|      |   

Al igual que sus doctrinas racistas que excluyen al judaísmo de ser nominado como candidato a la forma universal e igualitaria de vida, hacen también eliminar al hinduismo de la misma consideración, precisamente, por la misma razón: el racismo. El hinduismo está construido alrededor de un aparato racista que incorpora un sistema de castas discriminatorio, y que es parte integral de esta religión. El sistema de castas hindú divide a la sociedad en cuatro grupos principales:

 

a.  Los brahmanes: los sabios y la clase sacerdotal.

 

b.  Los Kashattriyas: los militares y la clase dominante.

 

c.   Los Vaisyas: los comerciantes y los agricultores.

 

    d. Los Suddras: la casta más baja cuya única función, sólo es servir a sus superiores.1

 

Y los dalits o intocables que son excluidos debido a que no pertenecen a ninguna de las cuatro agrupaciones originales. Ellos son intocables porque su tacto es un seguro que contaminará a las otras castas. Por lo tanto, deben permanecer a una suficiente distancia de estas. Estos grupos son sólo la cabeza del muy complicado tejido social, de la sociedad hindú, que contiene aproximadamente 2.800 comunidades únicas .2

 

Estas castas son mundos separados unos de otros. Esta es una de las manifestaciones más escandalosas de desigualdad que hasta ahora sigue siendo practicado en cualquier lugar.

 

Uno nace en una casta y muere en esa casta. Es algo, que incluso el actual sistema político de la India rechaza.

 

 

El sistema de castas no es una cosa del pasado, ya que también tiene sus manifestaciones en la política actual del día. Este sistema fue incorporado en las enseñanzas del Hinduismo durante el tiempo de Manu, durante el apogeo de la civilización Brahman. Desde entonces, se ha convertido en una parte integral del sistema socio-religioso hindú. Se ha convertido en más o menos un sistema hereditario, que somete a la mayoría de la población, quien es explotada por la minoría de la clase dominante para mantener su pureza y superioridad.

 

Gustave Le Bon mencionó algunas de las enseñanzas de Manu (Uno de los principales autores de las enseñanzas hindúes, los Vedas), esta ley dio a los brahmanes la distinción, la superioridad y la santidad, que elevó su estado, igual a la de los dioses.

 

"Cualquier persona que ha nacido brahmán es la criatura más noble en la tierra. Él es el monarca de todas las cosas creadas y su deber es defender los Shastras, las enseñanzas hindúes que proporcionan legitimidad a su poder".3

Manu va a conceder más derechos a los brahmanes a expensas de todas las otras personas:

 

"Lo que está en la tierra pertenece al Brahman, pues él es el más alto entre todas las criaturas. Todas las cosas son para él" .4

 

Los shudras no tienen derecho alguno en la sociedad hindú. Ellos son considerados inferiores a los animales.

 

"Un Shudra nunca debe adquirir una propiedad, incluso si tiene la oportunidad, porque al hacerlo le está causando dolor a los brahmanes. Nada puede ser más honorable para un Shudra que servir al Brahman; nada aparte de esto le puede generar cualquier tipo de recompensa. . .

 

Un Shudra que agreda a un hombre de casta superior corre el riesgo de perder la extremidad con la que fue hecho el asalto. . ." 5

 

Y así sigue, incesantemente, indignante:

 

"La expiación por matar a un perro, un gato, una rana, un lagarto, un cuervo, un búho y un Shudra es la misma" .6

 

Este sistema extremadamente discriminatorio no es una cosa del pasado, también tiene sus manifestaciones en la política actual del día. Sería extremadamente difícil de creer, aceptar o aprobar un sistema tan injusto como una forma de vida, por no hablar de un sistema global para la humanidad.

 

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

1.-  Gustave le Bon. Les Civilization de lInde. (La civilización de la India) P. 211.

2.- John Campbell Oman, The Brahmans, Theists and Muslims of India. (Los brah-manes teístas y musulmanes de la india) Delhi, 1973, p. 50, and Dalit Voice, 15:4, p. 20. In Fazlie, 1997, p. 148-9.

3.-  Ibid., P. 211.

4.-  Ibid., P. 211.

5.-  Ibid., P. 211.

6.-  Ibid., P. 212.

 

 

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message