|      |   

 

Algunos eruditos musulmanes dicen que una nación islámica se basa en cuatro pilares:[1]

 

1.- La ley de Alá: es una legislación que caracteriza a la nación islámica y el Corán ordena que se ajuicie con ella:

 

Te hemos revelado [a ti, ¡oh Muhammad!] el Libro [el Corán] con la Verdad, que corrobora y mantiene vigente lo que ya había en los Libros revelados. Juzga, pues, entre ellos conforme a lo que Alá ha revelado y no sigas sus pasiones apartándote de la Verdad que has recibido. A cada nación de vosotros le hemos dado una legislación propia y una guía. Y si Alá hubiera querido habría hecho de vosotros una sola nación, pero quiso probaros con lo que os designó. Apresuraos a realizar buenas obras. Compareceréis ante Alá, y El os informará acerca de lo que discrepabais.

 

(Corán 5:48)

 

De la misma manera reprende a quien no legisle con ella describiéndolo como un impío,[3] perverso,[4] o infiel.[5]

 

Quienes no juzgan conforme a lo que Alá ha revelado, ésos son los impios.

 

(Corán 5:45)

 

Y quienes no juzgan conforme a lo que Alá ha revelado, ésos son los descarriados.

 

(Corán 5:47)

 

Quienes no juzgan conforme a lo que Alá ha revelado, ésos son los incrédulos.

 

(Corán 5:44)

 

 

2.-Ciudadanía: en su origen deben de ser musulmanes, pero también pueden ser no musulmanes, quienes se dividen en dos tipos, Ahlu-dimah y musta´minun. Ahlu-dimah, son los judíos y cristianos que hacen un acuerdo con el gobierno para que sea protegida su religión y sus bienes, entre sus obligaciones está el pagar la "yizia" sustitutiva del azaque, no vender cosas prohibidas en el Islam y no prohibir que si alguien de sus familiares quisiera entrar al Islam lo haga. Ibn Qayyim dice que musta´minun son cuatro tipos; los mensajeros, comerciantes, arrendatarios, y turistas o quienes tienen alguna necesidad en la nación, no tienen la obligación de pagar la "yizia", debido a que residen el territorio solo por un tiempo determinado.

 

3.-Territorio: es donde vive la ciudadanía y ejerce las regulaciones de la nación, los faquís dividen los territorios en dos, territorio islámico y territorio no islámico. El territorio islámico es de tres tipos; los lugares sagrados como La Meca y Medina, la península arábiga, y los que sean fuera de estos dos, a cada uno le corresponden juicios específicos.

 

4.-Autoridad: la autoridad en el territorio islámico después de la muerte de Muhammad es nombrada como; Califa, Emir o Imán, el Corán encomienda a que se les obedezca: siempre y cuando no contradigan las leyes del Islam.

 

¡Oh, creyentes! Obedeced a Alá, obedeced al Mensajero y a aquellos de vosotros que tengan autoridad y conocimiento. Y si discrepáis acerca de un asunto remitidlo al juicio de Alá y del Mensajero, si es que creéis en Alá y en el Día del Juicio, porque es lo preferible y el camino correcto.

 

(Corán 4:59)

 

La forma en que son elegidos son tres; por consulta o o elecciones entre los eruditos de la ley, si el emir elije a su sucesor, o a través de un golpe de estado. La autoridad político-religiosa máxima en el Islam es el Califa, elegido entre los creyentes.

 

En segundo lugar se sitúan los emires o príncipes, y a continuación le siguen el jeque, el alcalde y el imam. El islam no tiene sacerdotes, sino guías religiosos llamados imanes (ár. imam -religión-), que generalmente son nombrados por la propia comunidad. Existe de todos modos una serie de Sabios, los ulama, y faquís, que tienen el mismo tipo de autoridad social y religiosa que el clero en otras religiones.

 

El Islam está abierto a todos sin importar la raza, edad, creencias previas o sexo. Es suficiente ser creyente en los principios fundamentales del islam. Esto se realiza atestiguando la unicidad de Dios y la aceptación de Muhammad como profeta de Dios, recitando la shahada (testificación), lo cual debe hacerse sin coacción y sinceramente estando presentes otros musulmanes.

 

1- Sulaimán al-´id (2006) p.72

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message