|      |   

Ciertamente, ninguna religión, ideología o constitución, ha dado a la mujer la dignidad que el Islam le ha otorgado, ni las mujeres han obtenido sus derechos como lo han hecho a través de las enseñanzas del Islam, y eso podemos verlo manifestado tanto en el Sagrado Corán como en las tradiciones del Profeta  Muhammad .

Por otro lado, las mujeres que se complacieron con el Islam como forma de vida le han demostrado su apoyo constante desde sus inicios. Es así  como el mensaje del Islam les otorgó sus derechos y dignidad, y ellas a cambio, se entregaron en cuerpo y alma sometiéndose a la voluntad de Allah.

Umm Sulaim Bintu Milhan es sólo un ejemplo de ese tipo de mujeres que se ganó el título de “muslimah” (mujer entregada a la obediencia a Allah) a través de sus palabras y acciones. Umm Sulaim fue un ejemplo de esposa musulmana, así como madre e incluso destacó como enfermera.

Su historia comienza cuando el Profeta Muhammad  emigró de La Meca a Medina. Tan pronto como Umm Sulaim escuchó hablar del Profeta  y su mensaje, decidió rechazar la adoración de los ídolos y seguir la religión del monoteísmo puro de Allah, Alabado Sea.

Ella era joven, casada sólo unos pocos años antes con Malik ibn An-Nadir a quien amaba profundamente. Por ello, tan pronto como abrazó el Islam,  se esforzó por convencer a su marido para seguir el mismo camino y rechazar la adoración de los ídolos, pero fue en vano.

Ella se vio ante dos únicas alternativas:

  • Mantenerse en la religión de sus antepasados continuando con la adoración de los ídolos para así seguir al lado de su amado esposo.
  • Aferrarse al Islam aun a riesgo de perder su armonía matrimonial y lo que ello conllevaba.

Ella, sin dudarlo, eligió la segunda opción, y su hijo Anas Ibn Malik, que se encontraba en su más tierna infancia,  siguió su ejemplo. Fue entonces cuando su marido la abandonó amenazando no volver a su lado a no ser que ella desistiese del Islam y volviese sobre sus pasos.

Más tarde, Umm Sulaim se enteró de la muerte de su marido que se encontraba en un viaje hacia el Norte, en la región de Sham. La noticia la entristeció mucho porque era muy querido por ella. Pero lo que realmente sintió fue el hecho de que su marido muriera sin haber abrazado el Islam.

Es de admirar la forma en que actuó Umm Sulaim desde el primer momento en que oyó hablar del mensaje del Islam; ciertamente no fue una decisión fácil para ella el hecho de verse enfrentada a su amado esposo y al riesgo de perderlo si continuaba aferrada a su “nueva” fe, pero ella entendió que más allá de una felicidad supeditada, efímera y superficial, existía la felicidad eterna bajo la sombra de la Complacencia de Allah y que para estar al amparo de esa maravillosa sombra, es necesario caminar  y mantenerse firme a través de un vasto desierto bajo un intenso sol de dificultad y sacrificio.

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message