|      |   

Beneficios del ayuno del mes de Ramadán III

 

3. Compartir las privaciones del pobre y el necesitado.

Narró An Nu‘man Ibn Bashir que el Mensajero de Allah r dijo: “El ejemplo de los creyentes en su amor mutuo, ternura y colaboración es como el cuerpo, que si se aqueja un órgano se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio.” (Bujari y Muslim)

Cuando el ayunante siente dolores a causa del hambre, vive en carne propia lo que sienten los pobres y necesitados, y por lo tanto siente compasión por ellos y los ayuda a mitigar su hambre. No es lo mismo oír hablar de la necesidad que compartirla.

Uno de los salaf fue preguntado: ¿Con que objetivo fue legislado el ayuno?’. Respondió: ‘Para que el rico experimente el sabor del hambre y no se olvide del pobre’.

4. Sentir agradecimiento por todas las gracias y favores de Allah que uno tiene

Al abstenernos de comer y beber, nos damos cuenta de todos los favores y gracias de Allah que experimentamos a diario, y de las que no somos conscientes. El ayuno nos ayuda a despertar esa conciencia.

Súplicas finales

Hermanos y hermanas, pidan paz y bendiciones por el Profeta Mujámmad, tal como Dios lo menciona en el Corán:

“Ciertamente Allah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él”. (Corán 33:56)

¡Oh Allah! Concede bendiciones y paz a nuestro Profeta Mujámmad, a sus familiares, a todos sus discípulos y a quienes sigan su guía de buena manera hasta el Día del Juicio. ¡Oh Allah! Da tu complacencia a todos los discípulos de Tu Mensajero, de quienes fueron destacados Abu Baker, Omar, ‘Uzman y ‘Ali. Complácete también con todos los seguidores de estas nobles personas, quienes siguen su guía hasta el Día del ajuste de cuentas, y con nosotros los presentes, pues Tú eres en verdad el más Clemente.

¡Oh Allah! Enaltece y dignifica al Islam y a los musulmanes, protégenos del mal de nuestros detractores, y líbranos de los problemas del encarecimiento de los productos, la propagación de enfermedades, de la usura y el interés monetario, del adulterio y la fornicación, de los terremotos, de las dificultades y las tribulaciones, y de la perversión y corrupción oculta y evidente.

¡Oh Allah! Perdónanos y perdona a nuestros hermanos creyentes que ya fallecieron, y no hagas que en nuestro corazón se encierre el desprecio y el odio por los que han creído en Ti como se debe. Tú eres el más Bondadoso y Misericordioso.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message