La herencia islámica, un gancho para captar al turista asiático.

11/13/2018 12:00:00 AM   |      |   

La herencia islámica, un gancho para captar al turista asiático.

Sevilla/abc.es/Elena Martos

Cada detalle de los monumentos más característicos de Sevilla le recuerda al turista árabe aquel pasado común. Pero su interés va más allá del patrimonio, también busca reminiscencias en la gastronomía, el arte y hasta las costumbres. La tradición musulmana se ha convertido en un potente gancho, casi un reclamo para el nuevo segmento de turismo halal en el que ya se empiezan a especializar algunos destinos. El público es, cuanto menos, numeroso, pues no se limita a la vecina Marruecos ni a los países del petróleo, se extiende por medio continente asiático, donde el islam en el primer culto religioso para naciones como Singapur, Malasia e Indonesia.

De estos países procede el grupo de agentes de viaje que visitó la capital andaluza la semana pasada durante un «fam trip» por Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla para conocer de primera mano su oferta. Acompañados por un técnico del Consorcio de Turismo y un guía, visitaron la Catedral y el Real Alcázar, pasearon por las calles de Santa Cruz y degustaron la gastronomía en varios establecimientos sevillanos, alguno de ellos con certificación halal, que es una de las demandas que hacen.

ABC los encontró en el Patio de Banderas justo antes de la visita al Alcázar. Ya en la entrada lo que más les impresiona es la mezcla de culturas, como reconoció Mohamed Tahir, director de Lifestyle Travellers, que organiza viajes en Singapur para visitantes de alto poder adquisitivo. Explicó que sus clientes «suelen viajar de forma individual, motivados por el golf y el patrimonio, pero tienen también gustos muy específicos». El responsable de esta compañía turística aclaró que «son muy ortodoxos con la comida» y buscan establecimientos que respeten la tradición halal.

El técnico de Turismo Diego Juárez apuntó que «esa es una de nuestras asignaturas pendientes». Él fue su sombra durante los días que pasaron en la ciudad y compartió experiencias con cada uno de ellos. Según explicó, «no estamos lo suficientemente preparados» y convendría ponerse las pilas, pues «es un público que empieza a viajar mucho y opta por el largo recorrido». Juárez valoró que «cada vez hay más restaurantes ‘muslin friendly’, pero muy pocos tienen la certificación halal». Ese nivel supone que el comensal no percibe la presencia en el local de productos impuros como los derivados del cerdo o el alcohol y que la comida que les sirven no ha estado en contacto ni siquiera a través de los utensilios que se utilizan para su preparación.

Reni Rahmawati, directora de Taxkia Travel, con sede en Indonesia, recordó que «hay más de doscientos millones de árabes que viajan, eso es motivación suficiente para concienciarse con la gastronomía halal». Cabe la posibilidad de que un visitante, ante la duda, opte por una cadena de comida rápida por una simple cuestión de seguridad.

El fútbol es otro de los grandes atractivos de la ciudad para este público. El patrocinio de «Visit Malaysia» que el Sevilla FC exhibió en sus camisetas durante la temporada 2014/2015 hizo de la capital andaluza un destino de referencia en el país asiático. Lo recordó Sura Mond Sani, de INGS Holydays Sdn Bhd, quien pidió visitar el Sánchez Pizjuan durante el «fam trip». Aclaró el técnico del Consorcio que «ni siquiera estaba previsto, pero son tan futboleros que lo incluimos sobre la marcha. Ellos ya conocían la ciudad por ese detalle y están al tanto de la liga española y de las competiciones internacionales». Otro de los requerimientos fue comprar una bufanda del equipo que se lleva como «souvenir».

Desde hace unos años el número de viajeros asiáticos crece en la ciudad, que permanece ajena a esa fuerte tendencia del turismo halal. Y en vista del tipo de visitante interesado en esa oferta, bien vale el esfuerzo de crear productos que los atraigan.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message