|      |   

¡Hijo mío, sube al arca!

 

Todas las alabanzas son para Allah. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados. Atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero.

Ciertamente las mejores palabras son el Libro de Allah, la mejor guía es la guía de Mujámmad y los peores asuntos son las innovaciones. Todo invento en la religión es una innovación, y toda innovación es perdición y toda perdición lleva al Fuego.

Noé era un padre, y como todo padre sentía pesar por su hijo, y quizá como muchos musulmanes en la actualidad piensan que por el hecho de ser creyente, tenía garantizado que sus hijos también lo serían… pero no es así, si el hijo de un profeta de Allah descreyó, ¿qué te garantiza a ti que tu hijo será creyente? Nada, solo puedes ayudar a construir el arca en tu comunidad, para que tu hijo tenga un ambiente islámico para crecer y formarse allí.

Miremos la fe de Noé, pero al mismo tiempo su dolor por la incredulidad de su hijo. Estaba desbastado como padre, porque había pensado que su hijo se salvaría.

“Noé invocó a su Señor diciendo: ‘¡Oh, Señor mío! Por cierto que mi hijo era parte de mi familia [y pensé que no sería destruido]; Tu promesa es verdadera, y Tú eres el mejor de los jueces’. Dijo Allah a Noé: ‘¡Oh, Noé! En verdad él no era de [los que se salvarían de] tu familia, pues obró en forma impía [e incrédula]’. (Corán 11:45-46)

Allah concluye esta historia diciéndonos que las reveló para consolar nuestros corazones, darnos enseñanzas y ejemplos, y un mensaje esencial: Creer, ser paciente y perseverante en la fe, obrar rectamente, porque quien se aparte de este camino tendrá un disfrute corto y transitorio, pero terminará sufriendo un doloroso castigo en este mundo y el otro. Dice Allah:

“Éstas son historias que no conocías, y te las revelamos; ni tú ni tu pueblo las sabían. Ten paciencia, que en verdad el éxito [en esta vida y la otra] es para los piadosos”. (Corán 11:49)

Hermanos y hermanas en el islam pidan paz y bendiciones por el Profeta Mujámmad, tal como Dios nos enseña en el Corán:

“Ciertamente Allah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él”. [Corán 33:56)

¡Oh Allah! Me refugio en Ti de desviarme o ser desviado, de equivocarme o de que me precipite en el error, de oprimir y ser oprimido, de ser ignorante o que sean ignorantes conmigo.

¡Oh Allah! Tú eres el Soberano, no existe dios excepto Tú. Tú eres mi Señor y yo soy tu siervo. He sido injusto con mi alma, reconozco mis pecados, perdona todas mis culpas, y mis faltas porque nadie perdona los pecados sino Tú. Guíame hacia los mejores modales, no guía a ellos sino Tú. Aleja de mí las malas obras, no las aleja sino Tú.

¡Oh Allah! Perdóname tanto los pecados que cometí como lo que dejé de hacer, y aquellos que haya cometido en secreto y públicamente, y lo que haya malgastado, como también de aquellas cosas que Tú bien sabes de mí.

Súplicas finales

Hermanos y hermanas, pidan paz y bendiciones por el Profeta Mujámmad, tal como Dios lo menciona en el Corán:

“Ciertamente Allah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él”. (Corán 33:56)

¡Oh Allah! Concede bendiciones y paz a nuestro Profeta Mujámmad, a sus familiares, a todos sus discípulos y a quienes sigan su guía de buena manera hasta el Día del Juicio. ¡Oh Allah! Da tu complacencia a todos los discípulos de Tu Mensajero, de quienes fueron destacados Abu Baker, Omar, ‘Uzman y ‘Ali. Complácete también con todos los seguidores de estas nobles personas, quienes siguen su guía hasta el Día del ajuste de cuentas, y con nosotros los presentes, pues Tú eres en verdad el más Clemente.

¡Oh Allah! Enaltece y dignifica al Islam y a los musulmanes, protégenos del mal de nuestros detractores, y líbranos de los problemas del encarecimiento de los productos, la propagación de enfermedades, de la usura y el interés monetario, del adulterio y la fornicación, de los terremotos, de las dificultades y las tribulaciones, y de la perversión y corrupción oculta y evidente.

¡Oh Allah! Perdónanos y perdona a nuestros hermanos creyentes que ya fallecieron, y no hagas que en nuestro corazón se encierre el desprecio y el odio por los que han creído en Ti como se debe. Tú eres el más Bondadoso y Misericordioso.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message