|      |   

حَدَّثَنَا أَبُو بَكْرِ بْنُ أَبِي شَيْبَةَ، وَابْنُ نُمَيْرٍ، قَالَا: حَدَّثَنَا عَبْدُ اللهِ بْنُ إِدْرِيسَ، عَنْ رَبِيعَةَ بْنِ عُثْمَانَ، عَنْ مُحَمَّدِ بْنِ يَحْيَى بْنِ حَبَّانَ، عَنِ الْأَعْرَجِ، عَنْ أَبِي هُرَيْرَةَ، قَالَ: قَالَ رَسُولُ اللهِ صَلَّى اللهُ عَلَيْهِ وَسَلَّمَ: «الْمُؤْمِنُ الْقَوِيُّ، خَيْرٌ وَأَحَبُّ إِلَى اللهِ مِنَ الْمُؤْمِنِ الضَّعِيفِ، وَفِي كُلٍّ خَيْرٌ احْرِصْ عَلَى مَا يَنْفَعُكَ، وَاسْتَعِنْ بِاللهِ وَلَا تَعْجَزْ، وَإِنْ أَصَابَكَ شَيْءٌ، فَلَا تَقُلْ لَوْ أَنِّي فَعَلْتُ كَانَ كَذَا وَكَذَا، وَلَكِنْ قُلْ قَدَرُ اللهِ وَمَا شَاءَ فَعَلَ، فَإِنَّ لَوْ تَفْتَحُ عَمَلَ الشَّيْطَانِ» (مسلم ٢٦٦٤، ابن ماجه ، ٧٩، ٤١٦٨)

De Abu Hurairah quien dijo: dijo el Profeta (): “El creyente fuerte es mejor y más amado por Allah que el creyente débil, y en ambos hay bien. Apégate a lo beneficioso, busca la ayuda de Allah, no te la niegues a ti mismo; y si te sucede algo no digas que si hubieras hecho tal cosa entonces habría sucedido esto o aquello, más bien di: es el decreto de Allah y sucede lo que Él quiere, puesto que si no abrirías un camino para la acción de Satanás. (Muslim, 2664; Ibn Mayah 79, 4168)”

  De allí que tanto en el creyente débil como en el fuerte haya participación en la fe y en los actos de adoración, y estos actos traen el mayor beneficio que cualquier otro acto[1], pues acercan al creyente a su Creador –exaltado sea– y le dan las fuerzas necesarias para tener paciencia y enfrentar los problemas, así como para ser agradecido en la facilidad y compartirla.

Este dicho también fue compilado por Ibn Mayah en dos narraciones, la primera considerada sana (79) y la segunda como auténtica (4168) por el sabio al-Albani; si bien ambos dichos son idénticos en su texto al compilado por Muslim (2264), así que su diferencia se encuentra en la cadena de transmisores.

En el comentario del sabio Ibn Uthaimin a la compilación El jardín de los justos también se menciona que la fuerza aquí mencionada no es la corporal, sino la de la fe, pues cuántos hombres fuertes existen y no hay bondad en ellos, sino por el contrario, poseen un uso desmesurado y abusivo de la fuerza que han recibido. [2]

Éste es el último dicho citado en el libro sobre El decreto divino (كتاب القدر) de la compilación de Muslim, en tal libro se mencionan los dichos sobre una de las seis creencias islámicas que todo musulmán debe conocer.

El conocimiento que Allah –exaltado sea– tiene sobre las acciones de toda su creación y explicado en el diálogo entre el Profeta Muhammad () y el ángel Gabriel –la paz sea con él– sobre la fe:

قَالَ: فَأَخْبِرْنِي عَنِ الْإِيمَانِ، قَالَ: «أَنْ تُؤْمِنَ بِاللهِ، وَمَلَائِكَتِهِ، وَكُتُبِهِ، وَرُسُلِهِ، وَالْيَوْمِ الْآخِرِ، وَتُؤْمِنَ بِالْقَدَرِ خَيْرِهِ وَشَرِّهِ» ، قَالَ: صَدَقْتَ

Preguntó [el ángel Gabriel] infórmame sobre la fe, respondió [el Profeta]: la fe es creer en Allah, sus ángeles, sus libros, sus Profetas, el último día y creer en el decreto divino, sea bueno o malo. Y dijo: has dicho la verdad.

Ésta es apenas una parte del famoso hadith del ángel Gabriel, en árabe Yibril –la paz sea con él–, el sabio Ibn Uthaimin hace referencia a las aleyas coránicas y los dichos proféticos claves para entender este dicho profético y se citará a continuación.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message