|      |   

Allah con la oración del musulmán redime los pecados, tranquiliza y fortifica la conciencia y el espíritu.

Se transmitió de Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que oyó decir al Mensajero de Allah ():

“¿Habéis visto si en un río que pasara por la puerta de la casa de uno de vosotros y en el que se lavara cada día cinco veces, le quedaría algo de suciedad? Respondieron: ‘¡No le quedaría nada de suciedad!’ Dijo: ‘Pues, ese es el ejemplo de las cinco oraciones por las que Allah borra las faltas’.”

Lo relataron Al Bujari y Muslim.

La oración comunitaria une a los hombres en una verdadera hermandad, amistad pura, y nobles sentimientos.

La oración se interpone entre el hombre y la incredulidad (kufr)

El Salah es la marca del Islam. La persona que practica su Salat en las horas fijadas en horas fijas con sinceridad y dedicación observando todas sus reglas será considerado como un verdadero creyente (Mu`min).

El Salah es la luz del Mu`min.

El Salah humilla a Shaytan.

Allah ama más la posición de una persona que hace saydah, bajando su cabeza para adorarle con humildad.

Cuando una persona está postrada (saydah), se encuentra más cercana a Allah.

El fuego del infierno está prohibido y se garantiza el paraíso para aquel que realiza su wudhu debidamente y lleva a cabo su salat adecuadamente.

Adorna al individuo y le embellece con las virtudes más sublimes, como la sinceridad, la fidelidad, el sentirse satisfecho con lo que Allah —exaltado sea— le da, la lealtad, la longanimidad, la modestia, la justicia y la benevolencia.

Eleva al orante y le dirige exclusivamente hacia Allah —exaltado sea—.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message