|      |   

 Hace 16 años, cuando Rubén Rojas acababa de cumplir 24 años, profesaba la religión católica y asistía a misa cada domingo. Un día acompañó a su hermano a una mezquita en la calle Musset, en Polanco. Su encuentro con el islam fue casual, pero dos semanas después lo abrazó como su religión. Ahora se hace llamar Hamza Rojas y es un mexicano converso que dice vivir feliz con eso. En entrevista, recuerda que en aquel primer contacto con la religión del profeta Mohamed se encontró con un reducido grupo de mexicanos y extranjeros: “Me llamó la atención la integración de las culturas y razas de diferentes estratos sociales”. Dice que “fue un shock emocional” escuchar rezar en árabe. Siguió asistiendo y a la segunda semana hizo su conversión.

Decidió llevar el nombre de Hamza porque en esa ocasión estaban leyendo sobre él: era el tío del profeta Mohamad y quien tuvo un papel muy importante dentro de los primeros musulmanes conversos: “Hamza me enganchó”. Sin embargo, dice que jamás ha dejado de ser mexicano.

“Yo le voy a México cuando juega (la Selección) en los mundiales, en la Copa América, la Copa de Oro”. Comenta que los musulmanes “amamos a la gente de bien, a la gente que no es hostil con el islam, a nuestras familias aunque sean de otras dominaciones religiosas, aunque tengan otras creencias religiosas, nosotros los respetamos, nos toleramos, nos amamos por los lazos de parentescos (…) El musulmán es siempre tolerante, el buen musulmán es amigo, es buen vecino, es el que aporta a la comunidad”. Empero, admite que hay una gran barrera del lenguaje, y lo grave es que “hay una idea errada de asociar al musulmán con el terrorismo”; agrega que es un estereotipo contra el cual tienen que luchar todos los días.

Entonces, se le cuestiona cómo pueden vivir con eso. Explica: “Nosotros no podemos permitir que la gente que hace terrorismo nos gane la guerra del lenguaje, porque los terroristas ni son Estado, ni son islámicos (…) Nos han estado ganando la guerra del lenguaje, cuando nosotros (los musulmanes) no andamos buscando más que vivir una vida tranquila”. Y agrega: “Nosotros tenemos que lidiar siempre explicando a la gente, tratando de excusarnos de algo que no hemos hecho, porque usted va a una comida con no musulmanes y tiene que explicar que no es terrorista”.

Además, refiere que en alguna parte de sus escritos sagrados se menciona con claridad: “Quien salva la vida de una persona es equivalente a salvar a la humanidad entera y quien le quita la vida a una persona es como si matara a la humanidad entera”.

 INTEGRADO A LA SOCIEDAD

 Hamza Rojas asegura que él como el resto de las comunidades musulmanas en el país está completamente integradas a la sociedad mexicana. “Yo me desenvuelvo como cualquier persona lo haría y me siento completamente integrado a la sociedad mexicana”.

Al preguntarle a Hamza Rojas qué fue lo que le se le hizo atractivo en el Islam como para decidir dejar su religión, respondió que fue su claridad. “Ahora me quedan claros los conceptos que antes me eran difusos, vagos. En el islam se le enseña a uno a adorar a Dios sin asociar absolutamente nada; el catolicismo está lleno de iconos, de santos, de imágenes, de preceptos y conceptos que lo llevan a la idolatría”. Se le recuerda que una de las oraciones principales del catolicismo, el Credo, dice que hay un solo Dios todo poderoso, a lo que contesta que si alguien le pregunta a una familia católica su visión de Dios, todos tienen una distinta entre sí. Entonces se le inquiere que si el problema fue la debilidad de la Iglesia católica para difundir con claridad sus conceptos, a lo que refiere tajantemente que nunca le ha pasado por la cabeza regresar al catolicismo.

Nosotros tenemos que lidiar siempre explicando a la gente, tratando de excusarnos de algo que no hemos hecho”.

Hamza Rojas • Es hermano de Isa Rojas, quien es el fundador del Centro Al Hikmah ubicado en San Juan de Aragón en la Gustavo A. Madero, Ciudad de México, y quien es licenciado en Jurisprudencia Islámica.

Por Diego Badillo diego.badillo@eleconomista.mx

Fuente el Economista

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message