era Testigo de ello y lo sabía ó [2] fue un asunto oculto para Él y no lo sabía.

[1] Si dicen que no Lo sabía entonces le habrán atribuido la ignorancia [a Dios] y quien lo sabía sería más sabio que Él, [2] y si decís que todo eso lo abarcaba Su conocimiento, era Testigo de ello y lo inspeccionaba; entonces [1] Él tenía el poder cambiarlo, detenerlo e impedírselo o [2] no.

[1] Si decís que no tenía el poder [para impedírselo] le habrán atribuido la privación de la capacidad que negaría Su Señorío, [2] y si era Poderoso [para impedírselo], siendo que es así, honró [a Muhammad], [Dios] le concedió la victoria, lo ayudó, enalteció su palabra, respondía sus súplicas, lo fortaleció frente a sus enemigos, le concedió a través de su mano diferentes tipos de milagros y hechos sobrenaturales que superan más de mil, no había quien quisiera el mal para él sin que fuera derrotado [por el Profeta], no había una súplica que hiciera sin que le fuera respondida. [El que no lo haya hecho] sería la opresión e indecencia más grande que no va de acuerdo atribuírselo a ningún intelectual, qué decir del Señor de los cielos y la Tierra, cómo podría ser Testigo de ello y afirmaba su propagación, los cambios que hacía y su palabra, siendo que esto ante vosotros es la peor de las mentiras y calumnias.

Cuando [el rabino] escuchó esto, dijo: "Me refugio en Dios de que haya permitido esa mentira e invento!" Es claro que [Muhammad] era un Profeta veraz, quien lo siga tendrá la prosperidad y felicidad" Le pregunté: " ¿Entonces qué es lo que os pasa que no entras a su religión?"

Respondió: "Porque en realidad el fue enviado a la gente común, que no poseen ningún libro, en cambio, nosotros tenemos un Libro que seguir".

Entonces dije: "Has sido vencido, dado que él conoció a todo tipo de gente, e informó que era el Mensajero de Dios hacia toda la creación, dijo que quien no lo siguiera habría caído en la incredulidad y sería de la Gente del Fuego, luchó contra los judíos y los cristianos siendo que ellos eran de la Gente del Libro, por lo tanto si afirmaste su Mensaje, es obligatorio que lo aceptes en todo lo que él informó". Después de escuchar esto quedo callado y no mencionó ninguna réplica.

Ibn Qaiim: Su nombre era Muhammad bin Abi Bakr bin Ayub Az-Zar'iAd-Damashqi, conocido como Ibn Qaiim. Nació en el año 691 h. Aprendió los conocimientos islámicos y se apegó a Shaij Ibn Taimiah, es autor de muchos libros en defensa de la 'Aquida (Creencia) y a la Sunnah, falleció el año 751. Tabaqât Al Mufasirîn de Dauâdi después (2/93,97).

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message