|      |   

 

‘Ali ben Abi Talib dijo: que el Profeta () tomó [un pedazo de] seda y lo puso [en su mano] derecha y tomó oro y lo puso en su [mano] izquierda y dijo: “sin duda alguna, estos dos están prohibidos para los varones de mi comunidad”. (Abu Daud, 4057, an-Nisai’, 5144, Ibn Mayah, 3595)

حَدَّثَنَا قُتَيْبَةُ بْنُ سَعِيدٍ، حَدَّثَنَا اللَّيْثُ، عَنْ يَزِيدَ بْنِ أَبِي حَبِيبٍ، عَنْ أَبِي أَفْلَحَ الْهَمْدَانِيِّ، عَنْ عَبْدِ اللَّهِ بْنِ زُرَيْرٍ يَعْنِي الْغَافِقِيَّ، أَنَّهُ سَمِعَ عَلِيَّ بْنَ أَبِي طَالِبٍ رَضِيَ اللَّهُ عَنْهُ، يَقُولُ: إِنَّ نَبِيَّ اللَّهِ صَلَّى اللهُ عَلَيْهِ وَسَلَّمَ: أَخَذَ حَرِيرًا فَجَعَلَهُ فِي يَمِينِهِ، وَأَخَذَ ذَهَبًا فَجَعَلَهُ فِي شِمَالِهِ ثُمَّ قَالَ: «إِنَّ هَذَيْنِ حَرَامٌ عَلَى ذُكُورِ أُمَّتِي» (أبو داود، ٤٠٥٧، النسائي، ٥١٤٤، ابن ماجه، ٣٥٩٥)

Este dicho fue compilado en la colección de Abu Daud, en el Libro sobre la vestimenta (كِتَاب اللِّبَاسِ), capítulo sobre la seda para las mujeres (بَابٌ فِي الْحَرِيرِ لِلنِّسَاءِ), así pues, la seda está permitida para las musulmanas pero no para los musulmanes.

En Islam es una religión completa, llena de sabiduría, inclusive en las prohibiciones, pues cuando se prohíbe algo, se abre una serie de posibilidades. De allí que la prohibición de ciertos tipos de telas para vestir o comidas para consumir deje la posibilidad para el resto de ellas, para conocer quienes así quienes siguen las ordenes divinas.

 

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message