Asiyah, la esposa de Faraón.     ¿Hay alguna referencia en el Corán y la Tradición Profética acerca del calentamiento global?     Confianza en Allah (artículo)     Satanismo. Tratos con el diablo.     Soy musulmán y soy como tú.
 
 
 
 
  

¿Cómo pueden reponerlo?
"Lo primera cosa creada por Allah, según nuestro conocimiento, fue Su Trono, donde Él se estableció luego de crear los cielos".

 




 
Inicio>Modales del Islam

Nuestro corazón ¿un cofre o un vertedero?

Yamal Hassan

Nuestro corazón ¿un cofre o un vertedero?

 

Alabado Sea Aquel entre Cuyos Dedos se encuentran los corazones y Los Cambia como Le Place, Alabado Sea Él, pues no necesita de nuestra adoración pero nosotros necesitamos adorarLe, y que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con Su Amado Mensajero Muhammad, con su distinguida familia y con sus nobles compañeros.

La imaginación es un Don de inimaginable valor, con la cual, podemos alcanzar sensaciones y pensamientos más allá de lo real y llegar a conclusiones que nunca antes hubiésemos imaginado.

Imaginemos, por unos minutos, el siguiente hecho:

Un jarrón de un inmenso valor es subastado, pues es único en el mundo, ya que se compone de una porcelana muy delicada además de contar con incrustaciones de piedras preciosas, añadido al hecho de contar con muchos siglos de historia. Dicho jarrón es adquirido por alguien muy adinerado y llevado a su mansión particular para ser “debidamente” colocado en el lugar que le corresponde.

¿Cuál imaginas que fue el lugar elegido por ese hombre “afortunado” para colocar su tan codiciada adquisición?

Si contamos con el hecho de que el valor de dicho jarrón superaba – y por mucho - el valor de la mismísima mansión se nos hace más complicado acertar el lugar elegido. Aunque por mucho que imaginemos, es difícil encontrar un lugar adecuado para exponer tan valiosa reliquia, pero todo en este mundo, aunque no lo creamos, tiene un lugar asignado.

Siguiendo con la imaginación, imaginemos que dicha persona forma parte de nuestro círculo íntimo de amistades y debido a ello, somos invitados a su mansión un buen día para disfrutar de su exquisita hospitalidad. Una vez dentro, la dichosa pregunta no deja de acosarnos ¿dónde está el valioso jarrón? Para nuestra sorpresa, nuestro anfitrión nos dedica la más atenta de las atenciones, pero, pasa el tiempo y no se distingue entre sus intenciones la voluntad, o ni siquiera, el más mínimo interés por enseñarnos su valioso trofeo.

¿Cuánto aguantaremos sin preguntar y pedir amablemente, sin llegar a molestar, que se nos enseñe la valiosa “joya” y el dichoso lugar escogido? Sin duda, antes de abandonar la acogedora mansión.

Y el momento llega, y por fin nos aventuramos, con la mejor de las formas, y preguntamos:

  • ¡Oh distinguido amigo! Permítenos nuestro atrevimiento pero hay algo que nos encantaría ver y esperemos que nuestros deseos concuerden con tu disposición a enseñárnoslo.

El dueño, sin perder su compostura y con toda amabilidad nos dice:

  • Por supuesto mis queridos y distinguidos invitados, vuestros deseos son órdenes para mí ¿qué es lo que deseáis ver?

Roto el hielo y con más confianza decimos:

  • Muéstranos tu última y valiosa adquisición, el jarrón del que todos hablan.

Entonces, con una sonrisa en su rostro, se levanta de su lugar y nos pide que le acompañemos.

¿Estará en su fastuoso jardín? ¿Lo habrá colocado dentro de una vitrina muy blindada para protegerlo de las caídas y de los elementos? ¿Habrá puesto vigilantes a su alrededor para evitar ser sustraído?

Mientras le acompañamos, las preguntas se agolpan y no nos dejan caminar tranquilos y disfrutar de los encantos que decoran la maravillosa mansión, como la vida misma, nos preocupamos demasiado por cuestiones que, si al final llegan a suceder, no podremos evitarlo, por mucho que nos preocupemos, y si al final no llegan, habremos desperdiciado un valioso tiempo preocupándonos, como dice el refrán árabe:

“Si tiene remedio ¿por qué te amargas? Y si no tiene remedio ¿por qué te amargas?”

O como dijo el Mensajero de Allah (la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), el más elocuente de los humanos:

  • “Las plumas han sido elevadas y las hojas se han secado”. (Transmitido por el Imam At-Tirmidhi y dijo hadiz “hassan sahih”)

 

Y el momento esperado llegó, de la forma más inesperada, hasta tal grado que se puede llegar a pensar ¿son imaginaciones mías o lo que veo es real?

Estupefactos, sin dar crédito a lo que tenemos delante, descubrimos el dichoso lugar seleccionado para albergar tan distinguida reliquia, la cocina.

¿La cocina? ¿Por qué? ¿Es posible? Después de salir de nuestro asombro solo queda una última cuestión por desenmascarar, pues ya conocemos el lugar, pero aún no alcanzamos a ver la ubicación del jarrón.

Y sin inmutarse, el dueño nos señala un compartimento que forma parte del mobiliario que compone la majestuosa cocina y para darle más emoción al momento nos dice:

  • Adelante, oh estimados huéspedes, abrid el compartimento y podréis ver lo que tanto anheláis.

Llegados a este punto, y después de tantas sorpresas, bien podríamos decir que lo que nos espera detrás de dicho compartimento poco tiene que sorprendernos, pero cuando la imaginación se junta con la curiosidad, siempre hay cabida para lo inesperado.

Y sin más dilación, nos adelantamos y sin dudarlo abrimos el compartimento y lo que descubrimos acaba por derrumbar de nuestros pensamientos todo aquello que habíamos imaginado… El valioso y suntuoso jarrón estaba siendo utilizado como cubo de basura.

 

Ahora os pregunto, después del inesperado desenlace ¿qué pensáis de alguien así? ¿Se puede decir que está en sus plenas facultades mentales?

Dado que las respuestas a dichas preguntas pueden ir compuestas por términos que ofenderían a nuestro Don del habla y harían daño a nuestros oídos, permitidme que os solicite toda vuestra atención a lo siguiente que os quiero preguntar:

¿Qué me diríais si os dijese que probablemente nosotros actuemos o hemos actuado de una forma, no similar, sino peor, que la del hombre mencionado? ¿Me creeríais?

Decidme, oh estimados hermanos, honorables hermanas y todos aquellos que habéis dedicado unos minutos de vuestra valiosa vida a leer y vivir estas humildes líneas ¿qué es más valioso, el mencionado jarrón o nuestro corazón?

Ahora sí puedo asegurar que no es de imaginar que cualquiera de nosotros responda que el jarrón tiene más valor que nuestro propio corazón, por muy único que sea dicho jarrón, solo tenemos un corazón y sin él no hay vida, ni deleite, ni imaginación.

¿Qué relación tiene el corazón con el jarrón y nuestra forma de actuar?

Ciertamente, cuando llenamos nuestro corazón de todo aquello que va en contra de nuestra naturaleza, lo estaremos utilizando como un vertedero, pero cuando somos conscientes de la verdadera razón por la que hemos sido creados y actuamos acorde a ello, entonces estaremos utilizando nuestro valioso corazón como un cofre donde solo albergaremos tesoros.

Y ¿cuál es nuestra verdadera naturaleza? ¿Para qué hemos sido creados?

Dijo Allah, Alabado Sea:

{Y no He Creado a los genios y a los humanos sino para que  Me adoren.} (51:56)

 

Seguid acompañándonos en la siguiente entrega y descubriremos in sha Allah cómo llenar nuestro corazón de tesoros y vaciarlo de desechos.

 

Y Allah Sabe Más, y que la Paz y las Bendiciones de Allah sean sobre Su Amado Mensajero, su distinguida familia y sus nobles compañeros. Y Alabado Sea Allah, el Señor de los mundos.

Voto  


Otros artículos
Historias para Reflexionar nº 16. Al Hasan Al Basri y el arrepentimiento.
Definición de la fe en la lengua árabe (artículo)
Historias para Reflexionar nº 15. No prejuzgues a la gente. 3ª parte
Historias para Reflexionar nº 14. No prejuzgues a la gente. 2ª parte
Historias para Reflexionar nº 13. No prejuzgues a la gente. 1ª parte
 

Nuevo comentario


 
 
 
512 caracteres como máximo

Los comentarios son moderados: su contribución aparecerá después de haber sido validado por un moderador del sitio.

Está claro que las declaraciones difamatorias e islamófobos racistas, antisemitas, no serán publicados. Demasiado largo contribuciones o tener que ninguna conexión con el tema del artículo o incorrecta desde el punto de vista islámico no se tendrán en cuenta.


 
 
 
     
       
 
Website for Muslims
Website for non Muslims
Francais
Espanol
Chinese site
Pусский
 
Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados - islammessage.com