|      |   

Su nombre completo era Muhammad Ibn Muhammad Ibn Muhammad Ibn Ahmad At-Tusi, pero fue más conocido como Al-Ghazali. Nació en Tus, en el 450 después de la Emigración, y su padre hilaba lana y la vendía en una tienda de Tus.

La vida del Imam Al-Ghazali merece ser discutida en forma extensa, porque atravesó diversas etapas. Estudió filosofía, pero luego rechazó sus postulados. Luego estudió filosofía islámica (‘ilm al-kalam), y llegó a dominar sus principios básicos, pero luego también se distanció de ella por considerar que contenía contradicciones. Durante su aprendizaje de la filosofía islámica refutó muchos argumentos de los filósofos, por lo que recibió el título de Huyyat al-Islam. Posteriormente aprendió esoterismo, pero también se distanció posteriormente de ellos, exponiendo la forma en que ellos embaucaban manipulando los textos y las normas jurídicas. Luego atravesó una etapa en que se acercó al sufismo, y estas se podrían decir que fueron las cuatro etapas de su vida.

El Sheij Abu Omar Ibn As-Salah (que Allah tenga misericordia de él) habló elogiosamente de él y dijo:

“Mucho se ha dicho acerca de Abu Hamid, mucho se ha narrado sobre él. Sobre las cosas que escribió en sus etapas previas, no se le debe juzgar por ellas. Debemos guardar silencio sobre estas cosas y dejarlas en manos de Dios”. Ver: Abu Hámid al-Ghazali wa at-Tasáwwuf, por ‘Abd er-Rahmán Dimashqíyah.

Ninguna persona sensata que haya leído sus obras negaría su extraordinaria inteligencia, su ingenuidad y su perspicacia. El Imam Ad-Dahabi (que Allah tenga misericordia de él) dijo de él: “Al-Ghazali, el Sheij e imam, el eminente erudito, Huyyat al-Islam, el cuestionador de su tiempo, Zain ed-Dín Abu Hamid Muhammad Ibn Muhammad Ibn Muhammad Ibn Ahmad At-Tusi Ash-Sháfi’i al-Ghazali, autor de muchos libros y poseedor de una inteligencia ulterior. Se quedó a estudiar con el Imam al-Haramain y adquirió un profundo conocimiento de la jurisprudencia islámica en escaso tiempo. Muy versado en la filosofía islámica, participó en numerosos debates, hasta que llegó a ser el más notable de los argumentadores…”. Fin de la cita de Siyar A’lám an-Nubalá', parte 9, p. 323.

El Imam Abu Hamid al-Ghazali tenía un profundo conocimiento de los principios de la jurisprudencia, e incluso del sufismo y la filosofía islámica, y también era un devoto adorador y asceta. Pero nunca perdió su inclinación hacia la filosofía, que posteriormente canalizó hacia el sufismo a través del cual reformuló concepciones islámicas. Por esta razón fue criticado por algunos de sus contemporáneos que refutaron muchas de sus ideas. Abu Bakr ibn Al-‘Arabi dijo:

“Nuestro Sheij Abu Hamid estudió mucha filosofía. Yo creo que luego intentó apartarse de ella pero no lo logró. Se han narrado de él algunas opiniones que suenan esotéricas, y esto parece comprobarse leyendo sus obras tempranas”. Ver Maymu' al-Fatáwa, part. 4, p. 66.

Aun cuando Al-Ghazali era muy versado en distintas áreas del conocimiento islámico y otras áreas del conocimiento de su época, tenía un escaso conocimiento de la ciencia de los reportes y no podía distinguir claramente entre los reportes auténticos y los débiles. El Sheij Ibn Taimíyah (que Allah tenga misericordia de él) dijo de él:

“Si asumimos que alguien intentó transmitir el punto de vista de nuestros rectos predecesores, pero lo que transmitió está lejos de ser el punto de vista que realmente sostenían ellos, entonces deberíamos concluir que tal persona tiene un escaso conocimiento del punto de vista de ellos. Esto podría decirse de Abu al-Ma’áli, de Ibn al-Jatíb, del Imam Abu Hamid al-Ghazali y de otros, que no tenían suficiente conocimiento de la ciencia de los reportes que los cualificara siquiera como eruditos ordinarios. Ninguno de ellos tenía un profundo conocimiento de las obras de los imames Al-Bujari y Muslim y sus reportes, y parece que no tenían de ellas un conocimiento mucho mayor que el del musulmán de a pie, que no puede distinguir entre un reporte auténtico de acuerdo a los eruditos de la ciencia de los reportes, y otro reporte falso e inventado. Sus libros parecen dar testimonio de esto, puesto que contienen extrañas afirmaciones que se apartan del camino recto. Hay muchos tópicos bien conocidos acerca de esto.

El Imam Abu Hamid al-Ghazali, a pesar de su brillantez, su devoción a Dios, su conocimiento de la filosofía islámica, su ascetismo y prácticas espirituales, parecía estar confundido y recurrir a veces al camino de aquellos que pretendían conocer la verdad a través de los sueños y métodos espirituales”. Maymu' al-Fatáwa, parte 4, pág. 71.

Él también dijo:

“Por eso, aunque Abu Hamid refutó a los filósofos e incluso consideró a muchos como incrédulos, a pesar de que expresó su veneración por la profecía y sus obras afirman grandes verdades y contienen grandes beneficios, todavía algunos de sus escritos contienen ideas filosóficas incorrectas, que en nuestra opinión entran en contradicción con la profecía. Por eso varios eruditos del Jorasán, de Iraq y del Mágrib lo criticaron, tales como su amigo Abu Ishaq al-Marghinani, como también Abu al-Wafá' ibn ‘Aqil, al-Qushairi At-Tartusi, Ibn Rushd (Averroes) y al-Máziri. También los Shuyuj Abu ‘Amr Ibn as-Salah en su libro Tabaqat Ashbab ash-Sháfi’i, y Abu Zakaríyah an-Nawawi, quien dijo: “Algunas cosas importantes por las que fue criticado el Imam Al-Ghazali, afirmaciones extrañas que eran inaceptables para los eruditos de su escuela jurídica, como por ejemplo lo que dijo en Al-Muqáddimah al-Mantiq, al comienzo de Al-Mustasfa: “Esta es la base del conocimiento, y quien no comprenda esto, su conocimiento no es confiable en absoluto”.

El Sheij Abu ‘Amr dijo:

“Oí al Sheij Al-‘Imad Ibn Iunus narrar del de Iusus Ad-Dimashqi, el maestro de An-Nizamíyah en Bagdad, quien fue uno de los decanos famosos de esa escuela, que él solía cuestionar las palabras “Abu Bákr y ‘Umar, y fulano de tal…”, señalando que estos líderes tenían una gran fe y no habían leído la Muqáddimah”. Fin de la cita de Al-‘Aquidah al-Isfahaníyah, parte 1, pág. 169.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message