|      |   

 
 
 
 
 
 
 
 
Las tres religiones están de acuerdo en un hecho: Tanto los hombres como las mujeres han sido creados por Dios, el Creador de todo el Universo. Sin embargo, la discrepancia comienza poco después de la creación del primer hombre, Adán, y de la primera mujer, Eva. La concepción judeocristiana de la creación de Adán y Eva está narrada con detalle en el Libro del Génesis (2:4 y 3:24) Dios les prohíbe a ambos que coman los frutos del Árbol Vedado. La serpiente induce a Eva a comerlos, y Eva, seguidamente, induce a Adán a comer con ella.
 
Cuando Dios inquiere a Adán por lo que ha hecho, éste echa toda la culpa a Eva:
"La mujer que pusiste a mi lado me ha dado la fruta del árbol y yo la he comido."
(Génesis 3:11-17).
 
Por consiguiente, Dios dice a Eva:
 
"Yo aumentaré tus sufrimientos durante el embarazo; parirás tus  hijos con dolor. Tus deseos será el de tu marido y él tendrá autoridad  sobre ti."
(Génesis 3:11-17).
 
Él le dijo a Adán:
 
"Puesto que obedeciste a tu mujer y comiste del Árbol... maldeciré a la tierra por tu causa; conseguirás el pan con gran esfuerzo todos los días de tu vida."
(Génesis 3:11-17).
 
La concepción islámica de la primera creación se encuentra en numerosos lugares del Corán. Por ejemplo:
 
(19)Y [en cuanto a ti], ¡Oh Adán!, vivid tú y tu mujer en este jardín, y comed de lo que queráis; pero no os acerquéis a este árbol pues seríais malhechores!”
 
(20) Pero entonces Satán les susurró a ambos a fin de hacerles conscientes de su desnudez, de la cual no se habían apercibido [hasta entonces];  y dijo: “Vuestro Sustentador sólo os ha prohibido este árbol no fuera a ser que os volvierais [como] ángeles, o fuerais a vivir eternamente.”
 
 (21) Y les juró: “¡En verdad, soy de los que os desean sinceramente el bien!”
 
(22) --y les sedujo con pensamientos engañosos. Pero tan pronto como hubieron probado ambos [el fruto] del árbol, se volvieron conscientes de su desnudez; y comenzaron a cubrirse con hojas del jardín. Y su Sustentador les llamó: “¿No os prohibí ese árbol y os dije, ‘En verdad, Satán es enemigo declarado vuestro’?”
 
(23) Respondieron ambos: “¡Oh Sustentador nuestro! ¡Hemos sido injustos con nosotros mismos --y a menos que nos concedas Tu perdón y Te apiades de nosotros, estaremos ciertamente perdidos!” (Sagrado Corán 7: 19-23)
 
Una mirada cuidadosa sobre los dos relatos de la historia de la Creación, revela algunas diferencias fundamentales. El Corán, contrariamente a la Biblia, atribuye la misma responsabilidad a ambos, Adán y Eva, por el error cometido.
 
En ningún lugar del Corán podemos encontrar la más leve insinuación de que Eva tentó a Adán para que éste comiera del árbol o que ella hubiese comido antes que él. En el Corán, Eva no es tentadora, seductora o engañadora.
 
Además, Eva no es castigada con sufrimientos durante el embarazo. Dios, de acuerdo con el Corán, no castiga a uno por las faltas del otro. Ambos, Adán y Eva, cometieron un pecado y entonces pidieron perdón a Dios y Él los perdonó a los dos.
 
 
 
Tomado de: Islamyciencia

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message