|      |   

Orhan Bey, 27 años, ingeniero de procesos de Düsseldorf:

"No debemos permitir que tantos y tantos musulmanes se aíslen"

Bey: “La integración de los musulmanes ha sido un tema importante en la campaña electoral. Por desgracia, siempre me encuentro con gente de mi propio país, Turquía, y de otros países árabes que hacen lo incomprensible: se aprovechan de vivir en uno de los países más agradables del mundo pero no quieren adaptarse a la sociedad y a sus valores.

Por otro lado, también tiene que haber políticos que motiven a los musulmanes de forma significativa para que se adapten a las costumbres de Alemania. No debemos permitir que tantos y tantos musulmanes se aíslen.

Mis padres han hecho todo lo posible para que yo me críe como un alemán. El Islam que me han transmitido implica respetar a todo el mundo y ayudar a los que lo necesiten. No existe sólo el Islam que suelen mostrar los medios”.

 

Bülent Babür, economista y estudiante doctoral en la Universidad de Bolton:

"Para mí, el mayor problema no es el Islam, sino la justicia social"

Babür: “En mi opinión, el Islam no debería debatirse como un tema por separado. La religión no debe politizarse. Las personas que se radicalizan no lo hacen por su fe.

Las fuentes reales de la radicalización son la falta de educación y de orientación en medio de un rápido cambio social y de un debilitado estado social el contexto de un capitalismo masivo. Para mí, el mayor problema político no es no es el Islam, sino la justicia social.

Si la gente tiene que vivir con una pensión de 700 euros, entonces quiero un cambio, está claro. Porque, desde mi punto de vista, esto viola el primer artículo de nuestra Constitución, que garantiza la dignidad y los derechos humanos.

Por este motivo, votaré para que los jubilados puedan recuperar su dignidad. No como musulmanes, no como turcos, sino como seres humanos que sufren con otros seres humanos”.

 

Said Haider, abogado y presidente del think tank Zahnräder Netzwerk:

"Las mujeres que llevan hijab deberían poder ser juezas y profesoras"

Haider:Me encantaría que los grandes partidos garantizaran que las mujeres que llevan hijab puedan ser juezas y profesoras.

Pero si observas los debates que hay ahora sobre los musulmanes en Alemania, el partido de extrema derecha AfD pone el tono y la dirección. Y a los otros partidos les toca reaccionar a esos debates destructivos.

Por un lado, se considera a los musulmanes alemanes como un grupo aparte y, por otro, como parte del país. Y luego hay debates diferenciados. Casi ningún político logra superar esa prueba. Es frustrante”.

 

Ersin Dermican, bloguero de Colonia:

"Las discusiones sobre musulmanes en Alemania son una muestra de incapacidad"

Dermican: “Si echas un vistazo a los programas electorales, enseguida te da la impresión de que los musulmanes son aliens que acaban de aterrizar en Alemania.

El hecho de que se debata sobre si los musulmanes pertenecen a Alemania y cómo es una muestra de incapacidad. Con unos 4,5 millones de musulmanes, de los cuales sólo 1,5 millones tienen derecho a votar, no resulta sorprendente que los partidos no busquen el favor del electorado musulmán.

El número de los electores podría ser mucho más alto si la gente hiciera uso de su derecho a la nacionalidad alemana o si se simplificaran las políticas para obtener la doble ciudadanía”.

 

Alim Khaleel (nombre ficticio), estudiante de Múnich:

"Los políticos deberían tranquilizar a la gente, no incitarlos más"

Khaleel: “A veces se hace referencia al Islam como una ideología peligrosa en sí, y a los musulmanes se los suele mostrar como un grupo radical peligroso. Todos los partidos tratan de manejar este supuesto peligro a su manera. Por eso se instrumentaliza tanto el Islam.

He leído algunos carteles electorales que me dan miedo, pero hay otros que me parecen, simplemente, ridículos. El programa electoral de la CSU, la Unión Social Cristiana de Baviera, habla sobre el terrorismo islamista y sobre los izquierdistas radicales. En cambio, no mencionan el extremismo de derecha, lo cual me parece muy lamentable teniendo en cuenta la tendencia actual y progresiva de la extrema derecha.

Del mismo modo, los ataques cada vez más frecuentes a musulmanes y la creciente islamofobia tampoco se mencionan en los programas electorales.

Espero que los políticos alemanes tranquilicen a la población y no la inciten. Alemania ya tiene suficientes problemas y debería dejar de vapulear al Islam y a Erdogan con el fin de desviar su atención de ellos”.

 

Esta historia se publicó originalmente en el 'HuffPost' Alemania, apareció posteriormente en la edición estadounidense y fue traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message