|      |   

La historia de los jóvenes de la caverna

 

 

Todas las alabanzas pertenecen a Allah, lo glorificamos y nos encomendamos en Él. Nos refugiamos en Allah del mal que hay en nuestro ego y del que puedan generar nuestras malas acciones. A Quien Allah guía, nadie lo podrá desviar, pero a quien Él desvíe, nadie lo podrá guiar. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados. Atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero. ¡Oh Allah! Bendice a Mujámmad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos y hermanas en el Islam! Tengamos temor de Allah, pues la piedad es la mejor provisión y el camino más recto que todos debemos seguir. Allah dice en el Sagrado Corán:

“¡Oh, creyentes! Teman a Allah como es debido y no mueran sino musulmanes sometidos a Él.” (Corán 3:102)

“¡Oh, seres humanos! Tengan temor de su Señor, Quien los ha creado de un solo ser, del que creó a su cónyuge e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Tengan temor de Dios, en Cuyo nombre se reclaman sus derechos, y respeten los lazos familiares. Dios los observa.” (Corán 4:1)

“¡Oh, creyentes! Tengan temor de Dios y hablen solo con la verdad. [Si lo hacen,] Él hará virtuosas sus obras y perdonará sus pecados. Quien obedece a Dios y a Su Mensajero obtendrá un triunfo grandioso.” (Corán 33:70-71)

Alabado sea Dios fuente de toda sabiduría y justicia que nos ha dado intelecto para que comprendamos y no nos ha dejado abandonados a nuestra suerte.

El Corán, último libro de la revelación, posee las respuestas a todos los interrogantes que inquietan al ser humano, lo que demuestra el poder de Dios y Su designio divino para con nosotros. Además cuenta historias ejemplares de los Profetas anteriores, como también el inicio de la Creación y el origen del ser humano.

A pesar de ser un texto de algo más de mil cuatrocientos años de antigüedad, resulta actualmente vigente. Los temas que desarrolla no han perdido actualidad ni importancia, y su lenguaje es perfectamente comprensible.

Hoy hablaremos sobre una Sura del Sagrado Corán, y reflexionaremos inshallah sobre sus significados. Es la Sura número 18 del Sagrado Corán, llamada “Surat Al-Kahf” o la Sura de la Caverna.

Sobre sus virtudes encontramos los siguientes hadices del Profeta Mujámmad r:

1 - Registró At-Tabarani, en “Al Ausat”, Al Hakim (y lo verificó), Ibn Mardaueih, Al Baihaqi y Ad-Diá; de Abu Saíd Al Judri, que dijo: dijo el Mensajero de Allah: “Quien recite la Surat de la Caverna (#18) será luz para él desde su hogar hasta La Meca, y quien recite las últimas aleyas, y luego apareciese el anticristo no lo perjudicará”.

2 - Registró Al Hakem y lo confirmó, en el hadiz de Abu Saíd, que el Profeta  dijo: “Quien recite la Surat de la Caverna (#18) el día viernes irradiará luz entre un viernes y el otro”.

3 – Narraron Ahmad, Abu Dawud, At-Tirmidi, An-Nasái y otros, de Abu Dardá, que el Profeta  dijo: “Quien memorice las diez primeras aleyas de la Surat de la Caverna (#18) será preservado de la sedición del Falso Mesías (Ad-Dayyal)”.

4 - Y en un registro de Ahmad, Muslim, An-Nasái, Ibn Hibbán; de Abu Dardá, que dijo: dijo el Mensajero de Allah  “Quien recite las diez últimas aleyas de la Surat de la Caverna (#18) será protegido de la sedición del Mesías impostor”.

Esta Sura habla sobre la historia de una ciudad que adoraba a los ídolos, se habían desviado del camino recto del monoteísmo, que marca que la adoración se debe solo a Allah. Allah no les había enseñado que adoraran a esos ídolos. Todos los poderes y fuerzas pertenecen a Allah. Pero este pueblo les imponía a todos sus integrantes la adoración obligatoria de estos ídolos, forzándolos a entregar ofrendas y hacer sacrificios en su nombre. Es este contexto, apareció un grupo de jóvenes, inteligentes, que usaban su pensamiento, y se negaron a que les impusieran prosternarse ante otro que el Creador del Universo. Jóvenes, puros de corazón, que creyeron en Allah, quien les aumentó su fe, y los guió por los caminos de la paz del espíritu.

Comienza Allah esta historia diciéndonos:

¿No te has puesto a pensar que la historia de los jóvenes de la caverna y la inscripción [de sus nombres] fueron uno de Nuestros signos más milagrosos?

Recuerda cuando los jóvenes se refugiaron en la caverna y dijeron: ¡Señor nuestro! Concédenos Tu misericordia protegiéndonos y haz que nuestra conducta sea recta.

Estos jóvenes no eran profetas ni mensajeros. Eran personas que usando su intelecto llegaron a la fe en el único creador, y le demostraron con la lógica que este mundo solo puede tener un creador, sustentador, todopoderoso, y que sólo Él merece ser adorado. Pero su pueblo los persiguió, y para proteger su monoteísmo y escapar de la imposición y la tiranía de su pueblo tuvieron que emigrar, para poder vivir en un lugar donde pudieran vivir acorde a los principios del Tawhid, así fue como salieron de su pueblo, abandonando todas las comodidades de este mundo, y en el camino ingresaron en una cueva.

Y les hicimos que se durmiesen en la caverna por muchos años.

Luego les hicimos despertar para distinguir cuál de los dos grupos [creyentes e incrédulos] calculaba mejor el tiempo que habían permanecido allí.

Nosotros te relatamos su verdadera historia: Eran jóvenes que creían en su Señor y por ello les incrementamos su fe,

Fortalecimos sus corazones cuando se reunieron [antes de dejar sus hogares y su gente] y dijeron: “Nuestro Señor es el Señor de los cielos y de la tierra. No invocaremos nada fuera de Él, porque ello sería una desviación.

Nuestro pueblo ha tomado fuera de Él falsas deidades. ¿Por qué no presentan un fundamento evidente para ello? ¿Acaso hay alguien más injusto que quien inventa mentiras sobre Allah?”.

[Dijo uno de ellos:] “Si se apartan de ellos y reniegan de cuanto adoran en vez de Allah, busquen refugio en la caverna que vuestro Señor los cubrirá con Su misericordia y los secundará”.

Así fue como los jóvenes se recostaron en la caverna, y su perro se sentó en la entrada, vigilante, y al dormirse, sucedió uno de los milagros de Allah, para proteger a estos jóvenes y hacer de ellos un ejemplo para las generaciones que vinieran. Durmieron durante 309 años.

Digo estas palabras, y pido perdón a Allah por todos nosotros, pidan ustedes también perdón a Allah.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message