|      |   

{En verdad se os ha presentado un Mensajero de entre vosotros que se apena por vuestras adversidades, se preocupa y desea que alcancéis el bien [e ingreséis al Paraíso]; es compasivo y misericordioso con los creyentes.} (9:128)

Muhammad () es la misericordia para los mundos, para todos los seres humanos sin distinciones, todo aquel que conozca y siga su mensaje, así como el mensaje de profetas anteriores será guiado, pues los profetas (as) son guías para la humanidad, pero la humanidad ha tergiversado su llamado a la unidad de Allah -exaltado sea- y la ha mezclado con asociación e idolatría (shirk), con adoración a santos, a muertos, a imágenes, con creencias en agüeros, talismanes, amuletos, a tumbas que nada pueden hacer sino Allah -exaltado sea-, creando intermediarios entre Allah y los seres humanos que nada pueden hacer bueno o malo, sin el permiso de Allah.

Muhammad () y los profetas anteriores a él son la guía para no caer en el shirk y seguir el camino de la unidad de Allah -exaltado sea-.

{¡Oh, creyentes! Creed en Allah, en Su Mensajero, en el Libro que fue revelado a Su Mensajero y en el Libro que fue revelado anteriormente. Quien no crea en Allah, en Sus ángeles, en Sus Libros, en Sus Mensajeros y en el Día del Juicio, se habrá desviado profundamente.} (4:136)

Allah envió a Su Siervo con el mensaje general, para todos los seres humanos, de todas las etnias, nacionalidades e idiomas.

Ésta es la guía y la corrección de las creencias que han sido distorsionadas, pues todos los profetas han traído el mismo mensaje, un mensaje que proviene de Allah -exaltado sea- no de los hombres.

El seguir la guía de Muhammad () es el camino al éxito y a la salvación de los que reflexionan, de los que abren su corazón a la verdad y de aquellos que sienten su espíritu vivo.

{Diles: Obedeced a Allah y obedeced a Su Mensajero. Si se rehúsan, [sepan que] el Mensajero sólo rendirá cuentas por lo que se le ha encomendado y que ellos deberán hacerlo por lo que se les ha ordenado, pero si le obedecen [al Mensajero] se encaminarán. Y por cierto que Nuestro Mensajero sólo tiene la obligación de transmitir [el Mensaje] con claridad.} (24: 54)

{Y lo que os da el Mensajero tomadlo, pero lo que os prohíba, dejadlo y temed a Allah, es cierto que Allah es fuerte en el castigo. […]} (59:7)

{Aquellos que desobedezcan las órdenes del Mensajero de Allah [y rechacen su Mensaje] estén precavidos, no sea que les sobrevenga una desgracia o les azote un severo castigo.} (24:63)

El Imam Ahmad dijo que la desgracia mencionada en la aleya es caer en la idolatría, lo que lo conducirá al desvío y a la pérdida de su monoteísmo. La creencia en el Profeta tiene como resultado amarlo al punto que él sea más amado para nosotros que nuestra familia, nuestros hijos, nuestros padres y que toda la gente en general.

El Profeta () dijo:

“Ninguno de ustedes ha de completar su fe hasta que yo le sea más amado que su familia, su riqueza y toda la gente”.

Este amor al Profeta no es una simple palabra que uno repite, sino es una realidad del creyente, no que diga 'yo amo al Profeta Muhammad' es veraz en su palabra, sino deberá pasar por una prueba y un examen.

Quien ama de verdad al Profeta ()cumple sus órdenes y se aparta de lo que él prohibió.

El signo del amor al Profeta ()es la práctica de sus enseñanzas y el alejamiento de lo que nos advirtió.

Los compañeros del Profeta eran de los mejores en el cumplimiento de sus órdenes, meditemos entonces sobre sus actitudes hacia la Sunnah.

Los compañeros del Profeta reprochaban a quienes no cumplían con la Sunnah del Profeta, como prueba de su amor por la Sunnah. Abdullah ibn Omar Ibn Al-Jattab (que Allah esté complacido de él) dijo que escuchó al Profeta decir: “Si una mujer pide permiso a su marido para ir a rezar a la mezquita, éste deberá darle permiso y no se lo puede negar”. Entonces el hijo de Omar dijo: “Juro por Allah, que yo se lo prohibía terminantemente (a mi esposa)”. Abdullah lo recriminó severamente y le dijo: “yo hablo de lo que escuché del Profeta y tú dices que a pesar de eso se lo vas a prohibir”.

{¡Muhammad!, di: Si realmente decís que amáis a Allah -exaltado sea- y deseáis que Él os ame, seguidme, pues, tanto en mis órdenes como en mis prohibiciones, porque yo transmito de Él. De esta manera Allah -exaltado sea- os amará, os otorgará la recompensa y borrará vuestros pecados. Allah -exaltado sea- es Misericordiosísimo con sus siervos.} (3:31)

Seguir la tradición del Profeta ()es un signo del amor a Allah. Allah dice:

{Un verdadero creyente o a una verdadera creyente no deben, cuando Allah y Su Mensajero hayan dictaminado un asunto, actuar en forma contraria; y sabed que quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero se habrá desviado evidentemente.} (33: 36)

Porque las órdenes de Allah y su Profeta es una obligación seguirlas, no una opción. El musulmán respeta esta regla y por eso siempre buscará resolver sus conflictos usando como juez al Libro de Allah y la tradición de su Profeta. Allah dice:

{[…] si tenéis un conflicto remitidlo al juicio de Allah y del Mensajero, si es que creéis en Allah y en el Día del Juicio, porque es lo preferible y el camino correcto.} (4: 59)

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message