|      |   

 La negación del perdón que se encuentra en esta aleya, es una negación general y, por lo tanto, aplica para todos los casos, el shirk menor y el mayor. Mientras otros sabios han dicho que esta negación general no incluye el shirk menor, pues ella no lleva a que la persona tenga como morada el infierno eternamente, siguiendo la prueba coránica en la surah La mesa servida:

 Son incrédulos quienes dicen: Allah es el Mesías hijo de María. El mismo Mesías dijo: ¡Oh, Hijos de Israel! Adorad a Allah, pues Él es mi Señor y el vuestro. A quien atribuya copartícipes a Allah, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los inicuos jamás tendrán auxiliadores.

 Son incrédulos quienes dicen: Allah es parte de una trinidad. No hay más que una sola divinidad. Si no desisten de lo que dicen, un castigo doloroso azotará a quienes [por decir eso] hayan caído en la incredulidad.

 ¿Acaso no van a arrepentirse y pedirle perdón a Allah? Allah es Absolvedor, Misericordioso.

 El Mesías hijo de María es sólo un Mensajero, igual que los otros Mensajeros que le precedieron, y su madre fue una fiel y veraz creyente. Ambos comían alimentos [como el resto de la humanidad]. Observa cómo les explicamos las evidencias y observa cómo [a pesar de esto] se desvían. (5, 72-75)

 Por una parte, muchos se sorprenderán por estas afirmaciones del Sagrado Corán, al llamar incrédulos a los cristianos cuando dicen que Jesús (as) es el hijo de Allah –exaltado sea– o que Allah –exaltado sea– hace parte de una trinidad y que para todos ellos se reserva un castigo, junto al arrepentimiento y el perdón ante Allah –exaltado sea– para quienes se arrepientan y busque el perdón de Allah –exaltado sea–.

 Por otra parte, se menciona a Jesús (as), como hijo de María y Mensajero que a su vez es un ser humano, tal como lo fueron los demás Profetas (as). Tal es la sabiduría del Sagrado Corán que busca siempre sacar a los hombres de las opiniones y especulaciones humanas a la belleza y la claridad de la Palabra divina.

 Prueba de esto son las aleyas antes mencionadas y la notable ausencia de una sola frase en la que Jesús (as) se llame a sí mismo “hijo de Dios” en los evangelios –traducciones de sus obras y dichos del arameo al griego– además, en ninguno de ellos pide que le adoren, y mucho menos podrá encontrarse una sola frase del Nuevo Testamento ni de las Escrituras judías –Torah, Nebim y Ketubim– en la que se afirme que Allah –exaltado sea– hace parte de una trinidad, o que sea a la vez uno y trino, pero si podrá encontrar nuestro querido lector, cientos de libros de teólogos, concilios y una gran cantidad de documentos teológicos y filosóficos cristianos que pretenden fundar tales especulaciones en la Biblia.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message