|      |   

 

Ali Ben Abi Talib, emir de los creyentes y un judío apelaron al Qadí (juez) Shuraih Ben Al Harit al-kindi, que dijo:

 

”Cuando se dirigió, Ali -Dios esté satisfecho de él- a encontrarse con el grupo de Mu‟awiyah, -Dios esté satisfecho de él- perdió su escudo, cuando volvió lo encontró en manos de un judío que lo estaba vendiendo en el mercado de Kufa”

 

Ali dijo:

 

”Oh judío, el escudo es mío, no lo he regalado ni vendido.”

 

El judío respondió:

 

“El escudo es mío y la sostengo con mis manos”.

 

Ali dijo:

 

“Qué juzgue el juez.”

 

Shuraih dijo:

 

“Vinieron y Ali se sentó a mi lado y el judío delante de mí, y Ali dijo:

 

“Este escudo es mío, no lo he regalado ni vendido.”

 

Shuraih dijo al judío:

 

“Y tú qué dices”.

 

El judío respondió:

 

“El escudo es mío y está en mi mano”.

 

Shuraih dijo a Ali:

 

“Oh Príncipe de los creyentes, ¿tienes alguna evidencia o testigos?.”

 

Ali replicó:

 

“Sí, mi hijo Al-Hassan y Qanbar atestiguarán que el escudo es mío”.

 

Shuraih le dijo a Ali:

 

“El testimonio del hijo a favor del padre no es válido”.

 

Ali respondió:

 

“¡Loado sea Dios! Un hombre habitante del Paraíso no se admite su testimonio, le oí al Profeta decir: “

 

‟Al Hasan y Al-Husein serán los señores de los jóvenes del Paraíso.”

 

(Hadiz sahih transmitido por Tirmidhi 5/656)

 

Entonces el judío dijo:

 

“El emir de los creyentes apela a su juez, y su juez sentencia a favor mío, pues ciertamente testimonio que esta religión es verdadera, y testimonio que no hay más divinidad que Dios, y Muhammad es su profeta; el escudo es tuyo, ¡oh Príncipe de los creyentes, se te cayó por la noche y yo lo agarré.”

 

Ajbar Al Qudat “Noticias de los jueces”: 2/200

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message