|      |   

 

 

 

 

 

 

 

Esta es una mujer de 50 años que pasaba los días en una mezquita de uno de los mercados desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde realizando la ablución y la oración, además comía lo que podía tomar de la casa de su hijo, mientras este se encontraba trabajando. ¿Saben por qué? Para así no alterar la vida del hijo que siempre escucha lo que su esposa le dice, sacrificando a su madre sin importarle. Debido a esto prefería pasar el tiempo en la mezquita, y así talvez él se daría cuenta por sí mismo.

Les pregunto… por Dios… ¿es que alguna vez hemos escuchado que nuestros antecesores trataran así a sus padres, con tanto desinterés? Lamentablemente somos una nación que tratamos con bondad únicamente a nuestros hijos, pero no hacemos lo mismo con nuestras madres, en estos tiempos en los que la desobediencia y el maltrato se han hecho algo común, recuerden que entre los signos de la ultima hora está mencionado que el hijo no tratara con bondad a su padre y a su madre, prefiriendo a sus amistades y abandonando a su padre y a su madre.

Quien aún tenga la dicha de tener a su madre viva que se postre ante Dios agradeciéndole el favor de seguir viéndola, siendo que vivimos en tiempos en los que un hombre prefiere despreciar a su madre por el único hecho de complacer a su esposa. ¿Olvidas que te trato bien estando pequeño? Te cuidó, te alimentó, se desveló muchas noches para que tú estuvieses tranquilo. ¿Olvidas los abrazos que con tanto amor te brindaba, cada vez que algo te angustiaba? ¿Olvidas acaso las veces que pasó hambre para que tu pudieses alimentarte? Y cuando creciste teniendo ya tu propia familia se alegró por tu felicidad y tus éxitos, al punto de ser lo más grandioso para ella el poder ver a tus niños. Sin embargo te propusiste vivir lejos de ella para la tranquilidad tuya y de tu esposa. ¿Es que esa es la verdadera bondad hacia la madre?

Recuerden que Dios - alabado sea - dijo en el Corán: "Tu Señor ha ordenado que no adoréis a otro aparte de Él y que seáis bondadoso con vuestros padres".

Esto implica claramente que tanto la bondad hacia los padres es tan valiosa y recompensada por Dios, como lo es adorarle únicamente a Él; así como también implica que es tan grave herir a los padres, desobedecerles o tan siquiera decirles ¡uf! como lo es asociar algo a Dios. Dios no ha relacionado nada en el Corán como ha relacionado la adoración sincera y única hacia Él con la bondad hacia los padres.

¿Es que hemos olvidado que nuestros padres son la llave de todo nuestro éxito? El Profeta Muhammad - la paz y las bendiciones de Dios sean con él - dijo: "El paraíso está bajo los pies de la madre".

Que Dios nos perdone por cualquier acción que haya dañado en lo más mínimo a nuestros padres. 

Recuerden hermanos que en la complacencia de los padres, está la complacencia de Dios.

 

 

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message