|      |   

Bait Al-Mal en tiempos del Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él).

Los musulmanes comenzaron a formar Bait Al-Mal desde los tiempos del Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él). Él (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), solía nombrar a los gobernantes y comandantes de las diferentes regiones. Cada comandante era responsable de recaudar el Zakah, la Yiziah y los quintos del botín y Jaray. A veces, el Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) solía nombrar a alguien responsable sólo de los asuntos financieros para cobrar el dinero adeudado al Éstado, incluyendo Jaray, Yiziah, diezmos (el Zakat sobre las tierras, las propiedades y las frutas) y la caridad, y pagarlo a Bait Al Mal. Del mismo modo hizo con Muadh ibn Yabal, que Allah esté complacido con él, cuando lo envió a Yemen a recaudar el dinero del Zakah de sus oficiales y con Abu Ubaidah ibn Al Yarrah, que Allah esté complacido con él, cuando lo envió a Bahréin a recaudar la Yiziah… [Abu Ubaid: Al Amual (Él Dinero), p. 41]

La creación de Bait Al-Mal desde el gobierno del Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), es una evidencia clara de la precisión del sistema financiero islámico desde esta época temprana. Por lo tanto, es natural que Bait Al-Mal se desarrolle de acuerdo a las diferentes épocas.

 

Bait Al Mal durante la época de Omar ibn Al-Jattab.

Durante la época de los Califas Bien Guiados, que Allah esté complacido con todos ellos, fueron muchos los países conquistados. Én el gobierno de Omar ibn Al Jattab, que Allah esté complacido con él, el Levante, Irak, Égipto, la Península Árabe, Jabal, Armenia, Rey, Azerbaiyán y Asfahan fueron conquistados. Én el gobierno de Uzman, Karman, Seyestan, Naisabur, Persia, Tabaristán, Hira, el resto de Jorasán y Afriquia (Túnez) fueron conquistados. Por lo tanto, era natural que fluyera mucho dinero hacia la sede central del califato islámico en Medina. [Ver: Al Qalkashani, Subh Al A’sha, 3/285]

La gran cantidad de dinero llevó a Omar ibn Al Jattab, que Allah esté complacido con él, a llorar un día cuando vio tantos botines de guerra llegando a Medina llenos de oro, plata, piedras preciosas, millones de dirhams y dinares, esclavos y ropas. Éntonces, Omar ibn Al Jattab emitió órdenes para fundar un sistema para una Diwan (oficina pública) de Bait Al-Mal, definiendo salarios para las masas y los soldados, como dijimos en el capítulo anterior. [At-Tabari: Tarij Al Umam Wal Muluk (Historia de Naciones y Reyes), 2/519]

La política de Omar ibn Al Jattab descansó en la distribución del dinero a los necesitados en lugar de guardarlo en Bait Al-Mal. Ibn Al Yawzi dijo:

“Omar solía ordenar que vaciaran Bait Al-Mal de dinero una vez al año” [Ibn Al Yawzi: Manaquib Amir Al Muminin Omar ibn Al Jattab (Los Atributos del Líder de los Creyentes Omar ibn Al Jattab), p. 79.], lo que significa que él solía sacar todo el dinero y distribuirlo entre los necesitados una vez al año. No hay duda de que esta es una de las grandes acciones de la civilización islámica, ya que los califas musulmanes en los primeros tiempos solían dar a las masas sus derechos asignados a ellos por el Éstado en un momento determinado. Éste es un tipo de solidaridad social y un plan sistemático entre el gobernante y los gobernados.

 

Bait Al-Mal durante la época de Ali ibn Abu Talib.

El Comandante de los Creyentes Ali ibn Abu Talib, que Allah esté complacido con él, solía “distribuir todo el dinero de Bait Al Mal cada viernes” [Abul ‘Abbas An-Nasiri: Al Istiksa’,1/112], temiendo la tentación del dinero sobre el gobernante y los gobernados. Se ha narrado que una vez entró a Bait Al-Mal y encontró oro y plata, y dijo:

“Sé lo más brillante que quieras (¡oh, oro!) y sé lo más plateada que quieras (¡oh, plata!), pero tienten a alguien más, no los necesito”. [Ibn Al Wardi: Tarij ibn Al Wardi, 1/157]

Más destacable es, que los Califas, que Allah esté complacido con todos ellos, solían separar las administraciones políticas y financieras para eliminar las confusiones, evitar problemas y como separación entre las diferentes autoridades. Omar ibn Al Jattab nombró a Ammar ibn Yaser como gobernador de Kufa y envió a Abdullah ibn Masud con él para que fuera el oficial de Bait Al-Mal y lo consideró como “maestro y visir”. [Ibn Saad: At-Tabaqat Al Kubra, 3/255]

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message