|      |   

Sin duda que el día de Arafat es un día bendecido del año en el que se encuentran muchas bendiciones y se multiplican las bondades, la fe y la piedad de los musulmanes.

Éste es un día de humildad y sumisión a Allah -exaltado sea-, en el que los peregrinos piden sin cesar por sus necesidades mediante súplicas en ese lugar bendecido de Arafat en el que se completó Su religión, ya que después de este día no se reveló más normas sobre lo que está prohibido o permitir en el Islam, tal como dice en su libro:

{[…] Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión. […]} (5, 3)

En ese día suceden asuntos muy especiales, tal como nos ha contado ‘Aishah -que Allah esté complacido con ella- pues “en el día de Arafat Allah libera a sus siervos del fuego [del infierno]” (Muslim 1348).

Asimismo, en ese día, las súplicas del musulmán y la musulmana son mejores, tal como dicho del Profeta ():

“La mejor súplica es la súplica el día de Arafat, y lo mejor que yo he dicho y han dicho los profetas antes de mi es: No hay más divinidad que Allah el Único y sin asociado alguno, a Él pertenecen el reino y la alabanza, y Él tiene el poder sobre todas las cosas”. (At-Thirmidi 3585).

Así es que este día está repleto de súplicas y del recuerdo de Allah, y el mejor recuerdo de Allah se expresa en la frase “No hay más divinidad que” lo cual se pronuncia así “laa ilaja ila Al-lah”, esta frase debe repetirse constantemente en el día de Arafat, el mejor de los días del año.

Esta frase tan corta es la llave del paraíso, incluye el fundamento o principio de la religión y de la adoración; pero los musulmanes debemos saber que esta frase no es sólo algo que se expresa con palabras o se dice con nuestras bocas; es mucho más puesto que es el fundamento de nuestra creencia, y no se aceptan nuestras creencias solamente con decirla y repetirla sin entenderla y estar convencidos en su verdad, sino que el musulmán debe ponerla en práctica durante y constantemente en sus diferentes actos de adoración, así como debe alejarse de todo aquello que la contradiga, especialmente en los actos de la peregrinación.

Por ello es que musulmán debe comprender el significado y las condiciones de esta frase, tan repetida en el día de Arafat para que la certeza que brinda el conocimiento y la tranquilidad que brinda la fe sean los motores este acto de adoración en la peregrinación mayor, y para todo aquel que en ese día quiera unirse, desde donde se encuentre a buscar el perdón de sus errores, a suplicar y pedir por sus necesidades sólo a Allah -exaltado sea-.

 

Además, los musulmanes debemos alejarnos de decir esta frase y no obrar según ella, pronunciarla en el exterior y no creerla en nuestro interior, pues ese es el inicio de la hipocresía; mientras que quien no cree en ella u obra en contra de ella tal como el asociador en la adoración o el incrédulo que rechaza a Dios. Que Allah nos guarde de ser uno de ellos y les guíe a la luz del islam.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

© 2016 - 2017 Todos los derechos reservados Islam Message