|      |   

El Itikaf

Por: Muhammad ibn Ibrahim Al-Tuwaijri

 

El I‘tikaf consiste en un retiro espiritual específico en la mezquita para la exclusiva adoración de Allah.

El I‘tikaf implica la dedicación del alma a la adoración exclusiva de Allah, el alejamiento de las demás personas y el distanciamiento de todo lo que distrae y aleja de la invocación a Allah.

 

El veredicto legal del I‘tikaf

Es lícito realizar este retiro en cualquier momento, y además es válido aunque no se esté ayunando. Es obligatorio cuando se incluye en una promesa y Sunnah en Ramadán. El mejor I‘tikaf es el que se realiza los últimos diez días de Ramadán. El retiro que se realiza en la Mezquita Sagrada de La Meca, en la Mezquita del Profeta en Medina o en la Mezquita Al-Aqsa de Jerusalén es mejor que el que se hace en el resto de las mezquitas. Si la persona se encuentra en la Mezquita Sagrada de La Meca no es válido que realice el I‘tikaf en otra mezquita de menor grado. En cambio, si no se encuentra cerca de una de las tres mezquitas más importantes, puede hacer el I‘tikaf en la mezquita común más cercana a él o incluso viajar, si quiere, para hacerlo en cualquiera de las tres mezquitas más importantes.

Es requisito para la validez del I‘tikaf que se realice en una mezquita a la cual asista un grupo de la comunidad para cada oración. Es mejor hacer el I‘tikaf cuando se está ayunado. No es válido el I‘tikaf de quien se encuentra en estado de impureza debido una relación sexual, menstruando o atravesando el puerperio. La mujer que padece metrorragia sí puede realizar el I‘tikaf.

La mejor de las mezquitas es la Mezquita Sagrada de La Meca; en ella la oración es recompensado cien mil veces. Le sigue la Mezquita del Profeta en Medina; en ella la oración es recompensado mil veces. Y por último se encuentra la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén; en ella la oración es recompensado doscientos cincuenta veces.

La persona que ha prometido hacer el I‘tikaf o la oración en una de las tres mezquitas más importantes del Islam, debe cumplir su promesa y hacerlo donde lo ha prometido. En cambio, quien no especificó en su promesa una de estas tres mezquitas, puede hacer el I‘tikaf o la oración en la mezquita que desee, incluso en una de las tres más importantes.

 

Cuándo comienza y cuándo termina el I‘tikaf

Quien hace una promesa de hacer el I‘tikaf por un tiempo específico debe ingresar a la mezquita antes que se ponga el sol del día anterior a la fecha prometida, y sólo puede terminar el I‘tikaf y salir definitivamente de la mezquita cuando se haya puesto el sol del último día prometido. Tal es el caso de quien dice, por ejemplo: “¡Prometo hacer una semana de retiro en Ramadán!”

Si el musulmán desea realizar el I‘tikaf las últimas diez noches de Ramadán deberá ingresar a la mezquita antes que se ponga el sol que antecede a la noche vigésima primera del mes, y saldrá de la mezquita después que se haya puesto el sol del último día de Ramadán.

Es Sunnah que la persona que realiza el I‘tikaf se dedique a las distintas formas de adoración, como la recitación del Corán, la invocación a Allah, las plegarias, el arrepentimiento, las oraciones voluntarias y la oración nocturna.

Es lícito que la persona que realiza el I‘tikaf salga de la mezquita para hacer sus necesidades, realizar la ablución, concurrir a la oración del Yumu‘ah en otra mezquita si en la que está no se reza; comer, beber, visitar a un enfermo o asistir al funeral de algún ser querido.

Es lícito que una mujer visite a su esposo durante su retiro y converse con él brevemente. También lo pueden hacer sus familiares y amigos.

El mejor I‘tikaf es el que se realiza los últimos diez días de Ramadán. Es permitido suspender definitiva o momentáneamente el retiro, excepto que se esté cumpliendo una promesa.

El I‘tikaf de los últimos diez días de Ramadán es Sunnah tanto para hombres como para mujeres. ‘Aishah (Allah se complazca de ella) relató:

-          “El Profeta nunca dejó de realizar el I‘tikaf los últimos diez días de Ramadán hasta que Allah se llevó su alma. Luego de su muerte, sus esposas también lo practicaron”. (Al-Bujari y Muslim)

La mujer puede realizar el I‘tikaf si su tutor legal la autoriza, su presencia en la mezquita no llama la atención de los hombres y no se encuentra menstruando o atravesando el puerperio. Ella debe mantenerse apartada de los hombres, en el sector exclusivo para mujeres dentro de la mezquita.

El I‘tikaf se anula por salir de la mezquita sin motivo, tener relaciones sexuales, renegar del Islam o embriagarse; y en el caso exclusivo de la mujer, por comenzar a menstruar.

Es lícito que tanto hombres como mujeres duerman dentro de la mezquita durante el I‘tikaf o en otros momentos.

Si bien Lailah Al-Qadr se busca en las últimas diez noches de Ramadán, se recomienda intensificar la búsqueda en las noches impares. La noche correspondiente al día vigésimo séptimo es la más factible de ser Lailah Al-Qadr. Es Sunnah realizar el I‘tikaf durante las diez últimas noches para tener más posibilidades de acertar esa grandiosa noche.

 

Duración del I‘tikaf

El I‘tikaf es válido y permitido en cualquier época y por el tiempo que se desee. Puede hacerse un día, una noche o varios días.

Omar Ibn Al-Jattab (Allah se complazca de él) relató que le dijo al Profeta :

-          “¡Oh, Mensajero de Allah! Por cierto que durante la época de la ignorancia prometí hacer una noche de I‘tikaf en la Mezquita Sagrada”.

Y él le respondió:

-          “Cumple con tu promesa”. (Al-Bujari y Muslim)

 

Abu Hurairah (Allah se complazca de él) relató:

“El Profeta hacía I‘tikaf durante diez días en cada Ramadán. El año en que falleció, hizo veinte días de I‘tikaf”. (Al-Bujari)

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message