|      |   

وَلَا تُجَادِلُوا أَهْلَ الْكِتَابِ إِلَّا بِالَّتِي هِيَ أَحْسَنُ إِلَّا الَّذِينَ ظَلَمُوا مِنْهُمْ وَقُولُوا آمَنَّا بِالَّذِي أُنزِلَ إِلَيْنَا وَأُنزِلَ إِلَيْكُمْ وَإِلَهُنَا وَإِلَهُكُمْ وَاحِدٌ وَنَحْنُ لَهُ مُسْلِمُونَ

{No discutáis sino con buenos modales con la gente de la Escritura (ahl al—kitab), excepto con los que hayan obrado impíamente. Y decid: «Creemos en lo que se nos ha revelado a nosotros y en lo que se os ha revelado a vosotros. Nuestro Dios —exaltado sea— y vuestro Allah —exaltado sea— es Uno. Y nos sometemos a él».} (29.46) 

  El musulmán, además de la sumisión, necesita de la fe, de la creencia (iman) que le brinde una tranquilidad, una confianza y una seguridad necesarias para realizar sus actos y ser fiel a la voluntad y a los preceptos de Allah —exaltado sea—. Con estas tres actitudes — creencia, fidelidad y buen obrar— el musulmán rige cada esfera de su vida, pues la creencia es una convicción y un convencimiento plenos y seguros que se reflejan en la búsqueda del obrar según lo establecido por Allah —exaltado sea— de la mejor manera posible.

 

 لِكُلٍّ جَعَلْنَا مِنكُمْ شِرْعَةً وَمِنْهَاجًا وَلَوْ شَاء اللّهُ لَجَعَلَكُمْ أُمَّةً وَاحِدَةً وَلَـكِن لِّيَبْلُوَكُمْ فِي مَا آتَاكُم فَاسْتَبِقُوا الخَيْرَاتِ إِلَى الله مَرْجِعُكُمْ جَمِيعًا فَيُنَبِّئُكُم بِمَا كُنتُمْ فِيهِ تَخْتَلِفُونَ 

{[…] A cada uno [judío, cristiano y musulmán] os hemos dado una ley (sharia) y una forma de vida (minhaya). Allah —exaltado sea—, si hubiera querido, habría hecho de vosotros una sola comunidad (umma wahidah), pero quería probaros en lo que os dio. ¡Rivalizad en buenas obras! Todos volveréis a Allah —exaltado sea—. Ya os informará Él de aquello en que discrepabais.} (Sagrado Corán 5.48)

Es decir, a cada una de las comunidades de la humanidad se le ha entregado un camino apropiado para el bienestar social y espiritual propios, así como un modo de vida particular a la época y al desarrollo cultural de cada comunidad. En la ayat citada, se insiste en que sólo Allah —exaltado sea— dictaminará sobre las discrepancias doctrinales, por lo cual los musulmanes y no musulmanes deben preocuparse por hacer buenas obras sin perderse en antagonismos mutuos. Por tanto, la rivalidad entre comunidades se resuelve, en parte, con la práctica de cada mensaje en esta vida, pues en la otra, Allah —exaltado sea— decidirá entre las comunidades. De allí que para el caso de los cristianos el Sagrado Corán plantee:

وَلْيَحْكُمْ أَهْلُ الإِنجِيلِ بِمَا أَنزَلَ اللّهُ فِيهِ … 

{5.47 Que la gente del Evangelio decida según lo que Allah —exaltado sea— ha revelado en él. […]}

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message