|      |   

 

 

 

 

 

 

 

El difundir rumores falsos que pueden estar dirigidos o enfocados a una persona o a una familia o grupo social o nación, muchas veces estos rumores pueden ser absolutamente falsos o exagerados, haciendo de algo pequeño algo mucho más grande o haciendo parecer un incidente inútil en algo importante y trascendental, estos rumores  causan problemas, daños y pesadumbre no solo a la victima de ellos, ya sea su familia también y sobre todo a la sociedad musulmana en general.

  

Lamentablemente hoy en día, apenas se puede encontrar alguna sociedad libre de esos falsos rumores, que son llevados y difundidos por un cierto número de personas que malgastan su tiempo, incluso estos mismos rumores llegan a ser perjudiciales para ellos mismos de la misma forma que lo son para otras personas, incluso estos falsos rumores son perjudiciales para las personas que quieren con mala saña difundirlos a toda costa. Utilizando este método de difusión falso como un arma para lograr   sus objetivos y luchar contra sus adversarios.  

   

Los rumores falsos están absolutamente prohibidos y desacreditados en el Islam, así como  sus difusores  son también considerados pecadores y demonios, además de ser vistas como personas  que no son ni loables ni dignas de crédito. Decir mentiras está prohibido, todos los eruditos islámicos han concluido que no hay controversia en su prohibición. Es más bien un gran pecado y el peor tipo de corrupción. Los rumores falsos son sicarios  ridículos que se extienden en una sociedad encomendados a destruir sus fundamento y destruir  los pilares de su seguridad y dignidad. Además, sobre todo los lazos de confianza entre sus miembros. No tiene cabida, especialmente para aquellos y aquellas que se comprometieron con la práctica del Islam. Es una raíz de la hipocresía fundamento de ella  y su símbolo.

              

Cuando la mentira se extiende entre la gente y se difunde en la sociedad, su daño por consecuencia se agravará, su peligro agrandara  y mucha mas gente perecerá a través de ella. Por ello el castigo de la persona que se dedica a esparcir mentiras es severo y duro ya que su efecto  no es perecedero  y genera una gran pérdida.

  

Entre las pruebas de esto está lo que fue narrado por el Profeta (la paz sea con él) con respecto a lo que vio en un largo sueño: ¡Exaltado sea Allah! ¿Quiénes son estas dos personas? dijeron, '¡Prosigue!' Así que proseguimos y llegamos a un hombre acostado sobre su espalda y un ángel que estaba sobre su cabeza con un gancho de hierro, y he aquí, el ángel ponía el gancho en un lado de la boca del hombre y arrancaba ese lado de su cara hacia su espalda (pasando por su cuello) y similarmente rasgaba su nariz de adelante hacia atrás y su ojo de adelante hacia atrás. Luego el ángel se volvió hacia el otro lado del rostro del hombre e hizo lo mismo que había hecho con el primer lado. Apenas completó ese lado cuando el otro lado volvió a su estado normal. Luego volvió a el para repetir lo que había hecho antes. El Profeta dijo al final del hadiz que preguntó por ellos, le fue respondido "En cuanto al hombre que se encontró con los lados de la boca arrancados, y la nariz y los ojos fueron arrancados de adelante hacia atrás, él es el que sale de su casa por la mañana y cuenta mentiras que se extienden y hacen daño a la gente. Así será castigado de esta manera (después de la muerte) hasta el Día de levantamiento "Narrado por Al-Bukhari y Muslim.

  

El Mensajero de Allah (Que las bendiciones y la paz de Allah sean con él),   Dijo: "La verdad es la justicia, y la justicia lleva al Paraíso. Una persona continuará diciendo la verdad hasta que esté escrito a la vista de Allah como quien dice la verdad. La mentira  es maldad y la maldad conduce al infierno. Una persona seguirá contando mentiras hasta que esté escrito como un mentiroso. "Y la mentira no está entre los atributos de un verdadero creyente, pero  está entre los signos obvios del hipócrita.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message