|      |   

 

Los niños son nuestra responsabilidad 

 

Dr. 'Abd Al-'Azīz b. Fawzān Al-Fawzān

 

Los oradores y escritores hablan con frecuencia sobre la importancia de honrar a los padres. Vale la pena dedicar a este asunto la debida atención porque honrar a los padres es un acto lógicamente obligatorio en el islam. Pero, con el fin de preservar e incentivar a los niños que honren a sus padres, hay que darles un buen cuidado y una atención especial. Además, se les debe proporcionar para el futuro una formación islámica. Mientras más piadoso y dedicado sea un niño, estará más ansioso en asumir su responsabilidad para con Alá, el Todopoderoso, y de llevar a cabo sus deberes para con los demás seres humanos, deberes de los cuales el más elevado de ellos es, el honor a ambos padres.

Además, la relación entre padres e hijos es mutua y recíproca. Por lo tanto, mientras más amor, amabilidad y ternura sienta un niño de parte de sus padres, mayor será su bondad en reciprocidad y esfuerzo de su parte en demostrar un deseo de honrarles, de ser leales a ellos y prestar atención a sus derechos.

 

Por otra parte, si el padre continúa y permanece ocupado con su trabajo, viajes u otras actividades, a expensas de su hijo, el niño se sentirá abandonado, y sentirá que no le prestan ninguna atención. Sin lugar a dudas, la relación entre el niño y su padre se irá deteriorando, debido a que él niño nunca sentirá el amor y el afecto paternal como él esperaba.

 

Lo mismo se aplica a la madre. Si ella deja de lado a su hijo y no le concede sus derechos de atención y servicio, dicho de otra manera, se aparta de él o ella debido a sus múltiples labores y le concede las tareas y responsabilidades de realizar la limpieza, mientras que ella pasa la mayor parte de su tiempo fuera de la casa y apartada de los niños. Esa madre no debe esperar que sus hijos le honren, más bien, no debería sorprenderle que sus hijos le desobedezcan y no le traten como se esperaba. Uno cosecha lo que siembra. No se puede sembrar espinas y esperar recoger uvas como cosecha. La recompensa va siempre de acuerdo con la propia obra.

 

Uno de los poetas árabes dijo una vez [1]:

 

No es un huérfano aquel a quien sus dos padres le han muerto y lo han dejado humillado. Ciertamente, un huérfano es aquel quien su madre no se preocupa por él, y ni su padre tiene tiempo para él.

 

En la Ley Islámica, es una de las principales responsabilidades del padre, también de su propio interés tanto en esta vida (en este mundo) y en el más allá, que él debe prestar atención a sus hijos y ejercer sus máximos esfuerzos para lograr una buena crianza y el mejor cuidado de ellos.

 

Sin duda, los niños son las plantas de los padres, ya que son los frutos de sus corazones. Si el padre se siente preocupado por el cuidado de su planta y otorga su protección frente a lo que la puede estropear o dañar, su planta será buena y fructífera. Pero, si la descuida y la abandona, sin duda, va a perecer. Esto significa que un niño de esta naturaleza se convertirá en un bribón y hará de sus padres seres infelices así como de la gente que les rodea.

En una de sus tradiciones, el Profeta (la paz y bendiciones de Alá sean con él) dijo: "Cada bebé recién nacido nace en un estado de pureza natural. Son sus padres los que lo convierten en judío, cristiano o un Zoroastrano" [2]

 

Podría entenderse desde el Hadiz anterior de que cada niño que nace es monoteísta. Él / ella está en su naturaleza en un estado puro que abre su camino a todo lo que es bueno. Durante el proceso de crianza, el niño permanece bajo el cuidado de sus padres como una masa, que se va formando o moldeando en función de sus propios intereses y orientaciones. El niño también es como un espejo plano en el que los padres pueden grabar cualquier cosa que deseen. Si se le ha enseñado el amor por obrar bien, en palabras y hechos, él llegara a amar el bien, porque está de acuerdo con la naturaleza por la cual la humanidad ha sido creada. La negligencia y la mala formación hacen de esta naturaleza un desvío del camino recto.

 

Por favor, lea la siguiente frase:

 

"Cada joven crece en relación/ o de acuerdo a lo que su padre le ha enseñado."

 

¡Vosotros que creéis! No traicionéis a Alá y a Su Mensajero ni traicionéis lo que se os ha confiado después de lo que sabéis. (27) Y sabed que realmente vuestras riquezas y vuestros hijos son una prueba y que Alá tiene junto a Si una inmensa recompensa. (28)

[El Glorioso Corán al-Anfal, 8:27-28].

 

Alá, el Todopoderoso prohibió la traición a los depósitos de confianza, el más grande de ellos son los niños. Son un placer ante los ojos, los frutos de los corazones y adorno de la vida mundana, y son los más grandes depósitos de confianza que los padres han recibido, y la mayor orden de conservar y proteger. Por lo tanto, los padres serán preguntados sobre ellos en el Día de la Resurrección. Ellos son como otras bendiciones provenientes de Alá y que representan una prueba para sus siervos para observar cómo proceden. ¿Van a alabarlo a Él o a negarlo y negar sus bendiciones? ¿Van a mantener su responsabilidad, y temer a Alá y disfrutar de estas bendiciones utilizándolas en obedecerle y servir a su causa? ¿O harán lo contrario?

 

Los padres deben conocer y tener claro que, el gran esfuerzo en el mejoramiento y cuidado de la educación de los hijos, así como ofrecer una formación adecuada y la preparación para el futuro es un gran signo de expresar gratitud a Alá, el Todopoderoso. Si usted se esmera en llevar a cabo este esfuerzo, debe de igual forma estar preparado para recibir una enorme recompensa y buenas consecuencias de todo ello. Alá, el Todopoderoso dice en el Sagrado Corán:

 

"Y Alá tiene una gran recompensa"

[Glorioso Corán al-Anfal, 8:28].

 

La magnitud de la responsabilidad depositada en los padres, y las molestias que sufren durante el proceso de crianza de los niños es bien conocida por Alá el Todopoderoso, particularmente, en este tiempo, cuando los caminos y tentaciones son muchos, cuando las personas se enfrentan con diferentes pruebas terribles y cosas que impiden el mandar u ordenar lo que es bueno y la firmeza son también numerosos.

 

Por lo tanto, usted como padre debe permanecer con firmeza en contra de lo que usted está sufriendo en el proceso de formación de sus hijos y ser optimista ya que recibirá recompensa por lo que hace. De hecho, nunca Alá permite la pérdida de la recompensa de los que hacen el bien.

 

Aquí, en este mundo, sus hijos piadosos serán amables y agradecidos con usted y le honrarán durante toda su vida. De igual forma, suplicaran por usted mientras tenga vida y después de su muerte. El Profeta (la paz y bendiciones de Alá sean con Él) dijo:

 

"Cuando el hijo de Adán muere, sus obras se detienen, excepto a través de tres: una caridad continua, un conocimiento que sigue siendo útil, y un hijo recto que suplica por él" [3].

 

Mientras que en la otra vida, el estado (status) de los padres será levantado y su rango será más elevado, ya que Alá Todopoderoso declaró en el Sagrado Corán:

 

"Los jardines de Adán en los que entrarán en compañía de aquellos de sus padres, esposas y descendencia que hayan obrado rectamente"

 

[El Glorioso Corán ar-Ra'd, 13:23].

 

En su comentario a este versículo, el Imam Ibn Kathir dijo:

"Es decir, [Alá] los pondrá juntos en el Paraíso con sus seres queridos como sus padres, familiares y niños, los creyentes que son merecedores de entrar en el Paraíso. Se les concederá esta dignidad de sentirse encantados en la medida en que alguien en un rango menor sea elevado. Alá, el Todopoderoso lo hará por ellos como signo de gratitud y bondad sin disminuir el rango de aquel en posición superior, como dice en el Sagrado Corán:

 

"Y a quienes hayan creído y su descendencia los haya seguido en la creencia, los juntaremos con ellos y no habrá ningún menoscabo de sus acciones. Cada hombre es rehén de lo que se forjó. "

 

[El Corán Glorioso at-Tur, 52:21] [4].

[1] As-Shaokiaat Colección de Poemas de Ahmad Shaoki, 1/183.

[2] Bukhari and Muslim.

[3] Muslim.

[4] Tefseer Ibn Kathir, 2/511

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message