|      |   

Quién nace musulmán también ha de hacerse musulmán y quién se hace musulmán vuelve a nacer. La diferencia entre ambos no es más que su cercanía al Creador, pues antes que la raza, la lengua o la condición social, la piedad es la que eleva en grados.

El Islam también es construcción, corrección y comunión. Pero cuando la fuerza de la fe desciende entonces la raza, la nacionalidad, la innovación, el engaño, la hipocresía y demás las trampas de Shaitan ascienden.

 

La fe asciende con la oración sincera, con la corrección del corazón, con la cercanía al Creador... ¿cuál fue nuestra última ‘inyección’ de fe?

 

¿Qué entiendes por la frase?

 

"Quién nace musulmán también ha de hacerse musulmán y quién se hace musulmán vuelve a nacer"

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message