|      |   

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas son algunas experiencias de  hermanos y hermanas referente a su primer ayuno en Ramadán.

Que Allah Glorificado y Ensalzado sea acepte nuestro ayuno y el vuestro y bendiga nuestras obras y las vuestras, amin.

¿Cómo fue tu primer Ramadán? ¿qué consejo darías a tus hermanos/as para sacar el mayor beneficio de este bendito mes?

 

Hamida bent Ahmad (Barcelona, España):

 

Me acuerdo que desde pequeña, teniendo 11 o 12 años ayunaba algun día estando en el colegio, sobretodo ayunaba los fines de semana.También asistía a veces con el hiyab, y me acuerdo que mi tutora me preguntaba mucho sobre mi forma de vestir (llevando hiyab).

Me decía: no puedes quedarte sin comer todo el dia teniendo 11 años,

porque los niños tienen que comer y alimentarse para ser fuertes, hacer actividades y los deberes. Yo todo eso lo hacía igualmente y mejor todavía, y se quedaban sorprendidos. No le negaba, pero yo me sentía bien y contenta, con la conciencia tranquila.

Me preguntaba a veces que si llegaría a ponerme el hiyab para siempre y yo le decía que no lo sabía, lo único que sabía era que me gustaba ayunar y lo hacía frequentemente y además que me sentía muy bien y contenta haciéndolo. Actualmente me dicen: no te entiendo Hamida, es de «locos», tanto sacrificio... Pero para mi estos argumentos no son válidos y mucho menos de gente no musulmana que no sabe nada del Islam, incluso de gente no creyente que no se imagina el significado que tiene hacer algo por Dios. Así que recomiendo que no se haga caso a esos comentarios y ayunad normal sin alarmarros, os sorprenderéis vosotros mismos y los que os envueltan también.

Al año siguiente, me puse el hiyab al entrar al instituto, despues de dos meses, a finales de Ramadán que si no me falla la memoria era por entonces en Noviembre. Empecé a ayunar ya más días hasta llegar al mes. También coincidió  que empecé a buscar e informarme del Islam, nacemos sin saber, a pesar de venir de familia musulmana. Quería saber más de las cosas que me decían mis padres, y saber porqué, el qué, y muchas preguntas más sobre el Islam.

Tenía entonces 13 o 14 años, y me acuerdo que llegué a preguntar en un foro de musulmanas que era una «fatwa» y mucho más. Conocí a hermanas que me enviaban emails y me enseñaban.

 Me sabía las cosas básicas de Islam, los pilares, y suras... pero era «nueva» de alguna manera. Llevaba entonces el hiyab y tenía que tener las ideas claras, porqué si no me informaba me podrían dejar fatal en clase, o en la calle o en cualquier sitio diciendo algo del velo o de algun tema del Islam. Así que me puse manos a la obra para sentirme segura delante de los que no eran musulmanes, y así aprender mi religión.

Mi primer ayuno, no recuerdo cuando fue, pero fue muy muy cansado, y obviamente quien no está preparado o es su primera vez sentirá eso y mucho más, pero ya a los siguientes días (tercer día o cuarto) se hace muy facil, y ya en la segunda semana ¡¡ni se nota!! Digo ni se nota, porque muchas veces estando consciente hablaba de comida, hacía muchas cosas, incluso esfuerzo, deporte... y no pasaba nada.

El aliento de un ayunante para Dios huele a amizcle. Es cuestión de mentalizarse, y ya lo demás (preocupaciones, hambre, cansancio...) dejarlo a Allah, porque sinceramente los primeros días son  difíciles, sobretodo para los nuevos hermanos/as, pero a pocos días ni se nota y en la segunda semana ya no os digo el último día se siente una gran alegría... que no se puede compensar!! Y te dices: qué rápido ha pasado... SubhanaLlah.

No acabas «muerto» ni nada, al contrario con muchas más energias y muchas más fuerzas para seguir ayunando los 6 días de Shawwal seguidos... y más.

Dicho esto, deseo a todos/as que tengáis un feliz Ramadán lleno de bendiciones. Este mes es especial y muy diferente a los demás, ¡en este més shaitan está encarcelado! ¡Así que insha’alah vamos a aprovechar hasta el último minuto!

Se apreciará el cambio el día del Aid, se apreciará el esfuerzo y la responsabilidad cuando se finalice el salat y todos nos saludemos tan alegres mientras los ángeles escriben nuestros nombres.

Salam alaikum wa rahmatu alah wa barakatuh

 

Umm Yusuf (México, D.F.):

 

Como conversa al Islam mi primer Ramadán fue muy hermoso y significativo al saber que todos mis hermanos y hermanas en Fe sin importar donde se ubicaran, se encontraban junto conmigo realizando el ayuno de este mes e intentando ganarnos las bendiciones de Allah-subhanu ua taala-. Para quienes no vivimos en un país

musulmán la dinámica social y familiar no paran, por lo que les recomiendo, pedirle a Allah –swt-que les facilite el ayuno y después, que sean ustedes quienes abiertamente expliquen a sus familiares y colegas que están en ayuno, en qué consiste y por cuánto tiempo se lleva a cabo, así se evitarán insha Allah situaciones incómodas; pudiendo invitar a nuestros familiares a cambiar el desayuno o comida dominical por una rica cena.

A veces las situaciones se tornan complejas cuando intentamos justificar nuestras acciones a cuando sólo explicamos por qué y cómo lo hacemos. Ramadán Mubarak .

 

Jihad (Puerto La Cruz, Venezuela):

 

Mi primer mes de Ramadán será inolvidable ya que fue en ese mismo mes que hice mi shahada. Fue como un curso intensivo, una verdadera escuela donde para seguir el ritmo de las cinco oraciones, los tarawih, y para familiarizarme con la cantidad de actividades que se realizan este mes, tuve que acelerar mi aprendizaje. Realmente fue una experiencia única y que me sirvió de mucha ayuda para el resto de mi vida.

Lo que le recomiendo a mis hermano/as para este mes es que se organicen muy bien en todos los sentidos para que el mes les sirva de mucho provecho, ya que últimamente el tiempo se va muy rápido. Haced un plan de lectura para que lean completamente el sagrado Corán.

Debemos sacar más  tiempo para compartir, retirarnos hacia las mezquitas, estar en comunidad, eso se ha perdido muchísimo, este mes es el mejor momento para volver a elevar nuestra fe. Y por supuesto, cuiden su salud e intenten comer sanamente. Que Allah Subhana wa ta’ala os bendiga.

 

Sarah Amal (Granada, España):

 

Al principio me parecía difícil poder cumplir con el ayuno, hasta que comenzó Ramadán y lo viví en carne propia. Estar sin comer en otras circunstancias me parecía impensable, pero al tomar conciencia del motivo por el cual ayunaba me hacía sentir realmente bien, con muchas fuerzas y con una gran paz interior. No se trata solamente de no comer o beber, es la toma de conciencia, el cuidar tus palabras, tus acciones, tus pensamientos... Y en los momentos en que shaitán quiere hacernos caer, con el simple hecho de refugiarnos en Allah es suficiente, desaparece el hambre y la sed. Y cuando llega el momento de romper el ayuno te invade una sensación indescriptible y das gracias a Allah por la gran experiencia que has vivido ese día. ¡Es un bendito regalo que nos hace, alhamdulillah!

 

Ummu Akram (Granada, España):

 

Mi primer Ramadán lo hice antes de regresar al islam pero para mi fue un mes muy especial, me dio la paz interior que estaba buscando . Fue una experiencia única y cada Ramadán es especial, tiene una esencia que no se puede explicar con palabras. Mi consejo a todos los hermanos y hermanas es que durante este mes bendito se cuiden de su lengua y de sus ojos con la gente, hacer mucho dua,leer Corán y que su intención sea verdadera.

 

Erika (Valencia, Espana):

 

Estaba muy nerviosa por que era mi primera vez, ¡no sabía muy bien como empezar a preparar todo! ¡no paraba quieta ni un segundo! salía para hacer la compra muchas veces al día por que me olvidaba de comprar zanahorias o cebollas o judias etc...

Al empezar Ramadán, al paso de los primeros días me sentía muy cansada y sin ganas de nada....pero aguantaba de la mejor manera posible, leía el Corán y lo escuchaba.

Cuando ya pasaron esos días, empece a sentir una paz, una tranquilidad, una fuerza que no sabía ni como explicarle a mi marido, me sentía feliz de saber queiba por buen camino.

Mi marido me comentó que al ser la primera vez que hacía Ramadán, los primeros días se harían más duros....pero ¡ alhamdulillah pude terminar Ramadán muy feliz, satisfecha y con muchas ganas de que llegase ya el sieguiente !

Es algo que se siente en el interior de cada uno, es algo que no se puede explicar con palabras, es algo tan grande lo que se siente haciendo Ramadán, que me faltarían páginas y páginas para poderlo expresar.

Mi consejo es que lo toméis con muchas ganas y con mucha tranquilidad, deciros tambien que hacer Ramadán al lado de vuestros familiares musulmanes, es mucho mejor y mucho más relajante.¡os sentiréis muy fuertes!

 

Halima Ibnat el Islam Gónzalez Gutierrez (Madrid, España):

 

Fue bastante emocionante, porque todo era nuevo para mi; también complicado porque por aquel entonces trabajaba como asistenta, cocinera y cuidadora de niños y la mujer para la que trabajaba no sabía todavía que me había convertido al Islam.

Lo recuerdo con mucho cariño como es normal.

 

Nadia Badaoui Ben Salah (Bruselas, Bélgica):

 

Yo la verdad es que este Ramadán será el primero que haré consciente de lo que hago, y con el Imán bien alto gracias a Allah. Antes ayunaba, porque era lo que mis padres me decían. Ahora he conocido mi religión por mí misma, y voy a hacerlo lo mejor posible. El año que viene podré aconsejaros algo.. Ahora necesito yo consejos (risa)..

Fuente: revista Luz del Islam

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message