|      |   

El verdadero musulmán que está adherido a las enseñanzas y a los valores de su religión es amable con sus hermanos y es amigable hacia ellos. En esto, él está siguiendo la guía del Islam que estimula las buenas virtudes. 

Allah describe a los creyentes como {Compasivos con los creyentes, severos con los incrédulos...} [5:54]. Esto hace pensar en la apacibilidad, modestia y buenas relaciones con los hermanos en la fe, a un grado infinito de bondad que es muy semejante a la humildad. 

Este mensaje se refuerza con la enseñanza del Profeta (B y P), que estimula a que el musulmán sea amable de un modo que agregará belleza a su vida. Esto se ve en el siguiente Ĥadîz

"La bondad aumenta la belleza de los actos, y su ausencia los deforma".[1]

El musulmán encuentra en la Sîrah del Profeta un carácter lleno de bondad, apacibilidad, honor y buenos modales. Él nunca empleó un lenguaje obsceno, no maldecía ni insultaba a un musulmán. Anas (R), su sirviente y compañero constante, describe su carácter noble de la siguiente manera: 

El Profeta (B y P) nunca usó un lenguaje obsceno, ni profirió maldiciones e insultos. Si él quería reprender a alguien decía: ¿Qué le ocurre? ¡Qué sus prosternaciones aumenten![2][3].

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message