|      |   

Tratos con el Diablo

Cómo prácticas aparentemente benignas pueden llevar a situaciones muy peligrosas.

En 2004 el Ministro de Justicia de Chipre advirtió sobre el peligro del ocultismo y del neosatanismo en la sociedad europea. El 2010, seis satanistas rusos fueron encarcelados por sacrificio ritual cuando fueron hallados culpables de desmembrar y devorar a varias víctimas adolescentes. Los ejemplos del comportamiento maligno y predador abundan; sin embargo, la mayoría de la humanidad, en especial en Occidente, es propensa a rechazar el papel que Satanás juega en estos escenarios.

La Biblia Satánica escrita y editada por Anton LaVey es una colección de ensayos, observaciones y rituales. Contiene los principios básicos de la religión del satanismo y es considerada la base de su filosofía y su dogma. Las Nueve Declaraciones Satánicas son poco menos que excusas para el comportamiento hedonista inmoral. Por ejemplo:

“Satanás representa todos los denominados pecados, pues todos ellos llevan a la gratificación física, mental o emocional”.

Un creyente puede ver fácilmente el engaño detrás de esas afirmaciones; sin embargo, quienes no son conscientes del amor de Dios por la humanidad, pueden sentirse tentados a seguir sus perversas directrices. Desde los albores del tiempo, Dios ha enviado profetas y mensajeros para revelar Su amor y mostrar el camino recto que beneficia a la humanidad; pero la humanidad es propensa a ser víctima de sus propios caprichos y deseos. Satanás es muy consciente de ello, y libros como la Biblia Satánica de Anton LaVey son bienvenidos por él.

Como sabemos, estos satanistas modernos tienen poca semejanza con los mitos creados por la Iglesia Católica; sin embargo, al seguir las nueve declaraciones satánicas, o reunirse en grupos para afirmar admiración por Satanás y todo lo que representa, los hombres y las mujeres se están exponiendo abiertamente a ser superados o atrapados por el propio Satanás. Los diletantes (aficionados) satánicos mencionados en el artículo anterior también se están poniendo en una situación precaria.

Satanás (el demonio, Lucifer, etc.) es un yinn, una criatura de lo invisible. Está completamente desesperado porque se le ha negado la misericordia de Dios y, por lo tanto, se ha comprometido a no habitar él solo las profundidades del Infierno, él quiere llevarse consigo tantos seres humanos como pueda. Dios nos advierte contra la enemistad de Satanás en todo el Corán. Satanás es capaz de engañar, desviar y timar a la gente, y es capaz de hacerles ver el pecado como un camino hacia el Paraíso. A menos que la persona tenga cuidado, puede fácilmente ser desviada, y ahí reside el peligro de los grupos, sectas o religiones que se adscriben a sí mismos a Satanás o al satanismo.

La gente que toma a Satanás por amigo o partidario, aprenderá pronto que él los traicionará y los llevará a la destrucción. Luego los abandonará por completo, él les da la espalda y se regocija de su desgracia. Él los anima a abandonar su moral y sus valores, e incluso los incita a crímenes como el homicidio, el robo y la pederastia. La gente que experimenta con la adoración a Satanás es especialmente vulnerable a sus malos caminos; Satanás los llevará a los lugares más horrendos, física y emocionalmente, y luego los abandonará.

Hemos descubierto que el satanismo existe en muchas formas distintas. La más conocida es la Iglesia de Satanás, y también hay otros grupos disidentes que se dedican a algún grado de adoración satánica. Creer o practicar en la adivinación del futuro, la comunicación con los “muertos” y otras prácticas similares, son herramientas de Satanás y él se deleita en su uso. Estas son herramientas astutas de reclutamiento, diseñadas para llevar a muchos a la verdadera adoración de Satanás. La adoración satánica suele ser etiquetada de forma muy engañosa o incluso glamorosa en las películas taquilleras hollywoodenses. ¡A veces uno no se da cuenta de que cierto ritual en realidad es un ritual satánico! Uno debe ser particularmente cuidadoso con cosas que son etiquetadas como “divertidas” o como para “volver a la naturaleza”. Puede parecer entretenido leer el horóscopo o jugar con un tablero de Ouija, pero esto también es abrirle una puerta al demonio, invitarlo a nuestro corazón y a nuestra mente, y permitirle que cause estragos allí.

El satanismo en realidad es una guerra, y Satanás está ganando en su mayor parte debido a que nosotros, la gente del siglo XXI, hemos dejado de creer en su existencia, incluso al punto de utilizar su nombre para obtener publicidad y ganar notoriedad. De hecho, mucha gente toma a Satanás como su partidario o amigo. A sabiendas o sin saberlo, están siguiendo sus huellas y aceptando sus ideas, a pesar de que él es su principal enemigo, quien no quiere sino destruirlos por completo, tanto en esta vida como en la próxima. ¡Qué irracional es tomar al más fiero enemigo de uno como su amigo! Muchas de estas personas son criminales dementes o están sumidos en la maldad, otros son simplemente crédulos, sin educación y sin las armas para defenderse.

Sin embargo, Dios no nos ha dejado indefensos en esta guerra. Él nos ha proporcionado mucha información necesaria acerca de nuestro gran enemigo. Si leemos y entendemos las advertencias de Dios, veremos fácilmente al satanismo como un truco engañoso perpetrado por el propio Satanás y por seres humanos con poco o ningún sentido común. A partir del Corán y de las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad podemos obtener mucha información sobre los móviles y métodos de Satanás. Dios nos ha dado estos medios para que nos protejamos, y las armas para resistir y luchar esta guerra incesante librada por Satanás y sus tropas.  

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message