|      |   

Todas las alabanzas son para Allah. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

Ciertamente las mejores palabras son el Libro de Allah, la mejor guía es la guía de Muhammad (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) y los peores asuntos son las innovaciones. Todo invento en la religión es una innovación, y toda innovación es perdición y toda perdición lleva al Fuego.

¡Hermanos! Temed a Allah como es debido. Los compañeros del Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) lo amaron con sinceridad. De sus recónditos corazones. Relató Aisha que un compañero vino a verlo y le dijo:

-          “Oh, mensajero de Allah, mi amor por ti es el más grande de todo el mundo y cuando me acuerdo de ti vengo a verte, pero cuando pienso que yo moriré y tú también, y que tu lugar en el Paraíso será en los más altos lugares, ¿Cómo podré verte? Esta es mi preocupación”.

El Mensajero contestó recitándole una Aleya del Corán:

 “Quienes obedezcan a Allah y al Mensajero estarán con quienes Allah ha agraciado: los Profetas, los veraces, los que murieron dando testimonio de su fe y los justos. ¡Qué excelentes compañeros!”. (Corán 4:69)

 

Un compañero de nombre Rabiah Al Aslami dijo:

“Le acerqué al Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) el agua para su ablución y el Profeta me dijo:

-          “Pídeme Rabiah, lo que quieras de mi”.

Y contesté:

-          “Oh Mensajero de Allah, pido estar junto a ti en el Paraíso”.

El Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) le repitió tres veces la pregunta y el compañero repitió su respuesta, entonces el Profeta le dijo:

-          “Ayúdame entonces, rezando mucho y practicando tus acciones con sinceridad”.

 

Hermanos y hermanas, hemos hablado de la Sunnah, y vamos a mencionar dos ejemplos de la Sunnah, uno para los hermanos y otro para las hermanas, para que podamos ir poniendo en práctica nuestro amor por el Profeta, y estos dos ejemplos nos ayudarán a construir nuestra identidad como musulmanes aquí en Occidente.

Dijo el Profeta Muhammad (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) en un Hadiz auténtico:

-          “Dejen crecer su barba, pero recorten el bigote”.

En este Hadiz el Profeta (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dice en un verbo imperativo que es obligación para los hombres musulmanes dejarse crecer la barba, y recortarse el bigote. Hermanos pongamos en práctica esta orden, para de la misma manera que las mujeres musulmanas son identificadas como musulmanas por su Hijab, y que no son mujeres para tomar en broma ni hacerles propuestas indecentes, porque son religiosas, usen ustedes también la barba hasta que se haga un reconocimiento social de que los hombres musulmanes usan barba, y así no sean tentados por las sediciones.

En cuanto a las hermanas, dijo el Profeta Muhammad (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) en un Hadiz auténtico:

-          “Allah ha de maldecir a la mujer que depile sus cejas y a la que la depile, a la que se haga un tatuaje, y a la que le haga el tatuaje”.

Hermanas, pongan en práctica estas enseñanzas como muestra de su religión y de su amor por el profeta Muhammad.

 

Súplicas finales

Hermanos y hermanas, pidan paz y bendiciones por el Profeta Muhammad, tal como Dios lo menciona en el Corán:

“Ciertamente Allah y Sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidan bendiciones y paz por él”. (Corán 33:56)

 

¡Oh Allah! Concede bendiciones y paz a nuestro Profeta Muhammad, a sus familiares, a todos sus discípulos y a quienes sigan su guía de buena manera hasta el Día del Juicio. ¡Oh Allah! Da tu complacencia a todos los discípulos de Tu Mensajero, de quienes fueron destacados Abu Bakr, Omar, ‘Uzman y ‘Ali. Complácete también con todos los seguidores de estas nobles personas, quienes siguen su guía hasta el Día del ajuste de cuentas, y con nosotros los presentes, pues Tú eres en verdad el más Clemente.

¡Oh Allah! Enaltece y dignifica al Islam y a los musulmanes, protégenos del mal de nuestros detractores, y líbranos de los problemas del encarecimiento de los productos, la propagación de enfermedades, de la usura y el interés monetario, del adulterio y la fornicación, de los terremotos, de las dificultades y las tribulaciones, y de la perversión y corrupción oculta y evidente.

¡Oh Allah! Perdónanos y perdona a nuestros hermanos creyentes que ya fallecieron, y no hagas que en nuestro corazón se encierre el desprecio y el odio por los que han creído en Ti como se debe. Tú eres el más Bondadoso y Misericordioso.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message