|      |   

 

 

 

 

 

 

 Entre los rumores falsos que hicieron mucho daño a la comunidad musulmana cabe destacar lo sucedido con la Madre de los Creyentes, la Pura y Sincera, Aisha (que Allah Esté Complacido con ella) cuando fue acusada y calumniada por los hipócritas - sin merecerlo - de haber cometido adulterio, llegando a caer en la trampa varios musulmanes al darle credibilidad al rumor, empujados por su apresuramiento y a la debilidad de sus almas, a la hora de dejarse llevar con facilidad y no haberle dado al asunto la gravedad e importancia que se merecía, máxime tratándose del hogar del Mensajero de Allah (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) y su distinguida familia, siendo la consecuencia de todo ello un gran pesar en tan honorable hogar de forma particular, y en la comunidad musulmana de forma general. 

 

Y después de haber sido declarada inocente la Madre de los Creyentes, Aisha (que Allah Esté Complacido con ella) a través del Sagrado Corán en una serie de aleyas que aún se siguen y se seguirán recitando hasta el final de los tiempos,  Allah Nos Evidenció a través de ellas la manera correcta de actuar ante los falsos y tendenciosos rumores, dijo Alabado Sea: 

 

{¿Por qué los creyentes y las creyentes, cuando lo oísteis, no pensaron bien por sí mismos y dijeron: Está bien claro que es una calumnia?} (24:12)

 

Reflexionemos en la parte: {… los creyentes y las creyentes, cuando lo oísteis, no pensaron bien por sí mismos… } es decir, no pensaron bien de sus propios hermanos, y cómo se hace hincapié en {… sí mismos… } a la hora de hablar de sus hermanos musulmanes, indicativo este de la importancia de ponerse en situación del otro antes de apresurarse a juzgarlo injustamente y desear para él lo que se desea para si mismo, pues de lo contrario es caer en lo prohibido y el Islam cierra todas esas puertas protegiendo la dignidad de los musulmanes entre ellos. Acto seguido se habla de la prohibición de difundir rumores y se nos insta a no subestimar dicho acto, dijo Allah, Enaltecido Sea: 

 

{Cuando lo tomabais unos de otros con vuestras lenguas diciendo por vuestra boca algo de lo que no teníais conocimiento y lo considerabais poca cosa cuando ante Allah era grave.} (24:15)

 

El impacto de esta aleya en los corazones de los creyentes y hasta en sus pieles es inmenso pues ¿acaso creen aquellos ignorantes que se apresuran a difundir los rumores extendiendo la corrupción que la suposición sin tener una prueba clara que la sostenga es algo simple? ¡Desde luego que no!, todo lo contrario, es una gran injusticia y un acto muy peligroso. {Cuando lo tomabais unos de otros con vuestras lenguas} es decir, estabais más que dispuestos a aceptar la veracidad de dichos rumores y acto seguido difundirlos sin la menor preocupación y con total determinación, sin antes preguntaros a vosotros mismos sobre la autenticidad de dichos rumores y el gran impacto que pudiesen suponer en la sociedad una vez difundidos, olvidándoos del beneficio común y metiéndoos donde no os corresponde con la consiguiente consecuencia de caer en el pecado y la injusticia. Acto seguido se llama la atención de los creyentes evidenciándoles qué es lo obligatorio y lo más adecuado con sus semejantes, dijo Allah, Alabado Sea: 

 

{¿Por qué cuando lo escuchasteis no dijisteis: no es propio de nosotros hablar de esto? ¡Gloria a Ti! Esto es una enorme calumnia.} (24:16)

 

Y de los rumores más peligrosos que se extienden en tiempos de confusión entre la comunidad musulmana a nivel mundial son aquellos que llevan al miedo y a la intimidación, cuyas consecuencias en la personalidad del musulmán y su forma de pensar y actuar son nefastas hasta el grado de llegar a pensar que se es inferior y que el otro es superior, que no aspiramos sino a la mediocridad y que siempre estaremos por debajo de aquellos que son “superiores” a nosotros llevándonos a la pérdida de nuestra identidad, a desconfiar de nuestras propias capacidades y acabar estando al amparo de aquellos que ante nuestros ojos son poderosos y no nos queda más que someternos a ellos e incluso llegar a sentir satisfacción al humillarnos ante ellos. 

 

Allah Evidenció que este proceder forma parte de los hipócritas quienes aprovechan la confrontación entre los creyentes y los no creyentes para inyectar su veneno y sembrar la discordia. Por ello Advirtió Allah a los creyentes de que no escuchasen dichos rumores y se mantuviesen alerta ante dichas trampas para no caer en ellas, dijo Allah, Alabado Sea: 

 

{Si los hipócritas, los enfermos de corazón y los agitadores de la ciudad no cesan, hemos de incitarte contra ellos y pronto dejarán tu vecindad.} (33:60)

 

Los “agitadores” son aquellos que expanden los falsos rumores o exageran en la información de tal manera que consiguen intimidar a los demás y les hacen sentir miedo pues juegan con la psicología del que oye y da veracidad a sus palabras. Por ello Allah Los Ha Maldecido dondequiera que se encuentren y Les Ha Prometido un castigo humillante por aquello que inventaron y la corrupción que sembraron entre la comunidad musulmana al debilitar sus filas. 

 

Dijo Allah, Alabado Sea, Evidenciando las estrategias de aquellos hipócritas que se sirvieron de la intimidación y el miedo para sembrar el terror entre las filas musulmanas: 

 

{Allah sabe quiénes son, entre vosotros, los que levantan obstáculos y los que dicen a sus hermanos: «¡Venid a nosotros!», pero sin mostrar gran ardor para combatir.} (33:18)

 

Y Dijo, Enaltecido Sea: 

 

{Si os hubieran acompañado a la guerra, no habrían hecho más que aumentar la confusión y habrían sembrado la desconfianza entre vosotros, buscando soliviantaros.} (9:47)

 

Por ello, quedó claro que la presencia de dichos hipócritas entre las filas musulmanas no traía sino confusión y corrupción, además de debilidad y humillación, sedición y desunión, dando como resultado el debilitamiento e incluso abandono de los musulmanes debido a la influencia de tan envenenadas palabras, dijo Allah, Alabado Sea: 

 

{Hay entre vosotros quienes dan oídos a lo que dicen} (9:47)

 

Lo que supuso un gran debilitamiento en los corazones de los creyentes y una gran ayuda por parte de los hipócritas para los enemigos del Islam pues consiguieron con palabras afiladas hacer un daño mayor que el que pudiesen provocar las propias armas. 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message