|      |   

 

 

 

 

 

 

 

 

De hecho, la diferencia entre la actitud de la Biblia y la del Corán hacia el sexo femenino comienza ya en el momento en que nace una mujer. Por ejemplo, la Biblia dice:

 "el período de impureza ritual de la madre es doble si se trata de una hija que si nace un hijo". (Lev. 12:2-5)

La Biblia católica lo declara explícitamente:

"El nacimiento de una hija es una pérdida." (Ecclesiasticus 22:3)

En contraste con esta declaración chocante, los muchachos reciben alabanza especial:

"Un hombre que educa a su hijo será envidiado por su enemigo." (Ecclesiasticus 30:3)

Los rabinos judíos declararon obligatorio para los hombres producir descendencia, con el fin de propagar la raza. AL mismo tiempo, no ocultaron su clara preferencia por los hijos varones:

"Es un bien para aquellos cuyos hijos sean varones pero un mal  para aquellos cuyos hijos sean hembra". "Durante el nacimiento de un muchacho, todos están contentos... en el nacimiento de una muchacha todos están afligidos", y "Cuando un muchacho entra en el mundo, la paz entra en el mundo... Cuando una muchacha llega, nada trae." [7 ]

Una hija considerada una carga dolorosa, una fuente potencial de vergüenza para su padre:

¿Tu hija es obstinada? Cuídate de que no te convierta en el hazmerreír de tus enemigos, en las habladuría del pueblo, en objeto de vulgares chismorreos, y te exponga a la vergüenza pública." (Ecclesiasticus 42:11)

"Mantén con mano firme a la hija obstinada o ella abusará de cualquier indulgencia que de ti reciba. Vigila sus ojos desvergonzados y no te sorprendas si ella te deshonra." (Ecclesiasticus 26:10-11)

Esta misma idea que este siniestro crimen nunca habría cesado en Arabia si no hubiera sido por la contundencia de los términos que emplea el Corán para condenar esta práctica (Corán 16:59, 43:17, 81:8-9). Es más, el Corán no hace ninguna distinción entre los hombres y las mujeres. En contraste con la Biblia, el Corán considera el nacimiento de una niña como un regalo y una bendición de Dios, igual que el nacimiento de un varón.

El Corán incluso menciona primero el regalo del nacimiento de una niña:

“De Allah sólo es el dominio sobre los cielos y la tierra. Crea lo que Él quiere: otorga descendencia femenina a quien quiere, y descendencia masculina a quien quiere; o le da hijos e hijas a quien quiere, y hace estéril a quien quiere: pues Él es, ciertamente, omnisciente, infinito en Su poder.” (Corán 42:49-50)

Para acabar con cualquier atisbo de infanticidio femenino en la sociedad musulmana naciente, el Profeta Muhammad, la Paz y las bendiciones sean con él, prometió a aquellos que fueran buenos con sus hijas, una gran recompensa si las trataban amablemente:

El Profeta – la paz y las bendiciones de Allah sean con él - también dijo:

"Para aquel que se ocupa en mantener a sus hijas despiertas, y tiene con ellas un trato benévolo, ellas serán una protección contra el fuego del Infierno" (Bujari y Muslim)

"Quienquiera que mantenga a dos muchachas hasta que logren su madurez, él y yo estaremos así en el Día de la Resurrección'; y él Profeta Muhammad – la paz y las bendiciones de Allah sean con él - unió sus dedos." (Muslim)

“Quien se haga cargo de tres hijas y las eduque bien, las case y las trate con buenos modales tendrá su recompensa en el Paraíso.” [Transmitido por Ahmad e Ibn Habban]

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message