|      |   

Aquel que por su condición de esclavo fue tratado de forma inhumana, aquel que cuando abrazó el Islam fue arrastrado por los suelos de La Meca para hacerle renegar pero se negó… aquel que tumbaban con la espalda desnuda sobre un suelo calentado al intenso sol del mediodía y no conformándose con eso, le colocaban una pesada piedra sobre su pecho para hacerle “recapacitar” en su negativa a abandonar el Islam pero se mantuvo firme y mientras le decían “¡Reniega del Islam!” él decía y repetía “Ahadun, Ahad” (Uno, Único). Allah no abandona a Sus siervos sinceros. Aquel cuyo cuerpo fue arrastrado por los suelos y humillado simplemente porque decía “La Ilaha Illa Allah” fue ennoblecido por el Señor de los Mundos y esa misma voz que desde el cruel sufrimiento no cesó de repetir la Unicidad de Allah, fue la misma voz que Allah Eligió para elevarla ante la humanidad y eternizó su recuerdo, pues cada vez que el adhan es llevado a cabo, supone un merecido homenaje a nuestro amado Bilal, que Allah Esté Complacido con él.

Escucha, siente y trasládate en el espacio y el tiempo:

 

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message