|      |   

Un hombre fue ante el Profeta y le pidió un consejo. El Profeta le dijo:

-          “No te enojes”.

El hombre siguió pidiendo consejos, y cada vez el Profeta le contestó con esta misma frase, que resume todas las buenas actitudes y el buen comportamiento:

-          “No te enojes” [Al-Bujari].

 

Aunque no puedes evitar la ira de la gente y sus actitudes agresivas, de seguro puedes lidiar con tales situaciones de forma inteligente y productiva.

La ira puede ser como un incendio. Y no puedes combatir el fuego con una antorcha ni echándole gasolina, pues esto resultaría en un incendio masivo que devoraría a todos, incluyéndote. Por el contrario, echarle agua al fuego lo controlará, o incluso lo apagará por completo. Mantener la calma y ser tolerante puede combatir la ira como el agua extingue el fuego.

Reaccionar con calma y tolerancia ante una situación de furia puede parecer pasividad al principio, ¡pero, a quién le importa! Si le añades leña al fuego, la situación probablemente se disparará y se saldrá de control, terminando en una pelea de magnitud imprevisible.

Estoy de acuerdo en que ser una persona calmada y tolerante requiere de mucha autodisciplina, lo que normalmente es “difícil”.

 

Estos son algunos consejos probados a lo largo del tiempo para evitar la ira:

1. Tienes que entender que la ira no es un asunto que demuestra poder o habilidad.

Dijo el Profeta Muhammad :

-          “El hombre más fuerte no es aquel que vence a su adversario en una lucha, sino el que puede controlarse a sí mismo cuando está enojado” [Al-Bujari].

 

2. Mira la ira como una infección.

Aléjate de las personas malhumoradas, sin importar la magnitud de su ira ni las razones detrás de ella. No reacciones de modo que incites al odio. Hacer esto probablemente solo aumentará la ira y complicará la situación.

 

3. Procura no reaccionar de inmediato.

No dañarás tu imagen ni perderás la dignidad si retienes tu reacción. Es mejor retirarse cuando se presenta una situación así. Ya sea que tu presencia sea física o en una conversación telefónica, o virtual en un chat, reacciona después, cuando estés mentalmente listo para manejar la situación de forma positiva.

 

4. Ten en mente el interés de la comunidad musulmana.

Dijo el Profeta Muhammad :

-          “No se enfaden unos con otros, y no se envidien ni se alejen unos de otros, y sean hermanos sumisos a Allah. No le está permitido a un musulmán rechazar a su hermano por más de tres noches” [Al Muwatta].

 

5. Reacciona hablando de forma tranquilizadora.

Decir, por ejemplo:

“Entiendo cómo te sientes, sé que debes estar enojado”, etc. Trata de alejar a la persona enfadada de los pensamientos que alimentan su ira.

 

6. Algunas palabras amables pueden tener un efecto sorprendente.

Voltear la situación llevándola a un tono agradable, ayudará a disminuir las tensiones. Por otro lado, las palabras fuertes incitarán a la venganza. Cuida tus palabras porque pueden establecer el rumbo de toda una situación.

 

7. No seas “esa” persona.

Si odias la actitud de la persona que está enfadada, debes saber que reaccionar de forma brusca te hará similar, así que ten cuidado.

Sé fuerte y haz que tu tranquilidad contenga la situación. Sé sabio. El autocontrol es la piedra angular para controlar la ira de la gente.

Recuerda que nuestro amado Profeta nunca tomó venganza sobre un tema personal.

Está narrado que “el Profeta jamás tomó venganza por su propia causa, sino que si las leyes de Allah eran violadas, tomaba venganza por la causa de Allah”.

Mantente sabio y aplica las virtudes de la paciencia, que es tu llave para evitar las actitudes agresivas y furibundas.

Recuerda, las relaciones y las actitudes que cultives en tu vida afectarán tu productividad. Así que mantente positivo y evita la negatividad.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message